miércoles, 2 de octubre de 2013

ESTE JUEVES....EN EL CAMINO



    Hoy le ha parecido verla en el metro cuando su vagón se detuvo  enfrente de otro. Fue como verse reflejada en un espejo. Su corazón le dio un vuelco y trató inútilmente de llamar su atención haciéndole señas, dando golpes en el cristal y gritando su nombre, pero ella tenía la cabeza baja, además el tren reanudó la marcha enseguida. La gente del vagón la miró extrañada pero al momento dejaron de prestarle atención. Llevaba el pelo más corto y de diferente color que el suyo pero no tenía ninguna duda de que era ella. ¿Y por qué no? No habían encontrado su cadáver. La guardia civil había rastreado la zona muchas veces, había sondeado el pozo y la pequeña charca donde iban a cazar ranas. La niña había desaparecido sin dejar rastro, no había indicios de ningún tipo, parecía que se la hubiera tragado la tierra.
   Han pasado cuarenta años desde aquel día aciago, el dolor y la culpa todavía persisten pero ella no pierde la esperanza de encontrarla. Hace unos meses también la vio  en un gran centro comercial, pero tampoco consiguió hablar con ella, estaba lejos y aunque corrió para alcanzarla, el gentío de un sábado por la tarde se interpuso entre ambas y la perdió. Es posible, piensa, que haya estado viviendo en otra ciudad y ahora haya venido a Madrid, por eso la ha visto dos veces. Piensa que si estuviera muerta lo habría sabido, lo habría sentido, habría notado su ausencia en su interior. Este es el clavo al que se agarra  para no volverse loca. Sus padres murieron ya sin esperanza, con resignación, desechos por los años de sufrimiento.
 Laura y su hermana gemela estaban jugando en el pinar que había cerca de la casa de su abuela, adonde habían ido con sus padres a celebrar sus décimos cumpleaños. Sin querer, se les había hecho un poco tarde y fue ella la que tuvo la idea:
   -¡Venga Elena! ¡Te echo una carrera! ¡A ver quién llega antes a casa! Tú vas por el camino del pozo, y yo por el de la charca ¿vale?
   No tendrían que haberse separado, Elena nunca llegó a  casa de su abuela.


Más relatos en el blog de JUAN CARLOS

  

24 comentarios:

  1. Inquietante tu relato. Me fascina cuando dices que Laura habría sentido la ausencia de Elena en su interior. Trasmites ese punto de desasosiego de la protagonista y esa inquietud por saber qué fue de Elena ...
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Olvidaba una pregunta ¿reconoces la foto? Es el camino del Cortijo de San Isidro, tomada desde la iglesia del Cortijo la pasada primavera.

    ResponderEliminar
  3. angustioso en parte, fatal e inesperado final, pero desde luego que muy bien llevado tu relato . ¡Saludos Charo!

    ResponderEliminar
  4. angustioso en parte, fatal e inesperado final, pero desde luego que muy bien llevado tu relato . ¡Saludos Charo!

    ResponderEliminar
  5. Te ha quedado un relato muy cinematográfico, estremecedor pero que deja puertas abiertas a la esperanza. Ni por un momento quiero ponerme en la piel de esa madre, comprendo que no deje de verla en todos sitios

    ResponderEliminar
  6. El relato te atrapa, llevándote poco a poco por el camino que marca hasta conocer el final, que más bien es el principio de la historia. Muy bueno. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. No podemos ignorar el hecho de que son gemelas. Por tanto, no me extraña esa convicción tan firme de que si hubiera muerto, ella lo habría notado en su interior. Numerosos son los casos en que las sensaciones se dan por igual en gemelos separados por grandes distancias. Tal vez, algún día, tenga la suerte de encontrarla y así acallar para siempre la voz de su mala conciencia.
    Muy bien narrado, Charo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Como una paradoja de las gemelas INSEPARABLES en todos los sentidos, que destino separa. ¿Espejo de una misma? El reflejo de aquel día, un poco tarde cuando se inició este camino de búsqueda ¿imposible? año tras año.
    Ansiedad, esperanza, ensueño, insistencia, con esos ingredientes se puede sembrar un camino.
    Excelente, inquietante, genial.
    Besitos Charo, me fascina eso que me cuentas.

    ResponderEliminar
  9. Como una paradoja de las gemelas INSEPARABLES en todos los sentidos, que destino separa. ¿Espejo de una misma? El reflejo de aquel día, un poco tarde cuando se inició este camino de búsqueda ¿imposible? año tras año.
    Ansiedad, esperanza, ensueño, insistencia, con esos ingredientes se puede sembrar un camino.
    Excelente, inquietante, genial.
    Besitos Charo, me fascina eso que me cuentas.

    ResponderEliminar
  10. Impactante relato sobre los caminos de la vida y lo que ello puede marcar en nuestro futuro.
    Solo tengo un pero,la foto que has puesto no me agrada demasiado.

    ResponderEliminar
  11. Impactante relato sobre los caminos de la vida y lo que ello puede marcar en nuestro futuro.
    Solo tengo un pero,la foto que has puesto no me agrada demasiado.

    ResponderEliminar
  12. Me han mantenido en vilo hasta el final...YO CREO QUE ES ELLA, estoy seguro de ello...

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Intrigante, y angustioso el camino que recorren tus protagonistas, Se me erizo la piel al leerte, buen relato...
    Besos guapa amiga.

    ResponderEliminar
  14. Trágico relato. Si es importante en tu vida perder a alguien tan cercano aun debe ser peor perder a una hermana gemela, porque cuando la ve se ve y ahí comienza a cruzarse la realidad con la fantasía. Muy bueno Charo. Un beso

    ResponderEliminar
  15. Imagino el dolor de la separación, la creencia de la pérdida, la angustia que no solo sus padres no alcanzaron a soportar, sino que a ella la embiste con posibles "encuentros", o "percepciones" dudosas... Tal vez la vida, en algún momento, alcance a cruzar esos caminos y toda duda sea al fin develada. Un relato inquietante que abre la posibilidad a especular, motivos, razones, certezas o imponer nuevas dudas...
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  16. Debe ser desesperante perder así a un ser querido, sin saber si está vivo, si está secuestrado, si está perdido. Creo que el no saber genera esas visiones, donde parece que está en todos lados y no podemos alcanzarlo.
    Muy buen relato, un beso.

    ResponderEliminar
  17. Sin palabras,la verdad. El único consuelo que queda es que al menos una de ellas, llegó, porque tambien podría haber ocurrido que ninguna volviera.

    Bss.

    ResponderEliminar
  18. Hola Charo, buen relato en el que parece que nos muestras una forma negacionista que tiene la protagonista de superar el duelo por la pérdida de su hermana. Tal vez sea mejor que siga viéndola por todas partes. Mantenerla "viva" aunque sea en su mente. Un abrazo Charo

    ResponderEliminar
  19. El camino de la perdida, dificil de transitar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Sí, a veces los caminos son caminos a ninguna parte, al menos que se sepa.
    Intrigante y esperanzador.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. La sensación de soledad y culpa son su pesado equipaje, toda la vida buscando una parte de ella misma. Muchas veces los cristales nos muestran nuestra propia imagen y somos incapaces de reconocernos, nos sentimos tan perdidos!
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Qué bien escribes muchacha!! Inquietud, intriga, tensión y atención puesta en cada párrafo. El lector agradecido se queda esperando más...

    besos

    ResponderEliminar
  23. Caminos que se desdoblan sin buscarse, cristales que devuelven imágenes, presencia continua en su interior de la persona que más quería y su sentimiento de culpa. Difícil camino....
    Qué intriga!!
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Me ha enganchado tu relato hasta un final que Laura no quiere aceptar. Enhorabuena. Saludos.

    ResponderEliminar