lunes, 12 de diciembre de 2016

LOS RAÍLES DEL DESTINO DE JUAN ANTONIO LÓPEZ GARCÍA

TÍTULO: LOS RAÍLES DEL DESTINO
AUTOR: JUAN ANTONIO LÓPEZ GARCÍA
AÑO DE PUBLICACIÓN: 2016
EDITORIAL: LETRAME
GÉNERO: NOVELA

SOBRE EL AUTOR:
     Nació en Guadix (Granada) en 1957. Realizó su labor como docente en La Escolanía de Guadix y el Cristo de la Yedra de Jesús-María en Granada. Actualmente realiza su tarea como administrador.

RESUMEN:
     "Partiendo de un asesinato y el encuentro fortuito con el cadáver se cruzan situaciones y personajes obligados a resolver de alguna manera las realidades que les envuelven sin motivo ni razón aparentes. Realidad que llega a dejar oculta la verdad de los hechos mientras se justifican las decisiones que resuelven los sucesos en beneficio de la menor perturbación social posible."

OPINIÓN PERSONAL:
   La primera dificultad que me he encontrado con esta novela es la de clasificarla en un subgénero concreto. Puesto que hay un crimen podría clasificarse dentro de la novela policiaca, sin embargo creo que la trama principal no trata de la resolución de ese crimen sino de cómo influye en los personajes a través del tiempo. De hecho, el autor se esfuerza mucho por describirnos a todos los personajes, no solo físicamente sino también a nivel emocional mostrándonos, narrados en tercera persona, además de los hechos, los pensamientos de cada uno de ellos. Tiene también su punto de intriga puesto que hasta el final no sabemos exactamente quién es el autor del asesinato ni el modus operandi (aunque este no llega a  quedar tampoco demasiado especificado)  por lo tanto la clasificaría como  una mezcla de policiaca, de personajes y de intriga.
    Desde el primer momento, el autor nos muestra el cadáver de un hombre en un ascensor, que es descubierto por Miguel, un hombre cansado, apático, desesperado, desengañado, sumiso, de 36 años, solo, pero con la visión, inocente, de que diciendo la verdad no tiene nada que temer. Es un personaje que personalmente me ha producido mucha empatía. Por el contrario, Samuel Royega, el asesinado, produce todo lo contrario. Empresario de éxito solo preocupado por su vida social y su negocio, hipócrita, de decisiones y ademanes inflexibles , dispuesto a mantener su posición por encima de cualquier circunstancia y preocupado solo de su felicidad sin importarle la de su mujer,  por lo que tiene una amante.
    Existen alrededor de estos personajes principales otros con mayor o menor importancia dentro del caso como son:
    Don Luis Pasajes.- Vecino del ático y presidente de la comunidad que no cae bien a nadie por su aire de superioridad y su preocupación por reflejar su distanciamiento con los vecinos, con una mujer guapa y elegante que lo acompaña en todos los actos de relieve. Ambos tendrán  una importancia relevante en el caso.
    Paco Úbeda.- Policía con quince años de experiencia encargado de la investigación. Quiere llegar al final del caso y tiene dudas sobre la resolución pero se siente un poco obligado por el sistema y sus superiores a zanjar el asunto, teniendo en cuenta la época en la que se producen.
    En cuanto a la estructura de la novela, está dividida en tres partes: en la primera se produce,  se investiga el asesinato y se encarcela al presunto culpable. El final de esta primera parte es algo totalmente inesperado que te crea la angustia de saber cómo continúa. La segunda parte comienza con el hijo de la víctima y su trayectoria desde el asesinato hasta la actualidad en la que entran en juego otra serie de personajes que por casualidad llegarán a una información con la  que reabrir y solucionar el caso que quedó inconcluso. El autor utiliza aquí flashback que aportarán algo de luz. En la  parte final, y la más corta, será Aurora, la hija del presunto asesino, la que intentará calmar su alma intentando saber la verdad sobre su padre. 
     El lenguaje que utiliza el autor no es nada sencillo, con frases complejas en ocasiones,  con un gran sentimiento poético  y amplio vocabulario pero que sin embargo resulta muy entretenido de leer consiguiendo mantener el interés por la trama.
     Como punto negativo he echado de menos un poco más de claridad en cuanto a las fechas en las que se desarrollan todos los hechos para poder situar al lector con exactitud en el momento adecuado y más detalles concretos sobre el asesinato. Algunos personajes resultan totalmente prescindibles como en el caso de Adela, la mujer encargada de poner las inyecciones en el pueblo de Rosales, donde aparecen otros dos personajes que sí son claves en la novela, como el practicante (que utiliza el pseudónimo de Lidia Garvuchi) y el cabo Martínez de la Guardia Civil. Otro punto negativo, pero que no creo que sea achacable al autor, son los  errores ortotipográficos, de acentuación o puntuación que se encuentran a lo largo de la novela.
    Me quedo con las perfectas descripciones tanto físicas como psicológicas de los personajes en las que el autor nos muestra las sensaciones, emociones y pensamientos de todos ellos. Me quedo también con las citas que el autor hace en el título de cada capítulo y que invitan a reflexionar,  y me quedo con  el resto de la novela, donde se pone de manifiesto que las casualidades a veces condicionan el resto de tu vida.
   Creo que es la primera novela escrita por el autor, o al menos no he encontrado más información sobre ello, pero sin duda, está muy bien escrita y he disfrutado con su lectura.
   Agradezco a la editorial LETRAME el envío del ejemplar.





9 comentarios:

  1. ¡Hola Charo! Qué historia más profunda la que nos traes hoy... muy emocional, desde luego.

    Besitos,

    Noa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Noa por leerme y comentar! La verdad es que la novela me ha gustado, invita mucho a reflexionar.
      Un beso

      Eliminar
  2. Me encanto la lectura del libro, y sorprendente el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que a mi también me ha gustado bastante. Gracias por comentar.

      Eliminar
  3. Me encanto la lectura del libro, y sorprendente el autor.

    ResponderEliminar
  4. La novela negra me atrae de vez en cuando como lector. Es un género complicado en el que el autor debe engancharte desde la primera página, y saber manejar y dosificar muy bien la intriga. Por lo que cuentas en tu elaborada reseña, esta novela lo logra. Qué pena que el lenguaje, en ocasiones, sea una barrera más que un puente. Te confesaré que hay escritores que no soporto por relamidos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible que no me haya expresado bien del todo, porque el lenguaje, por utilizar tu expresión, no resulta relamido...en este caso no resulta una barrera, solo demuestra el conocimiento y el saber hacer, en mi opinión, que tiene el autor, pero no resulta en ningún caso pedante ni enrevesado.
      Gracias por pasarte y comentar!
      Un beso

      Eliminar
  5. Donde hay asesinados hay interés para mí.Me atraen sobremanera los cadáveres y las mil maneras de morir.No analizo está atracción y me dedico a la búsqueda de asesinados y el proceso me apasiona.
    Apunto título. Gcias por aconsejar.
    Nauthiz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je,je, a mí me pasa lo mismo, pero en ese sentido esta novela es un poco atípica, no habla demasiado del asesinato en sí...

      Eliminar