jueves, 22 de diciembre de 2016

ESTE JUEVES.....................UN RELATO CON TRES ELEMENTOS



    Este jueves, Juan Carlos nos ha planteado un reto realmente curioso. Nos pide que hagamos un relato introduciendo tres elementos: un actor o actriz en decadencia, un luchador o luchadora de sumo y una piscina al atardecer. Podéis leer todos los relatos participantes pinchando Aquí
   Juan Carlos pedía un luchador de sumo que preparara el combate de su vida, pero de eso me acabo de dar cuenta ahora mismo, así que mi luchador es un simple principiante...



   Tumbado en la hamaca al lado de la  piscina de la casa,  los recuerdos de aquel tiempo de felicidad infinita vuelven a mi mente absorbiéndolo todo, mientras es sol, que ya pronto se esconderá en el horizonte, produce reflejos dorados en el azul del agua.
   Muchas veces me he preguntado si mereció la pena, y todas me he respondido que sí, que hubiera dado incluso mi vida por aquellos años que pasé en Osaka. En aquella época yo era un actor reconocido en el mundo entero. Todas las mujeres estaban locas por mí y los papeles que me ofrecían sin duda fomentaban esa imagen de galán varonil y seductor, rompedor de corazones y mujeriego que para nada coincidía con mi verdadera condición.
   Conocí a Sakaoko en un viaje a Japón, durante una visita guiada a una heya, un gimnasio donde los luchadores de sumo entrenan, duermen la siesta y comen. Sakaoko era un luchador de sumo de las categorías inferiores, todavía joven. Mientras dos de los grandes realizaban una exhibición, sus negros ojos se cruzaron con los míos y un latigazo de deseo me recorrió. Me fascinó la blancura de su piel en contraste con  su negro pelo, que recogía tirante hacia atrás, y la timidez que mostraban sus gestos cuando me ofreció una copa de sake. Actuaba de anfitrión,  vestido solo con el mawashi  de luchador, mostrando su imponente cuerpo, con ausencia total de vello  y sin el exceso de kilos que se acumulan con los años.  Intencionadamente apoyé mi mano en su brazo, que él tardó unos segundos más de lo normal  en retirar. Yo apenas había tenido algún escarceo homosexual, siempre a escondidas y con un gran sentido de la culpabilidad. Con Sakaoko descubrí el verdadero placer que siempre había tratado de reprimir. Cancelé el contrato para rodar la película que tal vez me hubiera dado el Oscar y alquilé un apartamento en Osaka. Desaparecí del mundo occidental durante dos años en los que viví mi gran historia de amor hasta que Sakaoko se cansó de mí. Volví a América destrozado, pero incapaz de mantener oculta por más tiempo mi condición sexual. Mi público no me lo perdonó jamás y  se acabaron para siempre  todos los papeles importantes.
   Ahora me he convertido en un viejo actor decadente, participando en un reallity show en el que mi intimidad está expuesta a la audiencia las veinticuatro horas del día, intentando dar la nota para que mi popularidad no decaiga y aguantar el máximo en la casa, pero no me importa,  lo volvería  a hacer  una y mil veces, sí, porque solo una vez en la vida algo así te puede suceder.



12 comentarios:

  1. Siempre he pensado en la tristeza de la decadencia de los grandes actores...envejecer con dignidad no es fácil para nadie, pero debe de ser más difícil cuando estás a merced del público ,q no siempre es amable..
    Me ha resultado triste, la verdad, aunque al menos conoció el amor, y eso ya justifica una vida.
    Nauthiz

    ResponderEliminar
  2. El publico puede ser cruel, muy volatil en la forma de pasar a la admiración al desprecio, Aaunque tal vez estén cayendo algunos perjuicios, como en la preferencias sexuales de personajes de series.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Cuando la vida pública se mezcla con la privada, cuando la imagen profesional se ve dañada por lo que él gran público no acepta, cabe preguntarse cuáles son las prioridades y elegir si Sr acepta ser humillado con tal de seguir siendo reconocido o si se opta por mantener la dignidad. Muy buen relato, jugado y sin medias tintas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! ¡Qué triste relato! La verdad, nunca he entendido este tipo de cosas. Siempre he pensado que el trabajo debe valorarse por el trabajo y ya. Si eres bueno o malo en lo que haces, sin que tenga que influir la vida personal. Es cierto que al ser una figura pública se complica, pero sigo pensando que uno admira a alguien por su talento, por lo que puede ofrecer, lo que generalmente, el común de las masas no suele apreciar.

    Me ha gustado muho, aunque me ha dejado mal por el actor :,D

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Vaya, que melancólico. Muy triste y muy bonito. Me ha gustado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado el primer párrafo, nostálgico y poético. La historia es tremenda, esa pasión que le envuelve y que acaba con su carrera, casi a sabiendas y de la que no se arrepiente.
    Que el luchador sea principiante no es problema, está muy bien como está.
    Besos y muchas gracias por participar.

    ResponderEliminar
  7. Qué tristeza, y qué absurdo es el corsé social en comparación con la grandeza de la condición humana. A este hombre se le quedó pequeño el mundo de las mentiras y la hipocresía; tal vez debió seguir su búsqueda muy lejos de las cámaras.

    Buen trabajo, Charo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Contundente relato, muy bien narrado. Me gusto como enfocastes esos dos personajes. Que por cierto, solo tu y yo nos hemos atrevido con uno de tipo homosexual, sino estoy equivocada (el mio fue hace varias semanas) Lastima que Sakaoko se olvidara de él, después que lo dio todo. Pero bueno, a veces no todo sale como se quiere. Besines

    ResponderEliminar
  9. Es dificil en esas circunstancias salirbdel armario, porque el personaje que has creado se tiene como real y es por lo que te contratan. Fue valiente y lo pagó caro.
    Muy bien narrado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. ha sido una historia fuera de lo común..es mas, me sorprendió el sentido que le diste...y quedé como con una sensación de culpa..como si yo también hubiera sido una de esas personas prejuiciosas que hicieron que su carrera se fuera en declive...nada que ver con que tenga prejuicios de ese tipo...quizás es por filtrarme en la historia...Un relato muy bien llevado...de eso se trata.. de llegar al lector y tú has impactado con esta historia..besossssss...y que tengas unas felices fiestas..

    ResponderEliminar
  11. Yo seguramente ésta semana tampoco participe, pero me ha gustado mucho conocer a tu Sakaoko.

    Un beso,

    Noa

    ResponderEliminar
  12. Como siempre es un placer venir a leerte.
    besos y Feliz año nuevo

    ResponderEliminar