jueves, 28 de julio de 2016

ESTE JUEVES.........................LO QUE EL BALCÓN ESCONDE



   Este jueves nos convoca Mª José Moreno y el tema que ha escogido es el que nos inspire la imagen que introduce estas líneas, que es obra de nuestra compañera Leonor. Si queréis leer todas las historias participantes solo tenéis que pinchar Aquí


   Han pasado los años  y todavía no sé por qué lo hice. Podría decir que fue una fuerza superior lo que me empujó a abandonar la habitación del hotel mientras mi madre, mis tíos y mis primos dormían la siesta, pero no fue eso.  Fue un juego absurdo que  aquel año se acababa de poner de moda. Yo estaba completamente viciado, así que tal vez sí que podría llamarse “fuerza superior”. Consistía en salir a la calle con el móvil a cazar Pokémon a través de la realidad aumentada. Hizo verdadero furor y jugaban tanto chicos de mi edad, como personas adultas. El pueblo costero al que acabábamos de llegar debía de tener muchos, porque la gente deambulaba por las calles con la mirada fija en sus móviles. El pueblo en sí  era muy raro. Al llegar,  estaba  completamente cubierto por una niebla espesa que venía del mar, a pesar de que hasta ese momento lucía un sol espléndido. Eso, sumado a las numerosas mansiones abandonadas, a las calles adoquinadas y al viento frío del mar, le daba un aspecto fantasmagórico que no pude resistir.  
   Cuando después de comer todos cayeron agotados del largo viaje, cogí mi móvil y salí dispuesto a pasarme unos cuantos niveles, a pesar de que mi madre me había advertido de que no saliera solo. Me gusta la aventura, quiero decir, me gustaba la aventura.
    Ahora estoy aquí, preso en una casa que parece en otra dimensión, y ni siquiera sé si estoy vivo…supongo que morí en algún momento que no recuerdo porque no siento mi cuerpo. No puedo moverme, no siento hambre, ni frío, ni dolor físico, aunque sí siento el dolor de ver a mi pobre madre cada vez más vieja, más sucia y con aires de loca, pasar todos los días por esta calle. La veo mirar hacia arriba, hacia el balcón acristalado de la casa abandonada a la que subí detrás del Pokémon.
 Supongo que no quiso abandonar el pueblo,  que me sigue buscando y que intuye algo, porque cada vez que dirige su mirada hacia arriba, las lágrimas le corren por la cara. Yo la miro, y aunque no siento las mías escapar de mis ojos, siento un profundo vacío y una pena terrible e intento transmitirle mi presencia, pero no sé si le llega…solo me queda la esperanza de que así sea hasta el fin de sus días. 

12 comentarios:

  1. Como madre me ha llegado todo el dolor que encierra ese final..por la despreocupada vida que a veces llevan nuestros hijos creyendo que todo lo pueden...uffff tu historia cala hondo....y muy bien descrita...nesos

    ResponderEliminar
  2. Interesante que hayas incluído esta fascinación por algo reciente, tan novedoso. Y la misteriosa transformación del personaje en algo fantasmal.
    Ambos coincidimos en plantear algo sobrenatural.
    Bien contado.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué horror! muy bueno entrelazar en la misma historia a un personaje novedoso, que anadie dríque se inserta tan requetebien en ella.

    ResponderEliminar
  4. Adoro tu capacidad para enlazar esta antigua fotografía con un tema de tanta actualidad. La verdad es que no le sentó nada de bien jugar a ese juego, esa transformación en lago indefinido que nos lleva a pensar que puede estar en otra vida. Gracias por participar. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Las madres siempre saben lo que nos conviene, no sé yo de dónde se sacan tanta sabiduría e intuición, sin embargo, es un hecho demostrado por todos los hijos e hijas del mundo.

    Es un relato estupendo que enlaza pasado y presente, la leyenda y las nuevas tecnologías; lo he disfrutado mucho.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Ingeniosa forma de innovar en el género de misterio... adosando el tema tan actual del juego de pokemon go le agregas a un texto excelentemente escrito, un ingrediente particular que lo singulariza.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Vaya, amiga, que imaginación la tuya y que magnífico resultado para el misterio del balcón. Terror me dan a mi los pokemon y las mentes huecas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Es que se convirtió en un pokemon?
    Estremece el final, ojala sus protagonistas se vean liberados de tanto dolor, que el final de los dias sea pronto.
    Muy buen relato Charo!
    Beso

    ResponderEliminar
  9. Impresionante como has llevado el juego actual de Pokémos, tan famoso en nuestros días hasta ese lugar, has tejido presente con pasado, me ha encantado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Muy original relato, actual de un juego que hace furor mundialmente. Un placer pasar por aquí y leer tus letras, con tu permiso te sigo poder volver. Gracias por tu paso por mi blog y por tu lectura.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Una historia angustiosa y triste..Las máquinas atrapan y en ocasiones acaban encarcelando..como le pasó a nuestro " amigo"en aquel pueblo raro tomado por la niebla.
    Nauthiz

    ResponderEliminar
  12. ¡Cuanta capacidad inventiva posees Charo!. Articular una historia de misterio con la captura de pokemon como hilo argumental, no tiene precio.
    Magnífica historia de dos almas atrapadas.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar