jueves, 26 de noviembre de 2015

ESTE JUEVES......................"CARTA ABIERTA A..."



  Este jueves, Perla Gris nos invita a participar en su convocatoria escribiendo una carta a alguien, aunque sepamos que ese alguien nunca podrá leerla. Yo le he escrito una carta a una "amiga" indeseada.
   Podrás leer toda la correspondencia pinchando AQUÍ

   Querida compañera de vida:
   Que yo recuerde, nos conocimos en el instituto y desde entonces no hemos dejado de caminar juntas. Puede que en un principio me sintiera un poco fascinada por ti y pensara que ser tu amiga me daba un aire más misterioso y romántico, aquella era una época de hormonas en efervescencia y de vez en cuando me gustaba estar contigo, solas tú y yo, encerradas en mi habitación, escuchando canciones tristes en inglés que no entendíamos pero que nos hacían derramar lágrimas de emoción y de tristeza.
    Nos separamos un poquito cuando yo por fin me fui a trabajar lejos y en apariencia dejé atrás una vida desgraciada, pero tú, tal vez envidiosa de mi felicidad, viniste a buscarme unos años después y fuiste tan acaparadora que no me dejabas ni ir a trabajar. Querías que estuviese siempre a tu lado y lo conseguiste durante unos cuantos años, hasta que de nuevo volví a poner tierra de por medio intentando dejarte atrás. ¡Qué ilusa! Volviste a presentarte en mi vida en el momento más feliz para una mujer y  fuiste tan  rastrera que incluso privaste a mi hijo recién nacido de mi atención exclusiva durante un tiempo. ¿No te das cuenta de que no te quiero en mi vida? He intentado decírtelo de muchas maneras y a veces parece que lo has entendido, incluso de vez en cuando me has dejado respirar un poquito, pero en cuanto bajaba mínimamente la guardia... ¡zas!, ahí estabas de nuevo, haciéndome caer en tus zalamerías.
       Es posible que no me dejes nunca, y que en el momento de mi muerte, tú continúes ahí, a mi lado, esperando para acompañarme al otro mundo, sea el que sea...pero quiero decirte ahora, bien clarito, para que lo entiendas de una puta vez, que aunque creas lo contrario, tú, jamás has sido mi amiga.






Regalo de Perla. ¡Gracias!

19 comentarios:

  1. Una carta hacia algo tan difícil como la depresión... ufff Charo, que diana has dado con esta carta... Me has dejado sin palabras o no, se me vienen muchas a la mente y si las suelto todas esto sería un lío... es tremendo como vas incluyéndola poco a poco, como se va adentrando en el relato, al igual que se adentra en la vida de las personas, que bien has explicado ese momento en el que crees que se aleja, que al fin te deja un poco de cuerda y puedes respirar y empiezas a hacer cosas y pum, ahí está de nuevo, porque que aparezca no es demasiado complicado lo verdaderamente difícil es vencerla... ufff ves? al final me he enrollado...
    Genial aporte para este jueves de cartas, gracias por participar Charo...
    Besines...

    ResponderEliminar
  2. Charo, me has dejado sin palabras, y lo único que me sale es: un fuerte y sincero abrazo. :)

    ResponderEliminar
  3. Esa palabra me da tanto respeto nombrarla...
    Pero me ha gustado la carta que le has escrito, dejando claro que no es tu amiga.

    ResponderEliminar
  4. ¡Menudo vértigo! El relato te silba en los oídos a medida que va aumentando su velocidad e intensidad. Caída libre... ¡Genial!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy buen relato y el video. Está muy bien ese giro que le has dado, hasta caer en el final.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Conforme iba leyendo ya sabía yo que algo bueno no era, pero lo mejor de todo, es que se le puede hacer frente a pesar de que parezca imposible. Mientras ella se acerca, tú le pones freno, la ves venir aunque es demasiado empalagosa, la joia, pero bueno... se puede, se logra, se vence... y algún día, ella acabará... Seguro además.

    Un beso enorme y un trepidante relato que iba subiendo las pulsaciones. Te lo aseguro.

    ResponderEliminar
  7. Y es una insistidora pero no es invencible.
    Y es cierto que en el romanticismo parecía buscarse la depresión.
    Muy bien planteado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Chica me dejas sin palabras. Realmente me pense que hablabas de una amiga, hasta que entendi que no, que es de depresion.

    Muy bello tu relato Charo.
    Un beso
    Isa

    ResponderEliminar
  9. Guau...qué relato tan duro pero que bien escrito...magistral...
    Me hubiera gustado estar pero otra semana más me quedo en puertas y sin tiempo
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  10. La depresión nunca puede ocupar el lugar de una amiga, jamás! como bien dices, es traidora y mezquina y sólo desea alimenatrse de nosotros.
    Muy bien escrita esta carta!
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  11. Una carta cargada de fuerza y sinceridad. La depresión no puede ganar la batalla, con ayuda se puede vencer. No es una aliada, no es una amiga como muy bien has escrito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Una carta a una compañera cruel e indeseada. Creo que todos en alguna ocasión le hemos abierto la puerta y hemos permitido que viva con nosotros durante algún tiempo, durante semanas o meses. La odiamos, la repudiamos, pero por absurdo que parecezca, ál menor descuido volvemos a abrirle la puerta de nuestra vida.
    Me encanta ese final de tu carta como método para espantarla.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Qué decir...que no podemos dejarnos caer..siempre hay algo a qué agarrarse...aunque a veces no lo vemos...
    "arte de escapar de la depresión es un arte en la contención del llanto...arte de vivir y de no pensar..y aprender a resucitar cada día de la vida"
    Nauthiz

    ResponderEliminar
  14. Me recuerdas las canciones "Maldita depresión" de Aute y "Hoy no estoy para nadie" de Bunbury. En un mundo donde parece obligatorio estar de buen humor (sobre todo en Navidad), yo voto por tener un bajón de vez en cuando. Sobre todo si da tan buenos frutos literarios.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Un molesto enemigo, que nubla la mente haciendo que no veas las cosas desde diferentes puntos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. En cierto momento en el que yo tambien caminaba con la amiga indeseada, alguien me dijo que la depresion era una forma dolorosa de crecer. Y aunque en esos momentos no estaba para semejantes filisofias tome nota. Asi he ido comprovando que realmente es asi, o al menos asi lo vivo yo. La depresion nos persigue cual fantasma a muchos de nosotros y esta ahi a veces sin percatarnos. Yo he aprendido a aceptarla como una parte de mi, que va y viene si y que da miedo si, pero he aprendido a valorar los momentos bellos en los que no esta presente. He aprendido a crecer y a superar mis miedos. Es curioso como sin tener ni idea yo he ido copiando muchos de los consejos que hay en el video. Por ejemplo lo de escribir algo magico o bello, eso lo hacia cada dia. Aunque forme parte de nosotras se puede ir diluyendo y hacer que nos visite cada vez menos. Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
  17. En cierto momento en el que yo tambien caminaba con la amiga indeseada, alguien me dijo que la depresion era una forma dolorosa de crecer. Y aunque en esos momentos no estaba para semejantes filisofias tome nota. Asi he ido comprovando que realmente es asi, o al menos asi lo vivo yo. La depresion nos persigue cual fantasma a muchos de nosotros y esta ahi a veces sin percatarnos. Yo he aprendido a aceptarla como una parte de mi, que va y viene si y que da miedo si, pero he aprendido a valorar los momentos bellos en los que no esta presente. He aprendido a crecer y a superar mis miedos. Es curioso como sin tener ni idea yo he ido copiando muchos de los consejos que hay en el video. Por ejemplo lo de escribir algo magico o bello, eso lo hacia cada dia. Aunque forme parte de nosotras se puede ir diluyendo y hacer que nos visite cada vez menos. Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
  18. Impresionante ese final, inesperado, esa es la verdad, el giro que ha dado a la carta, y es que la depresión no es amiga, es totalmente enemiga, y nada buena.

    Me he encantado tu originalidad.

    Mil perdones por llegar tan tarde, pero voy al pasito de la tortuguita.

    Un beso dulce de seda.

    ResponderEliminar