martes, 29 de octubre de 2013

ESTE JUEVES..HALLOBLOGWEEN 2013



  Otra vez está aquí, parada delante de mi cama en mitad de la noche, con su pijamita de Hello Kitty, su pelo rubio enmarañado, y su Dora Exploradora cogida de la mano. No se mueve, solo me mira con sus ojos vacíos y una expresión de desvalimiento en su preciosa cara surcada de cicatrices sangrantes. No estoy soñando, de eso estoy segura, porque si fuera un sueño no sentiría la frialdad de sus dedos cuando alarga una mano para tocarme, ni notaría el olor acre de la sangre en mis fosas nasales, ni sentiría la profunda nausea cuando los gusanos blancos recorren mi cuerpo y se introducen por mi nariz y mis labios entreabiertos. El grito se queda solo en mi mente pues nada puede salir de mi garganta. Mi cuerpo roto permanece inmóvil atado a una cama de hospital mientras recibo la visita de mi niñita desde dondequiera que esté. ¿Por qué lo hiciste mamá? ¿Por qué tuviste que coger el móvil?

Más historias de ultratumba en el blog de TERESA CAMESELLE

19 comentarios:

  1. Muy impactante, una de esas historias que nos ponen los pelos de punta, te felicito, ya que nos haces gozar con tus relatos.

    ResponderEliminar
  2. Si lo llego a saber no lo leo tan tarde, que tengo que dormir ... El clima es tremendo y el contraste entre la deliciosa niña y el estado de la narradora tremendo.
    Muy bueno.
    Besos.compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja, me temo que este jueves más de uno va a tener sueños intranquilos...

      Eliminar
  3. Una historia inquietante, con alguna intriga. Si algo así, contribuye a tener sueños intranquilos, mi relato también va a hacerlo.
    Bien escrito.

    ResponderEliminar
  4. Un final realmente bueno por lo sorpresivo. Me ha encantado y espero no tener pesadillas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Un relato a mucho desgarrador y con ese final inesperado. Da mucho miedo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Durísimo! Pero de eso se trata la propuesta, de impactar, y más todavía impacta esa falta de conciencia que solemos tener los humanos, de hacer cosas sin meditarlo, al tun tún y sin ser precavidos aún a sabiendas de que la vida, no solo nos es valiosa para nosotros mismos, sino para aquellos que nos quieren y necesitan. De temer lo incautos que podemos llegar a ser.
    Excelente como nos has inducido hasta el final, donde se revela la cruda realidad de esa mujer y su niña.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  7. REDIÓS!!!, IMPACTANTE NO, LO SIGUIENTE. Además de eso, un texto muy apto para la reflexión...

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Fuerte!!! Me impactó el final, excelente relato para este jueves con muchos miedos.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  9. Mucho me temo que ese sentimiento de culpabilidad la acompañará de por vida. La cruenta imagen de su hija muerta, tambien. Impactante relato magníficamente ambientado y con un imprevisto final, explicación de todo lo anterior. Me ha encantado.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Qué miedoooo! La escena es impactante, tus palabras nos hacen visualizarla a la perfección. Maldito móvil.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Pufff!!! ya de por sí las historias de miedo con niños no me gustan mucho, me afectan demasiado, pero esta tuya es bestial!!
    Es muy buena!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Breve pero intenso de principio a fin. Menudo asunto de familia. Los pelos de punta me ha puesto.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  13. Un despiste absurdo pero muy habitual por desgracia, la visión de la niña por esa madre es tremenda.
    Asusta y hace reflexionar...Besos con cariño amiga.

    ResponderEliminar
  14. Impactante tu relato. Como describes toda esa situación tensa y deja pensando en lo irresponsables que podemos llegar a ser. Una dura historia.
    Un beso, Jime

    ResponderEliminar
  15. Lo más terrible de la historia es la gran dosis de realidad que subyace detrás de los fantasmas. Al fin y al cabo, qué son los remordimientos, si no fantasmas? Un relato duro lleno de crudeza.

    ResponderEliminar
  16. Madre mía!!!!! este da miedo, pero miedo...mala conciencia, remordimientos hasta perder la cabeza. Muy buena historia, y muy bien relatada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Espeluznante, intenso, real como la muerte misma. Peligro trae el móbil.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. El sentimiento de culpa toma la forma de una niña escalofriante, sobre todo porque es fácilmente reconocible.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar