miércoles, 21 de junio de 2017

ESTE JUEVES.....................CAER EN LA TENTACIÓN



   Este jueves, Leonor, en su blog Playa del Castillo nos propones dejarnos llevar por nuestros impulsos y caer en la tentación. Para ver todos los relatos pinchar en el enlace.


        Al borde de la extenuación, el muchacho se encoge para no perder el escaso calor que su cuerpo genera bajo la gruesa capa que cubre su cuerpo y parte de su montura, una vieja yegua que le han facilitado los hermanos del último monasterio en el que ha pernoctado. Tiene una misión y nada ni nadie debe apartarlo de ella. Esta idea, que no abandona su mente en ningún momento,  es lo único que le da fuerzas para continuar. Debe proteger la  sagrada reliquia incluso con su vida si fuera necesario. Muchos hombres antes que él lo han hecho y él no va a ser menos, para eso ha hecho su juramente delante del Altísimo.
   La nieve, que cae suave, pero sin parar en ningún  momento, le impide ver con claridad el camino que conduce a su destino. Apenas siente los dedos de los pies y es posible que al final del viaje pierda alguno. Hace dos días que las provisiones de pan duro y carne seca se le han terminado, aunque, gracias a Dios, con la nieve tiene cubiertas sus necesidades de líquido. Su boca se hace agua al pensar en una sopa caliente y un camastro al lado del fuego en el que descansar sus huesos.
   Una casa aislada aparece de pronto en su camino como surgida de la nada. Por la chimenea sale una pequeña columna de humo que zigzaguea por el viento, sugiriendo al muchacho la confortabilidad de su interior,  y un olor a carne asada llega hasta su nariz haciendo que su estómago se contraiga. La tentación de parar a descansar es muy fuerte, pero sus órdenes de no hacerlo bajo ningún concepto hasta llegar a su destino fueron muy claras. Si lo han escogido a él para la misión ha sido por su probada fuerza física y mental para soportar el ayuno y las penalidades a pesar de su juventud. Sin embargo, nadie lo ha preparado para resistirse a los diabólicos y perturbadores ojos verdes y la seductora sonrisa de la muchacha pelirroja que, vestida con un corpiño ajustado por el que asoman sus grandes y turgentes pechos, lo invita a pasar al interior de su morada.

    Esa fue la primera y la última vez que Andrés sucumbió a la tentación de la carne. En primavera, cuando la nieve se deshizo, un peregrino encontró su cuerpo congelado. La reliquia que custodiaba jamás llegó a su destino. 


¡Gracias Leonor!

18 comentarios:

  1. Sí, quiero que me cuentes.

    Lástima que la tentación de la carne le haya costado tanto.
    Tal vez el ascetismo lo hizo más vulnerable a ese deseo.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Muy bien descrita la escena, he visto al joven cabalgando por la nieve y he podido admirar a la joven de ojos verdes y escote provocador. La tentación fue demasiado fuerte para resistirse.

    Gracias por participar Charo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Muy bien descrita la escena, he visto al joven cabalgando por la nieve y he podido admirar a la joven de ojos verdes y escote provocador. La tentación fue demasiado fuerte para resistirse.

    Gracias por participar Charo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. ¿Cómo se iba a resistir a la tentación?

    ResponderEliminar
  5. Muy buen relato , pobre joven que la carne le pudo y no llego a cumplir su misión , sería el destino o tal vez esos ojos verdes que le llenaron de ilusión.
    Feliz verano un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Por sucumbir a esa tentación, acabó pagando con su vida. Increíble relato.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Imposible resistir a la tentacion.

    Excelente relato, me encantó.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. El riesgo enorme de las grandes tentaciones... perder todo por lo que se ha estado dispuesto a dar la vida. Estupendo texto de atrapante lectura. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Quizás por mucha entereza que exista, siempre algo o alguien la vulnera
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Ufff, pobre hombre, sucumbir de esta manera a los más evidentes impulsos de la naturaleza humana.
    Me parece un relato fantástico, sereno, tranquilo, con un ritmo dulce que va llevando al lector a esas emociones que son tan difíciles de conseguir.
    Enhorabuena

    ResponderEliminar
  11. Qué lindo es volver a leerte, Charo. Un relato impecable, que se vive al leerlo como si se estuviera mirando la escena desde un costadito. A veces las tentaciones a las que sucumbimos tienen un precio muy alto.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  12. Ja! el fulminante canto de la sirenas!
    muy bien elegida la imagen, Charo.
    me inquietó apenas le miré.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Caro.
    Es un relato muy bien descrito, atrapante. Me has hecho sentir las emociones de tu protagonista.Certera tentación, el mejor anzuelo para atrapar al hombre.
    !Abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Muy buen relato, justo y para mi muy visual las escenas q has narrado. Como tentación imposible no caer...
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Muy buen relato, justo y para mi muy visual las escenas q has narrado. Como tentación imposible no caer...
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Gracias a ti por añadir al relato la imagen que busqué para él.

    Un beso

    ResponderEliminar
  17. había tesoros que debían ser mejor custodiados y tenía poderosas razones para detenerse en el camino. No solo de oración y pan vive el hombre.

    Me ha encantado.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  18. No tenemos fuerzas para resistir todas las tentaciones, se llama ser humanos...
    Muy bien ambientado
    Nauthiz

    ResponderEliminar