domingo, 23 de febrero de 2020

LA PLAYA DE LOS AHOGADOS...........DOMINGO VILLAR


TÍTULO: LA PLAYA DE LOS AHOGADOS
AUTOR: DOMINGO VILLAR
AÑO DE PUBLICACIÓN: 2009
GÉNERO: NOVELA NEGRA

SOBRE EL AUTOR: 
   Domingo Villar nació en Vigo en 1971. Su primera novela fue Ojos de agua, con la que inauguró la serie del inspector Leo Caldas, que continúa con La playa de los ahogados y El último barco, que se ha publicado en 2019. 

RESUMEN:
   En la playa de Panxón (Vigo) aparece el cadáver de un hombre con las manos atadas y que ha muerto ahogado. Lo que en principio parece un suicidio despierta las sospechas del inspector Leo Caldas que investigará hasta esclarecer los hechos.

OPINIÓN PERSONAL:
   Ambientada en Vigo y en los pueblos de alrededor llama la atención la perfecta descripción del ambiente marinero en el que se desarrolla, de los paisajes, de las artes de pesca, de las subastas de pescado,del peligro de las tempestades y de la dureza de las condiciones de trabajo en las que se desenvuelven los personajes. 
   En cuanto al tono con el que está escrita destacaría,desde mi punto de vista, el ambiente de tristeza y de añoranza que deja entrever el autor en algunos momentos, sobre todo en el personaje principal, el inspector Leo Caldas, que atraviesa malos momentos en su relación de pareja y que nos muestra con pequeños detalles, pero que están muy presentes a lo largo de toda la novela. A ello se suma la casi constante lluvia que es muy habitual en la zona, aunque también nos describe pequeños momentos luminosos llenos de sol que permiten admirar y disfrutar del paisaje y del mar. 
   En contraposición al personaje del inspector Leo Caldas, se encuentra su ayudante, Rafael Estévez, maño de nacimiento, de carácter más brusco, espontáneo y violento que no acaba de entender el modo de ser de los gallegos, pero que también tiene momentos de sensibilidad sobre todo con la belleza del paisaje.
   No hay acción trepidante en  la  investigación sino  se va desarrollando poco a poco, de una manera calmada  y muy deductiva por parte del inspector, que , sin embargo, se equivoca completamente en sus deducciones hasta que una casualidad le hace darse cuenta de su error, dando un gran giro al desenlace final y por tanto al autor del crimen. 
   Creo que es una novela con la que disfrutar tanto de la forma como del contenido, para leer con calma y empaparse de todo lo que dice y de lo que deja entrever.

martes, 17 de diciembre de 2019

FELIZ NAVIDAD


    No soy una entusiasta de la Navidad, los que me conocen bien lo saben, pero entiendo a las personas que sí lo son. Nuestra amiga Mónica, llegando estas fechas, nos pide una foto a todos los que queramos participar y durante unos días me la imagino trabajando como una hormiguita para hacer las composiciones navideñas con las que nos obsequia cada año.


Y no solo hace las composiciones grupales sino que hace, además, una individual para cada uno y todas con diferentes motivos.


Así que, con esta entrada agradezco a Mónica todo el esfuerzo realizado y el cariño que se nota que ha puesto y aprovecho para desearos a todos unas 
¡¡¡FELICES FIESTAS Y PRÓSPERO AÑO NUEVO!!!

Si alguien quiere visitar el blog de Neogéminis y ver todos los participantes, solo tiene que pinchar 

AQUÍ

viernes, 22 de noviembre de 2019

ESTE JUEVES.............FRASES INMORTALES





    Este jueves es Mónica, del blog Neogéminis, la encargada de llevar la convocatoria y nos ha dado a escoger entre una serie de “frases inmortales” para que escojamos una que nos inspire y sobre ella escribamos nuestro relato.
   Yo he escogido esta de Gabriel García Márquez: “ En realidad no le importaba la muerte, sino la vida, y por eso la sensación que experimentó cuando pronunciaron la sentencia no fue una sensación de miedo , sino de nostalgia”
      Para leer todos los relatos participantes, solo tenéis que pinchar AQUÍ

