jueves, 4 de junio de 2015

ESTE JUEVES............."NO ES ORO TODO LO QUE RELUCE"




   Este jueves nos convoca Teresa Oteo en su blog Puntos Suspensivos y nos propone escribir sobre las falsas apariencias. Podrás leer todas las participaciones pinchando AQUÍ


   La chica del vestido rojo abre los ojos. La cabeza le da martillazos de dolor en la nuca. Está tumbada sobre  un suelo duro y frío. Siente las manos y los pies atados con algo que se clava en su carne. No sabe dónde está. No recuerda nada. La habitación es muy pequeña. Una débil claridad entra a través de una diminuta ventana con barrotes. Escucha una llave girar en la   cerradura de la puerta, situada a su derecha. Un hombre pequeño y muy delgado entra en la habitación. Lleva un trapo  rojo en las manos. Se acerca a ella, la agarra  por el codo y tira hacia arriba para que se  siente. Sus ojos azules se clavan en ella. Una ráfaga de lucidez pasa  por la cabeza de la chica. Recuerda esos ojos azules, tan grandes y con tanta maldad. Unos ojos que, ahora se da cuenta, no encajaban con la imagen de dulce abuelita del resto del conjunto con el  cabello blanco, gafas redondas en una cara surcada de arrugas y andar lento y encorvado.
      Y toda la escena pasa de pronto por su cabeza como en una película. Una  anciana que camina muy despacio por la acera, con un vestido de flores amarillas y cargada con una pesada cesta. Que de pronto se para y se apoya en la pared, que parece  que va  a desvanecerse. Una chica vestida de rojo que se acerca a ayudarla y carga  con la bolsa, que entra  en un portal de un edificio muy antiguo, que sube  las escaleras  de madera gastada que crujen a cada paso. Y después la oscuridad, el silencio.

    Y un segundo antes de que el hombre cubra su cabeza con la caperuza roja que lleva en las manos y ella deje de respirar, la mujer de rojo comprende que ha caído en su trampa, en las garras del lobo feroz.


                                      Gracias por el regalo Tere!

19 comentarios:

  1. Una actualización de un cuento infantil, con un costado siniestro, que parece ser que tenía el relato ante de ser compilado.
    Realmente era feroz, aunque no fuera un lobo. Y pobre la chica que cayó en trampa, no por ser desobediente, sino por ser compasiva.
    Buen relato.

    ResponderEliminar
  2. Hola Charo!
    Ayyy!! cuántos lobos feroces hay por ahí disfrazados de Caperucitas.
    Genial tu relato, me ha encantado.
    Muchas gracias por acompañarme.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Hay muchos lobos con piel de cordero, y tú lo retratas muy bien en este relato. Quizá lo trillado que está el cuento infantil le resta pasión a tu versión moderna.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Original tu remake del cuento de Caperucita.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena tu versión de caperucita. Esa abuelita la engañó de verdad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Buena trama, solo me imagine que la chica de rojo contaba la historia y tenía los ojos vendados, entonces los sonidos tomarían prioridad pero es tu cuento....sugerente tu estilo.

    Saludos y un placer.

    ResponderEliminar
  7. El disfraz siempre engaña cuando no se ve más allá de las apariencias ...
    Muy buen relato
    Cordial abrazo

    ResponderEliminar
  8. No siempre lo que vernos es la realidad. La mayoría de las veces las cajas tienen doble fondo.... Lo que ves.. Lo que se deja ver...
    Un buen giro al cuento de caperucita.Original
    Nauthiz

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno!! Me gusta este cuento tuyo de caperucita, diferente y original.

    Muchos besos, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno!! Me gusta este cuento tuyo de caperucita, diferente y original.

    Muchos besos, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  11. Un cuento de siempre contando desde otra perspectiva... desde el punto de vista ganador del lobo que siempre es el que pierde...
    Muy original tu modo de afrontar este reto... me ha gustado mucho el misterio que se siente hasta el final, vas imaginando cosas pero no es hasta el final que sabes que pasó en verdad...
    Besines...

    ResponderEliminar
  12. Una versión de la caperucita roja para adultos! Me encanto, Charo!
    En estos tiempos no hay que fiarse ni de nuestra sombra. El mundo está lleno de lobos feroces listos para atacar las personas de buen corazón.
    UN beso

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno tu relato. Me gusta mucho tú versión, un lobo con piel de abuela.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Excelente historia para dramatizar la fuerza del engaño de las falsas apariencias!
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  15. Una muy buena versión del cuento de caperucita que huele a relato de terror. No hay moralina y sí victoria del mal. Este mundo está lleno de lobos hambrientos y acechantes y de Caperucitas ingenuas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Ay Charo tu relato me ha puesto los pelos de punta. Cuánta maldad encubierta anda por las calles buscando sus víctimas.
    Me gusta la alusión al cuento de Caperucita que se entreve en tu relato.
    Un gusto enorme leerte.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  17. Buenos días, Charo:
    Me ha atrapado el ritmo que has marcado al relato: entrecortado, como el que tiene nuestro pensamiento cuando van llegando a él flashes con información tras un periodo de inconsciencia. Por otro lado, me parece muy ingeniosa tu revisión del cuaento clásico, sacado del bosque y llevado a la jungla de asfalto. Y me gusta ese final abierto que aviva nuestra imaginación lectora.
    Un abrazo, Charo

    ResponderEliminar
  18. Versión actualizada de un clásico de la literatura ¿infantil?. Pienso que la mayoría de los cuentos infantiles no son tales, ya que todos encierran traiciones, venganzas y un amplio abanico de lo peor que adorna al ser humano. En tu versión lo has llevado directamente y sin caretas al plano adulto, lo cual es de agradecer.
    Un fuerte abrazo, Charo.

    ResponderEliminar
  19. Buenísimo Charo! La historia despista desde el principio, y poco a poco, va dejando develar la trama. Una manera distinta de adentrarse en un clásico, que bien sabe engañar bajo una apariencia confiable. Lo has llevado hasta el punto final, de manera de mantener la intriga y sorprender.
    Siempre es grato leerte.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar