jueves, 24 de marzo de 2016

ESTE JUEVES..............BAJO EL INFLUJO DE INSOMNIA



   Este jueves nuestro conductor es Pepe que en su blog Desgranando momentos nos invita a contar historias sobre el insomnio. Podéis leer a todos los participantes pinchando en el enlace.

      A mi abuela la ingresaron en un psiquiátrico y allí murió en menos de seis meses, con una camisa de fuerza que le impedía mover los brazos pero que no le impedía mover  la cabeza de un lado a otro y gritar, con los ojos desorbitados por el terror, como si estuviera viviendo en una pesadilla constante. Su madre había corrido la misma suerte y también la madre de su madre.
        Ahora entiendo por qué la mía se suicidó con cincuenta años tirándose al pozo que teníamos en el huerto. La gente del pueblo murmuraba y me miraba con cara de lástima cuando entraba a comprar a la panadería o a la tienda de ultramarinos. La ignorancia les hacía pensar  que las mujeres de mi familia habíamos sido maldecidas por algún pecado cometido por nuestros ancestros.
     No tengo hermanos y ahora también entiendo por qué. Es posible que yo solo fuera un descuido como también es posible que mi madre no tuviera el valor de decirme lo que sé ahora. Que mi familia sí esta maldecida, pero con una enfermedad rara causada por una deficiencia en una proteína del cerebro. Una enfermedad sin cura y que se transmite con un cincuenta por ciento de probabilidades. Por desgracia, cuarenta de los cien casos existentes en el mundo, se concentran en el Condado de Treviño, donde mi familia ha residido toda la vida.
       Los primeros síntomas ya han empezado a manifestarse. Hasta ahora, el temor a padecer la enfermedad era lo que me quitaba el sueño, pero podía alcanzarlo atiborrándome de somníferos. Ahora, ni siquiera estos me producen una hora de sueño en la que desconectar mi cerebro. Acabo de cumplir cincuenta años y otros síntomas empiezan a manifestarse: esta mañana cuando me he mirado en el espejo, mis pupilas no eran sino dos puntitos negros en una mirada vidriosa, los temblores sacuden mi cuerpo cada vez más a menudo, las gotas de sudor resbalan por mi frente cayendo en mis ojos y la ropa se pega empapada a mi piel. Mi cuerpo, y sobre todo mi mente irán deteriorándose a un ritmo tal que en seis meses no seré capaz de distinguir la vigilia del sueño, dejaré de hablar y entraré en un estado de coma alterado por movimientos defensivos contra abominables monstruos solo existentes en mis sueños vívidos. Una forma espeluznante de morir.
         No consentiré que mi hija y el bebé que lleva dentro corran la misma suerte. Acabaré con los dos ahora mismo, mientras duermen y disfrutan de sueños todavía felices. Después, seguiré a mi madre hasta el fondo del pozo con la esperanza de ser la última de mi familia en sufrir este mal.




  El Insomnio Familiar Fatal (IFF) es una enfermedad neurológica hereditaria y muy poco frecuente, que se basa en una compleja alteración genética, en la que el afectado sufre un insomnio progresivo, que no se puede tratar con fármacos, y que llega a alterar el funcionamiento del sistema nervioso central, hasta que al cabo de meses, o unos pocos años, ocasiona la muerte del paciente.

23 comentarios:

  1. Desde luego es una pesadilla horrible.

    ResponderEliminar
  2. Qué susto aún estoy temblando de miedo. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Eso atemoriza más que una horda de muertos vivos.
    Terrible decisión la del personaje,

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡Qué horror!!!!, se me ha puesto el cuerpo malo, ni había oído hablar de esa enfermedad, ufffffffffffff

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡Qué horror!!!!, se me ha puesto el cuerpo malo, ni había oído hablar de esa enfermedad, ufffffffffffff

    ResponderEliminar
  6. Eso si que es una pesadilla!!!
    Menuda historia.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Cuántas veces el sueño nos abraza y nos libera...no imagino el horror de esta enfermedad..
    Nauthiz

    ResponderEliminar
  8. que horror, realmente una pesadilla, me dejo sin palabras y con el corazón apretado

    ResponderEliminar
  9. que horror, realmente una pesadilla, me dejo sin palabras y con el corazón apretado

    ResponderEliminar
  10. Impecable relato! Espeluznante final y la trama me ha dejado sin palabras. Qué imaginación, compañera! Te felicito! Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  11. !!! Menuda noche me espera como me de por recordar tu entrada¡¡¡
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. !!! Menuda noche me espera como me de por recordar tu entrada¡¡¡
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Madre mía, ¡qué horror¡ dios nos libre de algo así. Me has llegado a transmitir verdadero terror.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Muy en tu linea Charo.Imaginativo y con un punto de terror añadido que deja al lector sumido en la inquietud. La enfermedad de la que hablas debe ser terrible.
    Gracias por participar en mi convocatoria.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Que horror, si hasta se me pone mal cuerpo solo con pensarlo, tambien es tener mala suerte, le podia haber tocado el otro cincuenta por ciento. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Que horror, si hasta se me pone mal cuerpo solo con pensarlo, tambien es tener mala suerte, le podia haber tocado el otro cincuenta por ciento. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Bufff esto es más que una pesadilla, mucho más, solo de pensar lo que te he leído se me parte el corazón, espero poder dormir esta noche.

    Me encantó tu relato juevero, Charo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Que bueno que es solo una historia sobre una terrible enfermedad,,al principio pensé que de verdad contabas tu vida y me dio tristeza lo de tu madre..pero menos mal ha sido un cuento..besos

    ResponderEliminar
  19. Dios Charo... vos sí que sabés hacer del insomnio un horror!!!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Tu relato nos va a quitar el sueño a mas de uno. Que enfermedad mas horrible y que brillante manera de ponernos los pelos de punta.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  21. Tu relato nos va a quitar el sueño a mas de uno. Que enfermedad mas horrible y que brillante manera de ponernos los pelos de punta.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  22. Se me ha erizado la piel con ese final escalofriante. Esa enfermedad es toda una pesadilla, pobre familia. =)
    Beso

    ResponderEliminar
  23. Se me ha erizado la piel con ese final escalofriante. Esa enfermedad es toda una pesadilla, pobre familia. =)
    Beso

    ResponderEliminar