lunes, 6 de abril de 2015

A LEER SE A DICHO...........................EN EL PAÍS DE LA NUBE BLANCA


TÍTULO: EN EL PAÍS DE LA NUBE BLANCA
AUTORA: SARAH LARK
EDITORIAL: EDICIONES B
AÑO DE PUBLICACIÓN: 2011
GÉNERO: LANDSCAPE

SOBRE LA AUTORA:
    Sarah Lark es uno de los seudónimos de la escritora alemana Christiane Gohl, que ha alcanzado el reconocimiento literario y el éxito de ventas gracias a sus dos series ambientadas en Nueva Zelanda. En el País de la Nube Blanca pertenece a la trilogía de Nueva Zelanda. Se le atribuye la creación y auge de la novela de paisajes, también llamado género landscape. Su producción literaria es vastísima. Desde hace algunos años vive en España.


RESUMEN:
   A mediados del S.  XIX dos mujeres de diferentes clases sociales comparten un mismo destino: emigrar desde Inglaterra hasta la colonia de Nueva Zelanda para casarse con un hombre al que no conocen.
       Helen es huérfana, trabaja como institutriz de los hijos de una familia noble, y es responsable de mantener a sus dos hermanos ya mayores. Harta de ver como se hace mayor para la sociedad de la época (20 años) y sin  posibilidades de casarse sin una dote, decide contestar a un anuncio de la parroquia en el que solicitan mujeres dispuestas a casarse y formar una familia con colonos de la ciudad de Chistchurch (Nueva Zelanda). Se enamora de Howard O'Keefe en la primera carta que recibe de él y decide aprovechar la oportunidad de la parroquia que le paga el viaje a cambio de hacerse cargo de unas huérfanas que son enviadas como criadas.
             Gwyneira es hija de lord Silkham, un ganadero galés, pero es todo lo  contrario a lo que se espera de una dama; de carácter rebelde, no sabe hacer arreglos florales, ni trabajos manuales, ni bordar, ni encargarse de organizar una casa; sin embargo es muy hábil en las labores propiamente masculinas como cazar, montar a caballo, encargarse de los animales o el campo. Su temperamento aventurero le hace  aceptar el ofrecimiento, un poco forzado por las circunstancias, de su padre de casarse con el hijo de un barón de la lana y terrateniente en Nueva Zelanda.
             Las dos  mujeres hacen amistad en el largo y penoso viaje hasta llegar a su destino. Una vez allí y por razones bien diferentes, ninguna encuentra lo que había imaginado y descubren además que el marido de Helen y el suegro de Gwyneira están enfrentados entre sí por algo ocurrido en el pasado y que no se descubre hasta el final.  A pesar de todo, aunque a escondidas, las dos mujeres mantienen la amistad a lo largo de toda su vida y a pesar de todas las dificultades que les toca vivir.
             La novela nos cuenta la historia y las vicisitudes  de estas dos mujeres en un mundo de hombres, para adaptarse a una nueva cultura, a un idioma desconocido, a  unas costumbres distintas, en un país apenas poblado, donde las distancias a recorrer entre las poblaciones  son   inmensas, donde el único transporte intercontinental conocido es el barco, y la única manera de recibir noticias a través de cartas que tardan meses en llegar a su destino.  Refleja también la mentalidad de la sociedad de la época en la que la única salida para las mujeres era la de hacer una buena boda.

OPINIÓN PERSONAL:
    Tenía muchas ganas de leer esta novela que tanto éxito ha tenido pero la verdad es que me ha decepcionado un poco, tanto,  que si no hubiese sido porque está dentro del reto A leer se ha dicho, seguramente no la hubiera acabado. El caso es que la historia es buena, sin embargo se hace aburrida en muchos momentos. Al principio consigue interesarte bastante, pero una vez que las protagonistas llegan a su destino la historia decae más o menos hasta la mitad, dónde parece que vuelve a engancharte un poquito, pero nunca consigue hacerlo del todo, al menos en mi caso. El ritmo es lento y sin acontecimientos importantes que consigan atrapar al lector. Las descripciones de los paisajes de la isla, la vegetación o las costumbres de los nativos sí
están bien hechas y consiguen hacerte imaginar los lugares. También están muy conseguidas las descripciones de las labores propias de la cría de ganado, especialmente caballos, perros pastores y ovejas aunque en ocasiones, en mi opinión hay demasiados datos que enlentecen la narración. Sí consigue impresionarme, en cambio, con la descripción del ambiente y condiciones del trabajo de la pesca de la ballena y la caza de focas. 
     Los dos personajes principales femeninos consiguen reflejar muy bien la mentalidad decimonónica de la sociedad inglesa, en la que la mujer es vista como mero objeto cuya única finalidad en  la vida es la de conseguir un buen esposo al que servir y dar hijos. Son mujeres con una moral muy rígida y una ignorancia total en lo que a sexualidad se refiere, tanto, que hay situaciones que resultan realmente difíciles de creer. A pesar de que Helen y Gwyneira intentan romper con ésta mentalidad, lo consiguen solo en parte y no transmiten sus pensamientos o sensaciones con la intensidad suficiente para emocionar (al menos a mí)  llegando a resultar en ocasiones mojigatas o ñoñas.
   Los personajes masculinos son  lo que se espera de ellos: machistas, rudos, bebedores, maltratadores, sucios...con varias excepciones como Lucas, el marido de Gwyneira, un hombre sensible y vulnerable,  nacido en un tiempo y un lugar equivocados; James Mckenzie, el galán de la novela, el “Robin Hood” neozelandés con el que empatizamos desde el principio y George Greenwood, el alumno de Helen en Inglaterra, enamorado de ella a pesar de ser mucho menor, con el que volverá a encontrarse años más tarde y al que (en mi opinión) se le podría haber sacado mucho más partido.
    La novela es bastante previsible en general, con pocas situaciones que realmente te sorprendan. Las reacciones de algunos personajes ante determinadas situaciones son demasiado cándidas e ingenuas, rayando en la imbecilidad y con muy poca credibilidad o verosimilitud. La autora no ahonda realmente en los sentimientos de los personajes por lo que no consigue transmitir toda la emoción.
     No tengo nada en contra de la novela rosa (he leído muchas) pero ya no es el tipo de novela que me gusta leer y creo que ésta la catalogaría dentro de ese género por lo que sí que la recomiendo para sus amantes.

     He disfrutado mucho con su lectura en algunos momentos, sin embargo creo que es demasiado larga y tiene muchos altibajos en el interés de la trama.

   Esta es la sexta reseña incluída en el reto A LEER SE HA DICHO, Pinchando en el enlace podrás leer las demás. 

  Esta reseña participa también en el mes de la novela landscape y exótica organizado por el blog LIBROS QUE HAY QUE LEER




3 comentarios:

  1. Linda reseña, Charo. Coincido contigo, no es una novela que se destaque por su calidad pero es una lectura entretenida, aunque la historia vaya perdiendo fuerza segun avanza. Me parece que la ambientación y los personajes no estan tan mal.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Ayss que pena que sea aburrida a veces porque la tengo pendiente!!y mi madre que se ha leído la trilogía entera, me dice que van decayendo...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Creo que será el próximo que compre, es un libro que sé que me gustará .

    Muchas gracias :)

    Montón de besos

    ResponderEliminar