miércoles, 25 de septiembre de 2013

ESTE JUEVES.....AMAR SOÑAR BAILAR VER MORIR





                                            DOS MENOS UNO IGUAL A CERO

   Isidro no había tenido suerte en el amor. Tenía 55 años y ya había perdido la esperanza. Conoció a Lucinda en una discoteca bailando  salsa. Acodado en la barra con una copa, no pudo dejar de mirarla en toda la noche. Cuando ella se acercó y se dirigió a él, creyó estar soñando. En ese momento supo que se había enamorado. Lucinda tenía 20 años menos que él y era una mujer espectacular. Era venezolana y necesitaba la nacionalidad española. A los dos meses se casaron en contra de toda la familia de Isidro. Al año ella empezó a sentirse mal. Después de muchas pruebas el diagnóstico fue que necesitaba un trasplante de riñón. Isidro la amaba tanto que no dudó ni por un momento en donarle uno de los suyos. Todo salió perfecto y al cabo de un tiempo Lucinda podía hacer vida normal.
   Isidro llegó un día a casa y se la encontró vacía, no estaba Lucinda con la comida preparada como todos los días, pero había dejado una nota encima de la mesa en la que le decía que se había enamorado de otro hombre por internet y que se iba a vivir con él a otra ciudad. Destrozado, Isidro cogió su moto y a toda velocidad se dirigió a la autopista. En el carril de incorporación no vio al coche y chocó con él. Un hierro de la moto se le clavó en el riñón y se lo destrozó.

    En la U.V.I. del hospital esperaba un riñón compatible o moriría en pocas horas. El donante no llegó a tiempo.

MÁS RELATOS EN EL BLOG DE ALFREDO

29 comentarios:

  1. Pobre Isidro!! Realmente nunca tuvo suerte en el amor...
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué horror!, pobre hombre que malle pagó la vida.

    ResponderEliminar
  3. ¿quien lo hubiera imaginado Charo? ¡pobre hombre! ¿lo había usado esa mujer planificadamente? ¡¡muy bueno!!

    ResponderEliminar
  4. Pobre hombre que mala suerte la suya. Muy bueno Charo!!! Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. el colmo de la desgracia, pobre hombre! Aquí es cuando siento que el destino, a veces, conspira contra uno!
    Muy buen relato!
    Besos:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  6. algunos usan a las personas... eso es cruel... un buen relato juevero. UN ABRAZO
    !

    ResponderEliminar
  7. Pobre Isidro. Tampoco sabemos la suerte que corrió Lucinda. ¿Si se hubiera enterado de lo que le ocurrió a Isidro le habría devuelto el riñón? Creo que Isidro, en el fondo, padecía una patología que al mezclarse con el enamoramiento resultó realmente suicida. Un beso Charo.

    ResponderEliminar
  8. Desde luego que dos menos uno, aquí siempre será cero., Impactante final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

  9. Que desgracia signada en su vida, pobre Isidro.
    Pero de veras que hay historias que uno dice, que mala suerte tiene el pobre que es tan bueno.

    Un abrazo Charo :)

    ResponderEliminar
  10. Muy triste y dramático. Muchos se dejan engañar y cuando se dan cuenta es deasiado tarde.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Aquí si que se puede utilizar con total propiedad la frase tantas veces repetida de "Morir de amor". Dices que no tuvo suerte en el amor. Pienso que un año o dos de amor, es más que nada, aunque eso sí, las consecuencias fueron nefastas. No creo que sea justo achacarle a Lucinda la muerte del enamorado. Este, bajo mi punto de vista, no supo aceptar que el amor cuando se acaba, necesita distancia de por medio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Cuantos Isidros pululan por el mundo, y acaban siendo utilizados... Saludos

    ResponderEliminar
  13. ...Sorpresas te da la vida.... como dice la canción.

    Un relato excelente. Un historia que brevemente nos relata una tragedia de abuso, egoísmo y amor incondicional.

    Besos, Charo

    ResponderEliminar
  14. Lo probó, se afanó sincero, y la muerte se cobró el riñón, ella el otro, no daba para más.
    A un hombre como ese se le adeudan lo menos tres riñones, lo merece como tantas y tantos verdaderamente enamorados y pertinaces, uan lástima muuuuy conmovedora e intensa.
    Bravo, un beso.

    ResponderEliminar
  15. Lo probó, se afanó sincero, y la muerte se cobró el riñón, ella el otro, no daba para más.
    A un hombre como ese se le adeudan lo menos tres riñones, lo merece como tantas y tantos verdaderamente enamorados y pertinaces, uan lástima muuuuy conmovedora e intensa.
    Bravo, un beso.

    ResponderEliminar
  16. Muy buen relato con un final impactante y trágico. Que tristeza que alguien pueda aprovecharse de la magnanimidad del amor.
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  17. Muy buen relato con un final impactante y trágico. Que tristeza que alguien pueda aprovecharse de la magnanimidad del amor.
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  18. Uhmm, la historia me encanta, pero como soy sincero y como sé que lo puedes hacer mucho mejor, no puedo decirte que me haya gustado como lo has desarrollado. Si le das un repaso con calma sería un relato excelente, porque la idea lo es.
    Eso si, besos y ya pronto nos vemos en el taller.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan Carlos, no sabes cómo te agradezco tu sinceridad, estoy totalmente de acuerdo contigo , no me gusta demasiado el resultado aunque la idea creo que es buena y se puede desarrollar mucho mejor. Lo intentaré. Un beso

      Eliminar
  19. Una tragedia medida en la balanza del amor, por amor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Una tragedia medida en la balanza del amor, por amor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Una tragedia medida en la balanza del amor, por amor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Se fueron sucediendo los hechos sin culpables, no creo que ella tuviera planeada su enfermedad ni el hecho de que se enamorara de otra persona. Si se hibiera quedado junto a él porque le había dado el riñón no sería tampoco justo, él había actuado por amor y no para comprar su vida. Ella fue fiel a sí misma y él no supo encajar la despedida.

    Buen relato.

    Besos

    ResponderEliminar
  23. Que ingrata Lucinda y que noble Isidro. Y mira que la vida viene a "agradecer" la nobleza de no y la ingratitud de la otra. Injusta, muy injusta.

    Bss.

    ResponderEliminar
  24. Un hecho casual, que parece que el destino subraya intencionado. Coincido con Juan Carlos, algo baila fuera de sitio.
    Con cariño y gracias por venir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alfredo, valoro muchísimo tu opinión, me sirve para hacerlo mejor. Me gustan las críticas sinceras. Un beso

      Eliminar
  25. Hace tiempo escuché una historia de dos amigos que uno donó un riñón al otro, pero a diferencia de tu relato tan bien organizado y explicado, en mi historia el final es bueno. Lucinda solo buscaba ascender socialmente sin preocuparse por quien dejaban en el camino. NO quiero pensar que todas las extranjeras son igual de avariciosas e interesadas. También me gustó la lectura de tu post juevero.

    un saludo cordial

    ResponderEliminar
  26. Me had dejado los pelos de punta. Ufff!!! El contenido es bueno y llega perfectamente a la gente que te lee. Por tanto para mi es un buen relato. Un saludo ;-)

    ResponderEliminar
  27. Tremenda la historia que nos narras, Charo. Ironías de la vida, él donó un riñón a la mujer que amaba y al final murió al necesitar que alguien hiciera lo mismo por él. ¡Que injusta puede llegar a ser a veces la vida! Un beso.

    ResponderEliminar