viernes, 12 de agosto de 2016

EL CAMINO DE BALDOSAS AMARILLAS DE JUAN DE DIOS GARDUÑO


TÍTULO: EL CAMINO DE BALDOSAS AMARILLAS
AUTOR: JUAN DE DIOS GARDUÑO
EDITORIAL: TYRANNOSAURUS BOOKS
AÑO DE PUBLICACIÓN: 2012
GÉNERO: TERROR


SOBRE EL AUTOR:
   Juan de dios Garduño Cuenca nació en Sevilla. Es conocido por su obra literaria dedicada al terror, siendo miembro de NOCTE, la Asociación Española de Escritores de Terror. Otras obras del autor son El caído (2004) y Y pese a todo… (2010, adaptada al cine con el nombre de Extinción). Actualmente ha publicado su última novela titulada El hijo del Mississippi.

RESUMEN:
   “Las cosas no son fáciles tras la Guerra Civil. Una fría noche de diciembre, el pequeño Torcuato es obligado a abandonar todo aquello que ama cuando, debido a un desafortunado incidente, ingresa en un manicomio de Valladolid. El único lazo que conservará con su pasado será un viejo libro prestado, “El maravilloso mago de Oz”. En los siniestros pasillos del psiquiátrico, Torcuato tendrá que hacer frente a sus propios miedos mientras intenta convivir con los extravagantes inquilinos que ahora comparten su vida. Pero lo que no sabe nadie es que en lo más profundo del centro, el mal ha cobrado forma y aguarda a una  nueva víctima.”

OPINIÓN PERSONAL:
   La primera vez que oí hablar de Juan de Dios Garduño fue cuando se estrenó la película Extinción, basada en su libro Y pese a todo. Desde ese momento empecé a oír hablar de él principalmente por las redes sociales, dado que es un escritor poco conocido para el público en general, aunque no entre los escritores que se dedican al género del terror o de la ciencia ficción. De hecho yo lo conocí personalmente en el CyLcon que se celebró en Valladolid en 2015 y desde entonces tenía ganas de leer algo suyo. Aunque acaba de publicar El hijo del Mississippi, me apetecía leer El camino de baldosas amarillas no sé por qué.
   En esta novela se mezclan elementos que pueden ser muy reales, como el abuso de poder con los perdedores  por parte de las autoridades después de la guerra civil, los métodos antiguos y crueles utilizados en los antiguos manicomios, la corrupción que amparaba a los dirigentes de estos centros y el abandono de sus internos, con elementos fantásticos como la existencia de un vampiro en el manicomio.
  Está contada en tercera persona, aunque se intercala con otra en segunda que es la voz que le habla al protagonista haciéndole dudar sobre si realmente es un asesino o son las circunstancias las que le han llevado a hacer todo lo que hace.
  El estilo es rápido y fluido utilizando un lenguaje sencillo y coloquial, aunque abusa, en ocasiones, desde mi punto de vista, del tono interrogativo.  El hilo conductor de la novela, a modo de “trenza dorada”, sin duda es  el libro  El mago de Oz ( Lyman Frank Baum), que Torcuato se lleva escondido al manicomio y al que se aferra como única manera de sobrevivir, estableciendo un paralelismo entre los personajes  de este libro con los amigos que encuentra en la institución. Así, Dorothy es Agnus, la chica de la que Torcuato se enamora y por la que está a punto de morir;  el león cobarde es David Copperfield cuyo verdadero nombre es José Luis aunque le gusta que le llamen David desde que leyó la novela de Dickens; el leñador es Vicente porque está fuerte como él; el espantapájaros es Rita porque no habla nada y Totó, el perrito, se lo adjudica Agnus a Torcuato aunque él reniegue de ello.
   La historia genera mucha angustia, ansiedad y rabia  por la forma en que tratan al protagonista, que solo tiene doce años, porque además el autor nos hace creer que posiblemente esos métodos se utilizaran en aquellos tiempos, y, al fin y al cabo, corrupción y maldad hay en todos los sitios por lo que  resulta creíble. Sin embargo, el  elemento fantástico para mi gusto no está del todo muy bien ensamblado en la otra historia y queda un poco deslavazado e inconcluso.
  Por lo demás, desde luego la novela resulta muy entretenida y consigue mantener nuestra atención en la experiencia de Torcuato y sus amigos, con los que el autor consigue que empaticemos y suframos. A su vez, aunque la novela es ficción, nos puede hacer reflexionar sobre los métodos utilizados en la posguerra española para tratar a los enfermos mentales y en general sobre la maldad humana.



12 comentarios:

  1. Recuerdo la novela "Y pese a todo..." porque lo pasé realmente mal con los personajes que una vez fueron amigos y ya no lo eran. Me metí en su piel. Entendí sus razones. En esta nueva obra que nos traes se reconoce, de nuevo, una historia humana que, poco a poco, deriva hacia el terror y lo espeluznante. La tendremos en cuenta, por supuesto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya digo en la reseña, no quise leer "Y pese a todo..." porque ya había visto la película, aunque seguramente en el libro se entienden mejor las razones de esa enemistad que me llamó la atención.
      Desde luego, yo creo que en esta historia pesa más lo humano que lo terrorífico.
      Muchas gracias por volver...ya te echaba de menos.
      Un beso

      Eliminar
  2. Tengo por costumbre huir de los argumentos que se enmarcan durante la guerra, aunque creo que esta vez merecerá la pena hacer una excepción y conocer a este autor del que nunca he leído nada. Tomo buena nota de ambos títulos y su creador.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, el tema de la posguerra se trata solo de respabilón.A mí me pasa también como a ti, que huyo un poco de esos argumentos, pero en este caso lo importante es lo que pasa con Torcuato y sus amigos.
    Gracias por pasarte y comentar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Manicomios,abuso de poder y niños no es una combinación que me agrade ,pero, como siempre, tu opinión me da una guía cuando no sé qué leer.
    Gracias por tus reseñas.
    Nauthiz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Nauthiz por leerme y comentarme siempre! Un beso

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. ¡Podría ser interesante leerlo! Gracias por la reseña Charo.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Desde luego que sí , Noa. Gracias a ti por leer y comentar.
    Un beso

    ResponderEliminar