viernes, 5 de agosto de 2016

ESTE JUEVES.........................UN DÍA EN LISBOA

FOTOGRAFÍA  REALIZADA POR MARIO LOZANO Y RETOCADA CON  "BRUSHSTROKE"
 


    A pesar de ser 20 de Julio, la niebla es la dueña de las calles de Espinho cuando salimos del hotel a las siete de la mañana. En la estación de tren apenas hay media docena de personas. Cuando a las 10,30  llegamos a la estación de Santa Apolonia en Lisboa, ya hace calor.  Subimos por las calles estrechas y en pendientes casi imposibles del barrio de Alfama. La pobreza se palpa por las esquinas, con casas miserables en muy mal estado. Hay un lavadero público con pilas de lavar antiguas donde  una señora mayor lava la ropa a mano.
  Después de subir millones de escaleras llegamos  a la parada del tranvía. Hay una cola inmensa y tardamos más de una hora en cogerlo. El número 28, de un color amarillo intenso, es el más antiguo,  y hace un recorrido turístico, aunque también es utilizado por los lisboetas. Parece una montaña rusa entre el traqueteo, las subidas y bajadas empinadísimas  y los bruscos frenazos. Nos bajamos antes de que acabe el recorrido y vamos por el barrio de Chiado. Vemos un funicular para subir una calle casi en vertical, en los portales, los buzones de las casas son cada uno de un color diferente, hay muchas pastelerías con los deliciosos pasteles de crema y otras exquisiteces, tiendas de velas, peluquerías que ellos llaman “cabelleireiro” y estancos que son “tabaquerías”.
   Buscamos un sitio rápido  para comer y nos topamos con el elevador de Santa Justa que conecta el barrio de Chiado con la Baixa. Desde el mirador la vista de la ciudad es espectacular.
    Después de comer un “cachorro” y una “francesinha” vamos a la estación de tren del Rossio, digna de ver por sus preciosas puertas de acceso con forma de herradura. Continuamos por una plaza donde me sorprende que todavía queden de los antiguos limpiabotas diseminados bajo los soportales.
   Nos dirigimos después a la Plaza del Comercio con  una gran estatua ecuestre en el centro. Hay mucha gente sentada a la sombra,  en el suelo, así que,  agotados y acalorados como estamos decidimos sentarnos también, quitarnos las zapatillas y descansar.
    Son las 6 de la tarde y aunque en la oficina de turismo nos advierten que el monasterio de Los Jerónimos y la Torre de Belem están cerrados ya,  decidimos ir a verlos por fuera. Es una odisea coger al autobús 728 para ir y volver, pero merece la pena por las espectaculares vistas de la torre sobre el río y la inmensidad del monasterio.
  Agotados, nuestra última visita es a un bar al lado de la estación de Santa Apolonia desde la que sale nuestro tren de vuelta. Nada más entrar y sentarnos nos damos cuenta de  que hemos hecho una mala elección pero no tenemos fuerzas para cambiar, aunque esta ya es otra historia.
  Después de dos horas y media de viaje, cuando llegamos a Espinho, la niebla nos acompaña de nuevo camino hacia nuestro hotel.
   
   Si queréis ver todos los relatos participantes pinchad Aquí


Espinho





13 comentarios:

  1. Hola; nunca he estado en Lisboa. He leído a Pessoa y, sin embargo, todavía no he respirado su ambiente. Espero hacerlo algún día cómo lo hiciste tú. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No puede haber un barrio que tenga un sabor más especial que el de La Alfama, me encanta, bueno, me encanta toda Lisboa ese aire señorial y decadente es único.
    Gracias por traerla a mis recuerdos.

    ResponderEliminar
  3. Un precioso recorrido que me encantaría alguna vez hacer personalmente. Gracias Charo!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Qué viaje más bonito Charo! Me anima a seguir teniendo ganas de conocer Lisboa, con su niebla, sus tranvías y el barrio de Chiado, que me recuerda a algo ;-)

    Un beso muy grande y hasta pronto

    ResponderEliminar
  5. Que descripción tan real y fresca,nos ha llevado por las calles de Lisboa a quienes ,estando cerca y acariciando diariamente la niebla de Spinho,por circunstancias,no pudimos ver esa ciudad tan bonita.Gracias

    Nauthiz

    ResponderEliminar
  6. Preciosas las fotografías.Què buena mano!
    Nauthiz

    ResponderEliminar
  7. Qué bonitos son los recuerdos de los lugares cuando se visitan por placer. Yo estuve en Lisboa en una ocasión y aunque subí en el tranvía y visité la Plaza del Comercio y otros lugares, mi visita no era exactamente de placer pero eso es otra historia.
    Gracias por ser nuevamente nuestra anfitriona.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Cuanto placer sentarse a descansar después de llenarse los sentidos de paisajes! quitarse las zapatillas y dejar que los pies latan no es algo que uno hace en su ciudad.
    Hermosas las fotos, hermosos lugares y recuerdos! beso grande Charo

    ResponderEliminar
  9. Que linda visita a la capital potuguesa. explicada mavillosamente. Leyédote, he subido y he bajado por sus empinadas calles. He gozado de las vistas de la ciudad, desde el mirador- Genial!!! ME QAH ENCANTADO.

    ResponderEliminar
  10. Debe de ser precioso tal y como lo pintas, Charo.

    Yo nunca he ido, pero seguro que me encantaría.

    Noa

    ResponderEliminar
  11. No he estado nunca en Lisboa pero leyendo te me han entrado unas ganas de ir! Que preciosidad las imágenes que describes me encanta ese aire decadente que describes. Besos.

    ResponderEliminar
  12. No he estado nunca en Lisboa pero leyendo te me han entrado unas ganas de ir! Que preciosidad las imágenes que describes me encanta ese aire decadente que describes. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Tengo pendiente este viaje, que por unos u otros motivos ya he cancelado varias veces. espero que este sea el definitivo. Me encantó leerte. Gracias por conducirnos. Un beso

    ResponderEliminar