jueves, 24 de octubre de 2013

ESTE JUEVES...DIBUJOS ANIMADOS DE AYER Y HOY



   Olivia sale del supermercado donde trabaja desde que Popeye fue expulsado de la marina por consumo de marihuana. Esta no es la vida que ella había soñado. Se equivocó de hombre. Su marinero ya no le canta canciones ni le regala flores. Se pasa el día entero tumbado en el sofá viendo la televisión y bebiendo cerveza mientras ella se mata a trabajar. Le ha cogido asco a las espinacas y solo se alimenta de comida basura. Ha engordado veinte kilos y los músculos de sus brazos, antes fuertes y bien definidos cuelgan fofos junto con su barriga.
  Cuando llega a casa, el panorama es desolador: Popeye está dormido babeando en el sofá. Sobre la mesa, restos de pizza, botellas de cervezas vacías y el cenicero lleno de colillas malolientes de cigarrillos que ahora fuma compulsivamente desde que dejó la pipa. En la televisión encendida corretean Pixie y Dixie perseguidos por el gato Jinks. Se acabó, piensa. Prepara su maleta y la de Cocoliso, escribe una nota que deja encima de la mesa y se va.
  Por la mañana, Popeye despierta con una resaca de campeonato, lo primero que ve es la nota dirigida a él. ¿Te acuerdas de aquella vez que pensabas que te había sido infiel con Brutus y te convencí de que no era verdad? Te mentí. Me voy con él y me llevo a Cocoliso, creo que es hijo suyo.

Más dibujos animados en el blog de GUS

18 comentarios:

  1. Sí señora, en Brutos, el noble bruto, estaba pensando yo, que me holía que hubo algo entre Olivia y él, tanta espinaca es mucha, más lo otro. Por lo visto esa história de dibus acaba como un reflejo de la realidad. Que sea feliz con el brutones.
    Me encantó este vuelco al argumento previsto, besoooooooooo.

    ResponderEliminar
  2. jajajajaj buenísimo!!
    Me ha encantado!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  3. Siempre lo mejopr para Olivia y Cocoliso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Buen relato Charo, escrito con total sinceridad. Corroboro lo dicho por Fabián, que lo mejor para Olivia y Cocoliso. Es lo primordial. Seguro que Olivia es mucho más feliz con Brutus. Como buen grandullón, seguro que es un buenazo.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  5. Jajajajaja, eso sí que es darle la vuelta a la tuerca.

    ResponderEliminar
  6. Una pena que Popeye no valorara a esa mujer estupenda. Ahora, lo de irse con Brutus, mejor elegir a otro.
    Una versión muy original
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me parece que a Popeye le subieron los humos de la pipa a la cabeza, se durmió en los laureles y se confió creyéndose que a Olivia la tenía asegurada.....¡muy buena tu historia Charo!!

    ResponderEliminar
  8. En nuestra colección de juguetes antiguos hay una manopla que representa a Olivia. Me está guiñando un ojo y diciendo que sí con la cabeza, sí, chica, así fue... ¿Cómo te enteraste, Charo?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. La decadencia del pobre Popeye.

    MIra, hay una imagen de la última cena de Popeye que me gusta, aquí:

    http://diariodeunviajeamisiones.blogspot.com.es/2007/08/supper-at-sea-acrlico-24-x-48.html

    Un abrazo y tu cafelito.

    ResponderEliminar
  10. La segunda lectura de los cuentos, suele ser mas equitativa con los personajes. Olivia siempre fié mi preferida, a pesar de lo poco que recuerdo. Ya me cogió muy mayor. A Popeye lo vi como prepotente y fantasioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ReeeeeDIÓS!!!!!!!, cómo ha cambiado el cuento, jajajaja...

    De todos modos, menudo personaje nos has pintado, es que de esa guisa, le será infiel hasta el perro, que ya es de nota.

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Buena historia ¡anda que Popeye! Ya no le podré ver como antes,. jeje.
    Nada más, desear felicidad a Olivia y Brutus y esperar que Popeye vuelva a las buenas costumbres.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. No todas las historias de amor terminan bien. Bien hizo Olivia en hacer sus maletas si Popeye estaba en la decadencia. Muy original tu relato.
    Un beso, Jime

    ResponderEliminar
  14. Suele suceder esto en la vida real. Un comportamiento antes de conquistar y otro total mente distinto tras la conquista.
    Plenamente justificada la escapada de Olivia con Brutus.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Todos (incluidas las Olivias) llevamos un Popeye dentro. Sacamos "bola" mientras hay espinacas.
    El texto divertido y discutible, pero de eso se trata.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Sucede en la vida común... por qué salvarse los dibujos animados de estas transmutaciones después de casados?
    La vida nos guarda sopresas... y algunos cuentos también! jajaa! Muy bien relatado por cierto!
    Besos:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  17. Real como la vida misma ajajajaja, como dice Gaby, esta transmutacion, no se arregla a base de espincas. Bien por Olivia que dejó los despojos en el sofá y corrió a encontrarse con Brutus.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  18. Alcohol, droga, comida basura, infidelidades... ¡Vaya tela con Popeye y Olivia! ¿no? jeje. Me ha gustado mucho. Un beso.

    ResponderEliminar