    Uno a uno, los miembros del jurado salieron por la puerta que estaba a su derecha y fueron ocupando los sitios que le correspondían. La mayoría no le había mirado a los ojos en ningún momento de la celebración del juicio, pero con alguno se había cruzado alguna mirada que no había sabido interpretar, aunque había atisbado algún ápice de comprensión. Ser negro y que  todos los miembros del jurado fueran blancos no jugaba a su favor. Se preguntaba si algún hombre de los que estaba allí se habría planteado qué hubiera hecho él de haberse encontrado en su situación. En realidad no le importaba la muerte, sino la vida, y por eso la sensación que experimentó cuando pronunciaron la sentencia no fue una sensación de miedo, sino de nostalgia. Nostalgia por no poder vivir de nuevo las tardes que había  pasado con su hija remando en el lago,  por no volver a escuchar su risa o incluso por no volver a sufrir  sus enfados,  que nunca duraban más de unas cuántas horas porque ninguno de los dos podía mantenerlo. Nostalgia de no volver a tomarse un helado mientras paseaban hablando de todo, de todos los viajes que querían hacer, de todos los libros que quería leer, de todos los chicos a los que quería conocer. 
   Desde aquella trágica madrugada en la que la policía había llamado a su puerta para decirle que su hija había sido asesinada, no había pensado en otra cosa que en buscar y acabar con el ser vil y despreciable que lo había hecho. No se sentía orgulloso de ello, pero no hubiera podido vivir sabiendo que él seguía vivo y su hija no. Por eso cuando la sentencia de muerte fue pronunciada no sintió otra cosa sino alivio. 


     
  

domingo, 3 de noviembre de 2019

CIERRE CONVOCATORIA JUEVES 31-11-19



           Queridos amigos: después de habernos reunido para contar originales historias ocurridas alrededor de un entierro, la mayoría de ellas (excepto alguna realmente triste o macabra) con un toque de humor, unas veces negro y otras de otro color, llega el momento de decir adiós, o mejor hasta pronto.
       Ha sido un verdadero placer volver a llevar de nuevo una convocatoria y espero que no pase mucho tiempo antes de volver a llevar otra. 
      Os emplazo a visitar el blog de Dorotea que es la próxima convocante. 
       Recordad que podéis consultar las convocatorias en el INVENTARIO JUEVERO.
      ¡ Muchísimas gracias a todos!

jueves, 31 de octubre de 2019

“HOY VAMOS DE ENTIERRO”


   

   Mortuoria escogió delicadamente la ropa interior de encaje,  las medias con costura, los zapatos de tacón de aguja y el vestido ajustado con falda de tubo que apenas la dejaba caminar. Por supuesto todo era de color negro, porque a un entierro no se puede ir vestida de otro color, y menos si el entierro es  el de tu mejor amiga, que dios la tenga  en su gloria. Había sido una horrible desgracia que Doliente fuera atropellada precisamente por un coche fúnebre cuando iba a recoger a un difunto, pero eso le ocurrió por querer sacar la mejor foto y arriesgarse demasiado. 
   Siempre habían recorrido juntas todos los cementerios en los que se celebraban los entierros de gente famosa de cualquier ámbito y tenían miles de seguidores ávidos de la foto más dramática, las flores más hermosas, las coronas más espectaculares o los estilismos más favorecedores, porque, dejémonos de tonterías, el negro favorece muchísimo. 
   Esta vez Mortuoria quería hacer algo innovador que sabía gustaría mucho a sus seguidores. Su posición de amiga de la finada le había dado una información privilegiada sobre el lugar exacto donde estaba situada la tumba, así que había decidido saltarse  el funeral previo y acudir ella sola al cementerio un poco antes que los demás
  Complementó el outfit con unas gafas negras y un pasador para el pelo con una pequeña orquídea negra y salió de casa. El taxi ya estaba esperando abajo. 
   El cementerio estaba vacío y los invitados al menos tardarían media hora en llegar. Se colocó al borde de la tumba abierta y sacó el móvil. Buscó varios ángulos hasta que dio con el adecuado que mostraba su cara, rota de dolor, las lágrimas fluyendo de sus ojos, y el escote del vestido que insinuaba muy delicadamente sus pechos. Quería que el hoyo  se viera casi en su totalidad para darle más dramatismo... ya pensaría luego en el título adecuado para la foto. Dio un pasito para atrás y otro más a la vez que subía el teléfono y apretaba el botón. 
  Consiguió el último y el más espectacular selfie de su vida cuando perdió pie y se precipitó dentro de la fosa, con tan mala suerte de que se dio en la nuca con una piedra que sobresalía y murió en el acto. La foto recibió millones de likes cuando su novio la subió a Instagram. Estaba seguro de que ese hubiera sido su deseo. 

