jueves, 19 de septiembre de 2019

ESTE JUEVES...................."PISA MORENA"




   Esta semana nos convoca Dorotea en su blog LAZOS Y RAÍCES y nos invita a que hablemos sobre zapatos. Si queréis leer todos los relatos solo tenéis que pinchar en el enlace.


   El último vistazo en el espejo antes de salir le devolvió una imagen atractiva y sensual. Se había maquillado con esmero y alisado su larga melena castaña. El pantalón negro  se adaptaba a sus piernas estilizadas y el escote del top insinuaba ligeramente el comienzo de sus pechos. Aunque ahora llevaba deportivas para caminar más cómoda, se pondría los zapatos en la sala. Le habían costado tres meses de recortar todas sus salidas, pero había merecido la pena. Eran unos zapatos Reina, los mejores para bailar. Por un momento le pareció escuchar su voz a su espalda,  diciéndole que así no iba a salir de casa, como si fuera una puta,  pero recordó que ya no tenía ningún poder sobre ella, que ya nunca más le diría lo que podía o no podía ponerse para salir a la calle.  Ahora había empezado una nueva vida y con ella una nueva pasión, el baile. Solo podía ir dos días a la academia, cuando su madre podía quedarse con la niña, y tenía que desplazarse  en tren, pero merecía la pena. Era su momento especial, para ella sola a pesar de estar rodeada de otros bailarines Cuando bailaba se olvidaba de todo, solo se preocupaba de mirar a los ojos de su pareja en ese momento  y de  dejarse llevar por él y  por el ritmo caliente de la salsa o por la sensualidad de la kizomba.
   Hoy estrenaría los zapatos. Eran de satén negro, decorados con  brillantes blancos, abiertos en la puntera,  con tiras que se podían cruzar de varias formas en el tobillo y con un tacón de seis centímetros. Se los había puesto  en casa para que se fueran adaptando a su pie.
    Tan ensimismada iba en sus pensamientos que no se dio cuenta de que su exmarido la seguía hasta que sintió un doloroso golpe en el costado y algo que rasgaba su carne una y otra vez. Se dio la vuelta e intentó defenderse, pero cayó al suelo mientras la sangre manaba de sus heridas. No soltó la bolsa con los zapatos en ningún momento, ni siquiera cuando su corazón dejó de latir.




19 comentarios:

  1. Que visión nos has dejado , me he quedado pegada pues en realidad es por desgracia algo que podría ser real ..esos zapatos que tanto le costo fue un paso a su muerte ..sin duda por el desgraciado de ese energúmeno ..
    Final dramático por desgracia .
    Un abrazo Charo un buen relato .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es real, pero como dices podría serlo. Estos días me ha conmocionado especialmente una noticia de este tipo y se me ocurrió escribir sobre eso.
      Un beso Campirela!

      Eliminar
  2. Algo que se repite por desgracia casi cada día ¿Cuando podremos libranos de esa lacra? Un regalo extremecedor por lo que tiene de realidad y de actualidad. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ójala llegara un día en que esto no fuera noticia porque no haya ningún caso, pero lo veo difícil.
      Gracias Molí. un beso

      Eliminar
  3. Por desgracia es una historia que se nos hace muy creible con todos los asesinatos que estan disparando las cifras de los crímenes por violencia de género.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado común, por desgracia.
      Gracias Tracy, un beso

      Eliminar
  4. Duro y lamentablemente actual este relato tan bien armado como acostumbras, Charo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Es ficción, aunque por desgracia la realidad la supera con decenas de asesinatos machistas. No se puede ser más cobarde.

    Bss.

    ResponderEliminar
  6. Cierto, la realidad supera a veces la ficción.
    Gracias Mar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Acechando por detrás... creo que nadie se esperaría un desenlace tan cruel. Gracias, Charo, por esta participación tan sentida. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con cobardía, como suelen actuar estos maltratadores y asesinos.
      Gracias a ti Dorotea.
      Un beso

      Eliminar
  8. Parecía que ella se había escapado, que había encontrado una pasión que la hacía feliz, que incluso podría convertirse en la pasión de alguien. Pero también el odio, la violencia, es una pasión y fue eso lo que la alcanzó. Siendo una ficción, se puede esperar que por lo menos haya justicia para esa mujer.
    Bien contado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, Demiurgo, la pasión mal entendida genera odio y violencia.
      Gracias, un beso

      Eliminar
  9. Muchos sentimientos gracias a tu texto! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasarte por mi blog y comentar.
      Un saludo

      Eliminar
  10. Hola Charo.
    Cada vez que leo o escucho una noticia de maltrato, de violencia hacia la mujer, me entra un sentimiento de impotencia y rabia. ¿Cuando aprenderemos que nadie merece morir, que nadie merece ser maltratado, que somos afortunadamente diferentes en sexo pero iguales en derechos y obligaciones.
    Como siempre, un placer leerte.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Caramba Charo, que historia mas triste, aunque todas las historias de maltrato de género deben de serlo, sobretodo si acaban como la chica de tu relato. El mundo es muy injusto, querida amiga. Me gusta leerte y ahora hacia tempo que no lo hacia. Genial. Estremecedor.
    Saludos otoñales y besos abundantes

    ResponderEliminar
  12. Como siempre, un relato muy bien hilado hasta su giro final. Parece leerse una amarga crítica de fondo: más amor propio y menos preocuparse de la moda.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar