miércoles, 26 de marzo de 2014

ESTE JUEVES....!A VOLAR!


   Este jueves Alberto nos invita a volar en su blog Letra a letra, paso a paso...He dejado volar mi imaginación y me ha llevado a esto:


     Para él era muy sencillo. Sin moverse de la silla en la que estaba sentado, cerraba los ojos, tomaba un pequeño impulso hacia arriba y después se lanzaba hacia adelante, se elevaba y salía por la ventana de la buhardilla. Apenas le costaba  esfuerzo, eso sí, las piernas no podía estirarlas pero en cambio estiraba los brazos en cruz para planear y dejarse llevar por las corrientes cuando quería descansar y los juntaba sobre su cabeza cuando quería lanzarse en picado a toda velocidad para sentir el vértigo en su cara y en sus entrañas. Cuando simplemente quería pasear y ver los tejados de las casas, las cabezas de la gente, los parques, los ríos, los monumentos…dejaba caer los brazos laxos al lado de sus piernas sin vida. No entendía por qué  la gente ansiaba tanto poder volar, él lo que deseaba de verdad era poder sentir el peso de su cuerpo sobre sus piernas al avanzar una después de la otra y el contacto de la  tierra bajo sus pies.



                                       QUÉ PRECIOSO REGALO ALBERTO!!!!

20 comentarios:

  1. Es triste que cada uno desea lo que no puede tener.

    ResponderEliminar
  2. Todos soñamos con lo que nos falta, seria bueno hacerlo que realmente es necesario, como el. La realidad golpea mas fuerte.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. Es propio del humano a veces desear lo inalcanzable, muchas veces nos podemos equivocar por eso mismo. ¡Interesante relato Charo!

    ResponderEliminar
  4. Cada quien sueña con hacer realidad su imposible!
    =)

    ResponderEliminar
  5. Hay mucha tristeza en el relato, pero también la enseñanza de que con los sueños se pueden lograr metas imposibles.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Esos que quieren lo que no pueden, como volar, deberían pensar en que tienen más de lo que merecen. Hay personas que sueñan en poder tener algo tan simple como es caminar y no podrán hacerlo nunca; eso sí que duele. Hubo un jueves en el que hablábamos de ponernos en los zapatos del otro, pues antes de querer volar, mejor ayudar a quienes no pueden ni obtener las cosas más básicas... Bueno, quería solamente decir que deberíamos todos poner los pies sobre la tierra y observar lo que sucede a nuestro lado, sería un vuelo por el mundo de la realidad...

    Muy triste entrada y muy real también. Bravo.

    Un abrazo y tu cafelito, compi.

    ResponderEliminar
  7. Me ha parecido una excelente metáfora. Y pienso que así es, hay una especie de denominador común en aquellos que pronuncian o escriben la palabra "libertad" más de la cuenta: parece que estén encerrados en una celda construida por sus propios vacíos; que el suelo se les haya volatilizado bajo sus pies y anden justificando, ante sí mismos, la pesada gravedad de ese suelo cuando, en realidad, lo necesitan como el aire que respiran. Yo pienso que sólo vuela muy alto el que tiene las raíces muy sólidas y las cosas del corazón muy claras.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. Menos mal de nuestra mente y de nuestra imaginación, lo que no tenemos lo suplimos con ella.
    Me ha gustado amiga
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Parece que siempre deseamos lo que no tenemos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Mientras la capacidad de soñar nos lo permita, podremos volar. El día en que no tengamos ilusiones ni sueños, ese día nuestras alas estarán irremediablemente lastradas para siempre. Prefiero ser un simple gorrión a un pingüino.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Mientras otros quieren volar, él se conforma con poder andar, no pide más. Volar ya sabe, a su manera, pero sabe. Muy bonito. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. La visón de todos no es la misma, tampoco las ansias, y es cierto, que solemos anhelar lo que la vida no nos ha dado o de lo que nos ha privado. Ese sentimiento, tal vez encierra más curiosidad que ambición, pero ante todo, guarda mucho de ensueño. Soñar es algo que alimenta la esperanza y muchas veces empuja a buscar nuevas realidades. Su deseo es entendible.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  13. Todos deseamos cosas diferentes, lo que nos falta, o poder salir de lo que nos ata.
    En este caso es un deseo conmovedor, y que para tantos es algo tan simple, y para otros solamente un sueño.
    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  14. Sólo te digo, que me pareció hermoso,felicitaciones por tan lindas metáforas.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Un relato muy bonito Charo, la verdad que no me ha parecido triste. Sin duda se trataba de una persona muy optimista y con una capacidad para fantasear fuera de lo normal.

    Gracias por participar guapetona!

    ResponderEliminar
  16. Precioso relato Charo, esta claro que lo que a unos les sobra a otros les falta, nunca estamos contentos. El se adapto a la situación y disfruto de lo que tenia. Muy sabía decisión la que tomo.
    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  17. Una triste resignación en el relato,con una hermosa metáfora para reflexionar.
    Me encanto la lectura y visitar tu casita.
    Recién acabo de hacer un nuevo blog, porque con el tenia 4 años lo perdí sin saber aun como recuperar mis trabajos.
    Saludos y mi abrazo

    ResponderEliminar
  18. Wow! Charo! Cómo has plasmado ese afán de desear lo que no se puede tener y ese tic de obviar lo que damos por seguro!

    ResponderEliminar
  19. Me has recordado una conversación, me decía que atado a su silla como estaba, su imaginación le hacía volar hacia los lugares por donde antes había paseado. Intenso Charo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Tremendo. Ahí, condenado a la imaginación y añorando la vida común. Me ha impresionado.
    Besos.

    ResponderEliminar