miércoles, 17 de abril de 2013

RENUNCIA EN 20

      Le dijo adiós a su enésimo príncipeazul también transformado en sapo. Sintió alivio y decidió dejar de buscar para encontranse.

24 comentarios:

  1. Y al reencontrarse fue cuando sentó las bases para encontrar al príncipe de verdad, el suyo.

    Profundidad condensada, sí señora.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, de eso se trata, y si no encuentra a su príncipe (sea o no azul) pues tampoco pasa nada que ella es "muy princesa".
      Gracias.
      Besitos

      Eliminar
  2. digamos mi niña que estamos en las mismas ja... yo también renuncia a los príncipes azules que mucho ya se han convertido en sapos y es que para mi ya no existe ningún tipo de príncipe ni nada de eso o algo parecido

    ResponderEliminar
  3. Alguien nos ha estado engañando con eso de los príncipes azules. Yo prefiero los sapos porque sé lo que son realmente.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja pues fíjate que yo me lo he creído durante mucho tiempo.Qué ingenua!!!!
      Bs.

      Eliminar
  4. Me ha gustado el final de este cuento, porque es le principio de otro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Ahora si llegara un Príncipe y no tendrá nada se sapo.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  6. Una renuncia que es un inicio.
    Suerte a la princesa, que se ha plantado muy bien.

    Un beso (TE SIGO!!) :)

    ResponderEliminar
  7. Quizá debería haberlo besado y más y no dejarlo que fuese sapo... hummm, pobrecito!

    Bss.

    ResponderEliminar
  8. Nunca se sabe que nos deparará el próximo sapo, no se olvide de besarlo dulce princesita. Besito irrenunciable.

    ResponderEliminar
  9. A veces, cuando menos se busca, es cuando realmente se encuentra. Como dice la canción: "la vida te da sorpresas, sorpresas te la vida".
    Muy bueno Charo!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  10. encontrarse mejora la intuiciòn y fortalece el corazòn.
    pertenezco a ese club!

    abrazo, charo. excelente!

    ResponderEliminar
  11. Pues me parece una renuncia muy acertada: primero TÚ.

    ResponderEliminar
  12. Muy buena esta renuncia Charo, contundente. Siempre mejor quererse uno, luego ya se verá.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Que no siga buscando, que los príncipes azules destiñen jejeje

    ResponderEliminar
  14. Buena renuncia para encontrarse.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Ya no quedan príncipes azules, ha llegado el descanso del sapo y la condena para la Cenicienta.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Tal vez el sapo la haga más feliz que el esperado príncipe, yo dejé de creer en ellos hace muchos años!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Primer paso para encaminarse hacia una relación verdadera!
    Saludos jueveros!

    ResponderEliminar
  18. Quién no besó un sapo!! jeje ok, yo solo? Charo, un gusto leer tu renuncia y obviamente, te sigo y te agrego a mi lista de blog (muy amable de tu parte en incluirme).

    ResponderEliminar
  19. Seguro que cuando deje de buscar lo encuentra, si es que existe, claro. Me ha gustado leerte. Un beso.

    ResponderEliminar
  20. me vuelve a sorprender un compañero-a.
    y lo vuelve a hacer por que en 20 palabras, hay una historia. en serio, creía que era imposible hacer una historia en 20..mi enhorabuena.
    medio beso.

    ResponderEliminar
  21. Es lo malo de idealizar personas, que pueden acabar convertidos a nuestros ojos en sapos. No hay príncipes azules como tampoco hay princesitas de cuento. Pero a veces alguien se atraviesa en el camino con el compendio de virtudes y defectos adecuados y el mundo se ilumina para nosotros y termina la búsqueda. No será azul, que ya dijimos que no hay principes azules, pero será auténtico y duradero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Ni principes azules, ni princesas bobaliconas....Ya se sabe que lo mejor es ser realista..y guardarse en un bolsillo del alma la ilusión de vivir un amor verdadero, qué seguro los hay.
    Besos amiga, te sigo par tenerte cerca.

    ResponderEliminar