miércoles, 20 de noviembre de 2013

ESTE JUEVES......MI ÍDOLO



   
Ese día todos los del grupo se quedaron a dormir en  casa de Ángel para ir al día siguiente de acampada. Dormían tirados en el suelo del salón en los sacos de dormir. El dormiría  con su mujer en su cama, al lado de la habitación de sus dos hijos. Cuando se apagaron las luces, María, que dormía al lado del pasillo, sintió que algo se echaba encima de ella, unos labios se acercaban a los suyos y una lengua se introducía  en su boca, mientras una mano le acariciaba uno de sus pequeños pechos. Supo que era Ángel porque notó su barba. No pudo reaccionar, no se atrevió a moverse temiendo que los compañeros que dormían a su lado se enteraran, mientras él le susurraba que no pasaba nada. Durante los días que duró la acampada, María evitaba quedarse a solas con él, pero él la buscaba,  aprovechaba cualquier momento en que los demás no miraban para intentar besarla y tocarla. María nunca lo había pasado peor en su vida pero no podía contárselo a nadie, ¿quién la iba a creer? Ángel era el catequista de su grupo de confirmación, pero para ella era algo más. Era el hombre que reunía todos los valores que predicaba su religión. Era una persona  a la que admiraba por su grado de implicación y dedicación con su parroquia, con su barrio y con el mundo en general. Era su modelo a seguir y se convirtió en su ídolo con  pies de barro.


MÁS RELATOS SOBRE ÍDOLOS EN EL BLOG DE JUDITH

24 comentarios:

  1. Charo, con qué realismo y maestría narras una situación que no debería suceder nunca, pero que, a veces, desgraciadamente, sí ocurre. Me gusta como planteas la historia desde el comienzo en la que relatas un texto que sorprende por su inesperado final.

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Vaya ídolo, no se si tenerlo cerca o bien lejos, me da que pensar el señor catequista, mejor no lo averiguo jaja!!
    Muy bueno, gracias por participar!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Así caen los ídolos, por su propio peso. Es un relato muy real que habrá ocurrido montones de veces, ya sea con el catequista, el amigo de la familia, el primo mayor, etc...

    Buen relato Charo.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Cuantas historias tan duras como esta se han quedado calladas por ese motivo ¿a quien se lo voy a contar que me crea?
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. En eso se apoyan esos falsos ídolos para conseguir las burdas asquerosidades que hacen. Esto es un relato pero no creas que va muy descaminado de la realidad, ¡qué pena!

    ResponderEliminar
  6. Lamentablemente existen ídolos como los de tu relato. Destruyen la vida de personitas en formación. ....Bien por vos Charo....

    ResponderEliminar
  7. Wooommm!!!
    que impresionante historia lo más increible e imperdonable que muchas veces resulta ser demasiado real

    ResponderEliminar
  8. Lamentablemente, existen esos ídolos con los pies de barro. Menuda decepción para la chica. Muy bien busdado tu post
    Saludos muy cordialesl.

    ResponderEliminar
  9. Esto si que es la caida de un ídolo. Por desgracia pasa más de lo que desariamos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola Charo, qué buena historia has construido con pocas palabras. Y cómo dominas el erotismo para enriquecer tus relatos. Me temo que María acabará teniendo un serio trauma con su catequista. La deseo lo mejor.

    Y para ti un beso grande.

    ResponderEliminar
  11. Los que pican más alto suelen darse una "chufa" mayor. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Y yo, que soy muy de refranes, añadiría ese de "No es oro todo lo que reluce". Así pasa lo que pasa, que luego vienen los chascos. Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Has reflejado una situación que, lamentablemente, a diario vemos que es más frecuente de lo que parece. Uno de los crímemes más repugnantes que puedan existir, aprovecharse de la posición dominante que se tiene, de la admiración que su figura despierta, para violentar física o psicológicamente, a menores a los que deberían formar y educar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Tu relato pone de manifiesto esa dualidad, que va entre la admiración y el desencanto, Se puede llegar a un grado de confusión, en el que apenas se logra discernir lo bueno de lo malo. Y es que cuando uno tiene idealizado el rol del otro, su misión y compromiso en la vida, el ejemplo se torna confuso y el mensaje también. Una realidad hecha cuento, Me ha encantado como llevaste adelante el tema y el modo de narrarlo.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  15. Cruenta historia llena de crudeza, de confrontaciones interiores.

    ResponderEliminar
  16. ¿No sería ese ángel un demonio? Malos recuerdos de iniciación con regusto muy amargo, viniendo de aquel que era ídolo ejemplar y resultó asqueroso, oculto detrás de la máscara, tampoco es una novedad.Charo, has resuelto el tema con mucha intensidad, duro relato sobre la imposibilidad de los ídolos y el riesgo de creer en ellos. Besitos.

    ResponderEliminar
  17. Idolo con pies de barro, todo cae, como dice Leonor, por su propio peso, pero deja heridas dificiles de cerrar. De tan real, duele leerlo.
    Me gustó la forma en que lo has contado.
    Un abrazo Charo.

    ResponderEliminar
  18. A veces me cuesta comprender cómo se lleva a admirar y tener como ejemplo a seguir a alguien cuyo comportamiento se sabe no es el correcto. ¿Cómo escucharlo y mirarlo a los ojos teniendo que ocultar semejante secreto? ¡Qué difícil y fea situación! Aunque duro de asimilar, muy bien lo contaste.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  19. No por ser demasiado frecuente esa situación, deja de resultarme repulsiva y me hace sentir un tremendo enfado.
    Tu jueves es el de un Ídolo caído, y es que hay peanas que soportan demasiada ruina.
    Besos amiga.

    ResponderEliminar
  20. Hay mucho en tus letras pero pasan los siglos y seguimos con esta lacra a cuestas. Siempre hay quien se aprovecha de su atracción mediática para ello. Un ídolo menos y alguien que sufrirá siempre ese suceso en su interior...
    Besos!!

    ResponderEliminar
  21. ¿Ídolo? que pena de admiración echada a perder. Lo doloroso es que normalmente los ídolos no dejan lesiones emocionales y físicas tan directas.... ¡Todo sea por la Catequesis!
    Besos

    ResponderEliminar
  22. La historia es conocida, pero suele contarse como noticia. Por eso me ha gustado leerla en tu relato desde la óptica de la víctima.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Seguro que hoy en día, cambiando los nombres y las profesiones, todo se repite.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Una historia (basada en hechos reales, lamentablemente) tan bien contada, que llena de rabia, de impotencia y de bronca, y lo mejor:nos hace pensar en qué se puede hacer.

    un fuerte abrazo, Charo

    ResponderEliminar