miércoles, 4 de febrero de 2015

ESTE JUEVES...COMPARTIENDO EL FINAL

   Esta semana Lucía nos propone que todos nuestro relatos tengan el mismo final que ella ha escogido (en el texto en rojo). Puedes ver todos los relatos participantes en su blog SINTIENDO EN LA PIEL






      La conoció en la galería donde exponía sus fotografías. Fue ella la que se dirigió a él para felicitarle por la exposición. Comenzaron a hablar. Ella había empezado con la fotografía por puro entretenimiento, le dijo, pero cada vez le gustaba más. Era muy guapa, aunque tenía la mirada triste. Cuando todo el mundo se fue, ella todavía estaba allí. La invitó a tomar una copa. Hablaron durante  toda la noche. Eran dos almas solitarias que se consolaban mutuamente. Él nunca le mintió. Su mujer lo había dejado  pero  no había perdido la esperanza de recuperarla porque aún la amaba. Ella se confesó un alma libre, sin ataduras, que había dejado de buscar al hombre de su vida. Solo quería sexo le dijo, había sufrido demasiado por amor pero por fin había aprendido a quererse a sí misma sin necesitar a nadie para ser feliz. Y él la creyó. Fueron a su apartamento e hicieron el amor. Era agradable tener un cuerpo femenino entre sus brazos de nuevo, pero mientras la besaba la imagen de su mujer era la que ocupaba su mente. Durante unos meses, ella lo llamaba casi a diario y él le contaba sus penas, y se dejaba llevar. Salían, hacían el amor, iban al cine, a exposiciones, hablaban de fotografía. Necesitaba a alguien con quien desahogarse. No te exigiré nunca nada, le decía ella, solo quiero pasar buenos ratos y divertirme. Y él la creyó. Debería haberse dado cuenta de que ella se estaba enamorando de él, pero estaba tan sumido en su propio sufrimiento que no supo verlo. Acababan de hacer el amor cuando él le dijo que volvía con su mujer.  Ella lo aceptó sin ningún reproche. Era consciente de que podía ocurrir, le dijo, todo tiene un principio y un fin. Y él la creyó.

   Por más que intentaba recordar algún indicio, nada le hizo suponer lo que pasaría. Tanta  sangre en la bañera, la ambulancia, el hospital, su tristeza infinita.

   Siete meses después de aquel día imborrable le envió un telegrama. “Alejandro, vivo en Holanda, trabajo en un local donde exponen todo tipo de artistas noveles. Estoy aprendiendo mucho y soy feliz”




17 comentarios:

  1. Qué pena que acabara en tragedia, ningún amor debe acabar de ese modo.

    ResponderEliminar
  2. Al final tuvo que creerle....En amores nunca se puede prometer nada....;)

    Siempre diestra en escribir relatos..... besos

    ResponderEliminar
  3. Que rara es el amor Charo ! Ella que no buscaba nada se enamoró, y el se dejaba querer sin pensar el daño que a ella le estaba causando.
    Enhorabuena ! Me ha encantado tu relato.
    Gracias por tu participación, y no olvides pasar a recojer el pequeño regalito de recuerdo por mi blog.
    Besos amiga.

    ResponderEliminar
  4. Lia culpabilidad hace estragos. No supo ver lo que tenía a su alrededor.
    Me gustó
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Casi he visto el famoso cuento corto de Monterroso por ahí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja....es verdad Fabián! después de haberlo escrito yo también lo vi pero decidí dejarlo...

      Eliminar
  6. Aquí casi se agradece el final forzado que nos propone Lucía... En el amor no puede afirmarse nada, ya lo dejas patente, Muy buena resolviendo Charo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. El final tiene el tono exacto en que imagino que ella se dirigiría a él, lo has adaptado de modo genial.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Una historia de lo más intensa que has conseguido comprimir en unas pocas líneas. Por lo que veo, ella se quita la vida, ¿no es así? En fin, parece que ambos daban señales de lo que sus corazones sentían. A veces sorprende lo que somos capaces de hacer durante un simple arrebato de desamor, que dura sólo un rato. Como una de esas tormentas pasajeras que, al poco, dejan ver un arco iris y se nos ilumina la cara con los primeros rayos de sol que se cuelan entre las últimas nubes ;-)

    Un abrazo Charo!
    P.D.: Tras un duro invierno, siempre viene una primavera. Siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alberto, ella no se quita la vida, sólo lo intenta....tal vez no ha quedado claro, pero ella después es la que se va a Holanda y le manda el telegrama.

      Eliminar
  9. Me ha encantado la cadencia del relato, ese tono melancólico y de soledad que rebosa incluso en los momentos en que ambos estaban juntos...
    Muy bueno y lo haces parecer fácil...deja poso sin duda
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hola Charo: tu relato tiene mucha fuerza y está muy bien redactado. Cuando hay sangre de por medio siempre te llenna de repeto pero supiste ressolver estupendamente. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Prometer no enamorarse... jmmmm, no siempre es algo que se pueda cumplir!
    Un gran relato Charo, tiene la esencia de dos almas solitarias que se sustentan una a la otra, al menos hasta donde es posible. Muy buen trayecto hacia el final pactado.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  12. Apasionante historia. Los acuerdos se descontrolan y el final se hace imprevisible.
    Interesante final, que evidencia que el amor no es un contrato con interés fijo..
    Besos

    ResponderEliminar
  13. El amor tiene razones que la razón no entiende. Sólo buscaba sexo, pero se vió sorprendida por un sentimiento superior que se apoderó de ella. Asi suele suceder con el amor, se presenta a veces a pesar de nosotros mismos. Afortunadamente pudo rehacer su vida. No siempre sucede así.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Un drama bien resuelto.Me alegro infinito de que ella no muriera.La vida le dio otra oportunidad.
    Nauthiz

    ResponderEliminar
  15. Otra "ella" también me dijo "soy muy feliz, Luis" Ese Luis significaba que no fue ella quién contactó, sino yo y que no quería que fuera. También supe que ella no sabía que se estaba engañando, quería serlo pero no lo era, porque como tantas veces, las personas llevan la tristeza en el alma y creen que son los demás quienes las hacen infeliz.
    ¿Pero os he dicho que se movía como las olas del mar?

    ResponderEliminar