    Este relato pertenece a la convocatoria “Este jueves vamos de entierro”. Si queréis leer todos los relatos participantes podéis pinchar Aquí








domingo, 27 de octubre de 2019

ESTE JUEVES......................VAMOS DE ENTIERRO

 
   Como todos sabéis (es imposible no darse cuenta) el jueves es 31 de Octubre, la noche de Halloween. Los que me conocéis sabéis que me encanta el terror y en alguna ocasión he llevado la convocatoria  sobre ese día, pero en España tiene más tradición el día de Todos los Santos que es el 1 de noviembre, día en el que se visitan los cementerios para llevar flores  y recordar a los seres queridos.  
   Lo que quiero esta vez es que contemos historias ocurridas en un entierro, o alrededor de él. No tienen por qué ser tristes, ni de terror...pueden ser historias de cualquier tipo (hace poco se ha hecho viral un vídeo en el que el muerto le gastó una broma póstuma a los congregados en su entierro y todos acabaron riendo a carcajadas).
   Ya sabéis las normas:
    -Alrededor de 350 palabras.
   -Mandarme el enlace al relato a esta misma entrada a partir del miércoles por la noche hasta el viernes por la noche.
    -Visitar y comentar todos los relatos participantes.
    Os recuerdo que está disponible el   Inventario Juevero donde podéis consultar las normas y ver todas las convocatorias.


PARTICIPANTES

LA BITÁCORA DE MAR

jueves, 26 de septiembre de 2019

UN DÍA EN BRATISLAVA (ESLOVAQUIA)





     Solo se tardan dos horas en llegar desde Budapest hasta Bratislava. La estación de tren es antigua y está en obras, pero el tren que cogemos está muy bien. El paisaje que vamos viendo es muy verde y frondoso hasta llegar a la frontera dónde empieza a cambiar y se acaban los bosques. El tren está lleno de españoles. Detrás de nosotros se sientan unos chicos de Madrid que están haciendo el Interraíl y enfrente hay una pareja con sus dos hijos mayores. Los españoles hablamos muy alto así que nos enteramos de todo. 
      Hace mucho calor cuando bajamos y creo que en la estación no hay aire acondicionado o está estropeado. Cogemos un autobús para llegar hasta casi el centro. Nos acercamos hasta la orilla del Danubio desde donde se ve un puente que tiene un restaurante circular arriba al que llaman el Ovni porque tiene esa forma.







 Los tranvías aquí son de color rojo. Visitamos la catedral  de San Martín, que es bastante pequeña. Lo que más me llama la atención son unas figuras de madera que hay encima de algunos bancos y que representan animales haciendo cosas curiosas, como un mono tocando el violín o un zorro leyendo un libro. 






     Buscamos un sitio para comer porque ya es la hora. Cerca de la catedral hay muchas  terracitas que parecen muy agradables. No hay demasiada gente. Aquí se utilizan euros por lo que no tenemos que hacer la conversión para ver si algo es caro o no. Es más barato que Budapest. Los dos pedimos cosas típicas aunque no recuerdo los nombres. Lo de Mario es una especie de pasta de patata parecida a los gnocchi con salsa de queso y beicon y lo mío es queso rebozado con patatas fritas. La cerveza está muy rica y fresca, pero lo mejor es el strudel que me como de postre, que está exquisito. Después de comer damos un paseo por el centro que tiene unas calles muy bonitas y pintorescas. Visitamos la Iglesia Azul que es muy curiosa porque es de color azul celeste y blanco. 




    Está un poco alejada del centro pero merece la pena visitarla aunque nosotros  solo pudimos verla por fuera. 

    Como en Budapest, aquí también nos cayó una buena tromba de agua durante un rato. Pudimos resguardarnos bajo el toldo de una joyería al lado del Cumil que es una estatua muy curiosa porque representa a un obrero que sale de una alcantarilla y que parece observar a los viandantes. Todo el mundo se hace una foto tocándole la cabeza y por supuesto yo no fui menos




    Hay otras estatuas también muy curiosas repartidas por el centro de la ciudad como la del mendigo llamado Ignacio que siempre iba con traje y sombrero de copa o la del paparazzi. Me resultó curioso también que en algunas plazas había unos arcos que desprendían vapor de agua fresquito para pasar por debajo y refrescarte. Nos pareció una buena idea para traer a Madrid.










      Después de deambular por todas las callejuelas ponemos  rumbo hacia el Castillo desde donde hay unas preciosas vistas de la ciudad, el Danubio y alrededores y donde está situado el Parlamento eslovaco. 







    No es nada espectacular pero está muy bien para pasar el día. El último tren de vuelta salía a las 20 horas así que en total estuvimos ocho horas, suficientes para disfrutar de la pequeña ciudad.