jueves, 12 de septiembre de 2019

ESTE JUEVES......................AMAZONAS




   

    Este jueves nos dirige Ceci desde su blog Notas desde el fondo de mi placard y nos pide que escribamos sobre el Amazonas. Para leer todos los relatos participantes pinchad en el enlace. 


   Anoche soñé que iba al Amazonas. Parece que se me ocurrió de repente y sin venir a cuento, como suelen ocurrir las cosas en los sueños. El caso es que estaba aburrida en casa, tumbada en el sofá viendo pasar unos nubarrones oscuros por la ventana, impulsados por un fuerte y ruidoso viento, y la idea se metió en mi cabeza. Sin más, cogí una botellita de agua de la nevera, me puse en el alféizar de la ventana y desde allí alcé el vuelo estirando mis piernas, como si fuera una grulla que decide emigrar a un sitio más cálido. No tardé mucho, o al menos en el sueño tardé lo que dura un suspiro profundo. Cuando me quise dar cuenta estaba en el Amazonas, pero no en el río sino en lo que se supone que era la selva tropical más grande del planeta, solo que no era una selva. Era un desierto de arena negra, muy negra, como si estuviera quemada,  y el sol no se veía porque estaba cubierto por una nube espesa y también muy negra.
    Esta mañana me desperté con la botella de agua apretada muy fuerte entre mis brazos y con un nudo de angustia en el estómago. Le he contado el sueño a mamá y me ha dicho que esté tranquila, que solo ha sido un sueño y que eso nunca pasará porque para eso están las personas mayores que dirigen el mundo y que no permitirán que ocurra.
   No sé por qué, pero esa sensación tan mala del estómago se resiste a abandonarme.





8 comentarios:

  1. Ay! Charo!, oscuros presagios invaden tus sueños, negros como las nubes que surcan los cielos, malos para el estomago y peores para el futuro de la humanidad
    El miedo no es tonto dicen, no? por algo se resiste a abandonarte...
    Una reflexión acertada entretejida en tus letras que golpean sin metáforas. Ojala se este a tiempo, lo deseo de todo corazón!
    Gracias Charo por tu participación, se extraña tu estilo tan particular en este espacio, bienvenida diversidad
    Beso grande y buen finde

    ResponderEliminar
  2. Un sueño premonitorio ante un futuro, desgraciadamente, casi inevitable.

    Intenso y real, a la vez que tierno e inocente.

    Un placer leerte, Charo.

    Abrazos, y feliz finde 💙

    ResponderEliminar
  3. Ojalá que ese sueño no haya sido premonitorio y sólo sirva de voz de alerta para esas personas que descartan, sin pensar mucho, que cosas así no han de pasar. Un placer leerte Charo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Un sueño muy bien contado y presagiando un futuro incierto ..los sueños a veces son el futuro de algo por determinar , esperemos que el sueño no se haga realidad.
    Un abrazo Charo .

    ResponderEliminar
  5. Impecable relato Charo, con unas poquitas líneas has conseguido que ese nudo en el estómago se forme en quién lo lee, felicitaciones.
    Ojalá tantas atrocidades solo fueran malos sueños.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  6. A mí esa sensación en el estómago también se resiste a abandonarme. Será que he perdido esa confianza ciega que tienen los niños. Delicioso relato con denuncia incluida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Una forma exquisita (no me sorprende) de advertir la pesadilla -que se avecina? Dejaremos que sea así? Podremos hacer algo? Oiré a la mamá del relato, y pensaré que es solo un sueño. Vivir es muy difícil con realidades tan implacables.... besotes jueveros, con la alegría enorme de volver a leerte.

    ResponderEliminar
  8. Ay, esa gente mayor debería hacer algo para evitar desastres, pero no. Hace poco, hablando con mi hija sobre padres de personas de su edad llegué a pensar que, ahora que somos mayores, somos o hemos sido una generación lamentable.
    Bueno, dejemos un hilo a la esperanza y pensemos que tal vez evitamos que la selva lo sea de cenizas.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar