martes, 23 de abril de 2013

       Un pequeño homenaje a Julio Cortázar, mi escritor favorito, con un relato inspirado en uno de mis preferidos y que recomiendo a todos que lean si no lo han hecho ya."Axolotl"



                                  LA TESIS
                                                                                            Lo fantástico sucede en condiciones muy comunes y normales”
                                                                                                                                                                Julio Cortázar

   La miraba. De vez en cuando alzaba la mirada del libro que leía y la miraba. Ella bajaba entonces sus ojos para volver a subirlos otra vez tímidamente. Todos los lunes y jueves desde hacía un par de meses este juego se repetía una y otra vez.
   Sophie cogía el mismo tren todos los días laborables y siempre se sentaba en el último vagón, él subía en la siguiente estación y permanecía de pie frente a ella con el libro abierto. Mientras ella seguía hasta  Gare de Lyon, él se bajaba en la estación  Aubert.
     El próximo día le mantendré la mirada, pensó Sophie. A los dos meses él se trasladó a vivir con ella a su apartamento.
   Olivier estaba realizando su tesis doctoral sobre los cuentos de doble trama tomando como referente a Julio Cortázar. A Sophie le gustaba leer, pero el tipo de literatura superficial que no le hacía pensar demasiado, sin embargo, se quedaba embobada escuchando a Olivier disertar sobre” las distintas modulaciones existentes en la producción cuentística de Julio Cortázar, en contraposición al concepto unívoco de un fantástico único”.
    Sophie adoraba a Olivier, y a menudo se preguntaba cómo había podido enamorarse de ella una persona tan inteligente como él. Si se lo hubiera preguntado a los amigos de Olivier, le hubieran dicho que en realidad no estaba enamorado de ella sino de su cuerpo, de su apartamento y de su dinero, ya que la única persona de la que él podría enamorarse sería  de sí mismo. Pero esa es otra historia.
   El primer año de convivencia todo fue bien. Sophie era la que llevaba el dinero a casa ya que Olivier dedicaba todo su tiempo y esfuerzo a preparar su tesis. Su relación empezó a cambiar a raíz de una visita al Jardín Botánico de París para ver el acuario de los axolotl.
   -¿Sabías que Cortázar tenía un miedo cerval a estos animalitos y que escribió “Axolotl” como forma de exorcismo?, le dijo Olivier
   -¿Qué es un exorcismo?, preguntó ella.
   Esa noche, antes de acostarse, Olivier le leyó el Axolotl explicándole punto por punto lo que ella no entendía. Sophie se quedó muy impresionada  por lo ocurrido al protagonista y, cosa extraña en ella, continuó pensando en el cuento durante varios días.
   El día en que Olivier dio por terminada su tesis, salió a celebrarlo con sus amigos. Al volver a casa muy de madrugada le apetecía culminar la noche haciendo el amor con Sophie que aunque al principio se mostró algo reacia, al final acabó sucumbiendo a sus deseos.
   Cuando Olivier se quitó la ropa y se le puso encima  notó que su cuerpo estaba húmedo  y viscoso frente a la tibieza y suavidad del de ella. Algo muy frío y resbaladizo se introdujo dentro de su cuerpo a  la vez que unas uñas finísimas le arañaban la espalda formando líneas rojas salpicadas con gotitas de sangre. Sophie, muerta de repulsión, intentó gritar pero una boca llena de numerosos dientecillos se lo impidió. Su horror llegó al paroxismo cuando lo que tenía encima  abrió los ojos y se encontraron con los de ella. Ya no eran los ojos de Olivier, se habían transformado en ojos de oro, como los de los axolotl. Entonces sí gritó  hasta desvanecerse en ese profundo grito.
   No volvió a ver a Olivier nunca más,  se había llevado todas sus cosas mientras ella dormía. Sophie no encontraba explicación para este abandono, pero si algo había aprendido de su breve convivencia con Olivier era que según Cortázar “lo fantástico sucede  en condiciones muy comunes y normales”, por eso durante un tiempo visitó a menudo el acuario de los axolotl, por si acaso reconociera en ellos algún rasgo de su adorado Olivier.

    

5 comentarios:

  1. Charo tu cuento es muy bueno, un digno homenaje a Cortázar a quien admiro con pasión. Este cuento "Axolotl" lo leí en la adolescencia y me marcó. Cuando fui más grande me dediqué a buscar a esos peces exóticos por todos lados, me compré varios y los crié por muchos años. Son algo maravilloso, Tiene la capacidad de atraer tu mirada por ratos largos. Los alimentaba con la mano, y puedo decir (pecando de loca) que ellos me conocían. Si yo no estaba no comían.
    Así que espero que te sientas acompañada en esta atracción hacia ese cuento.
    Un beso enorme y feliz día del libro.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Sindel, estos peces los fotofrafié yo en el museo la ciencia de Cosmocaixa de Madrid(que por cierto van a cerrar el próximo año por la crisis) y me encantaron. Qué curioso que los criaras, me creo todo lo que me cuentas, y el cuento de Cortázar es maravilloso como la mayoría de los suyos.Me alegro mucho de que seas "Cortazariana" tambien.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo admiro mucho, es uno de mis escritores predilectos, si encuentro las fotos de mis axolots te las envió. Un besote.

      Eliminar
  3. Cortázar, un escritor de cabecera.
    Coincidentemente estoy escuchando Cadena Ser desde el Museo que comentas.
    Me alegra haberte encontrado.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Catalina y bienvenida al club de "Cortazarianas"
      Besitos

      Eliminar