martes, 7 de marzo de 2017

CLUB DE NOVELA NEGRA......PLENILUNIO DE ANTONIO MUÑOZ MOLINA



TÍTULO: PLENILUNIO
AUTOR: ANTONIO MUÑOZ MOLINA
EDITORIAL: ALFAGUARA
AÑO DE PUBLICACIÓN: 1997
GENERO: POLICÍACA

SOBRE EL AUTOR:
   Antonio Muñoz Molina nace en Úbeda (Jaén) en 1956. El Invierno en Lisboa (1987) le proporcionó el Premio Nacional de Literatura y el de la Crítica. En 1991 obtuvo el Premio Planeta por El jinete polaco. Otras obras suyas son: Beatus Ille, Las otras vidas, Beltenebros, La noche de los tiempos y Como la sombra que se va, entre otras.

RESUMEN:
   En una ciudad de provincias, alguien con un rostro soluble en los demás rostros esconde el enigma de un espantoso crimen. Es preciso encontrar su mirada entre la multitud, descifrarla, para conjurar el horror.

OPINIÓN PERSONAL:
     Este año he empezado  a asistir al Club de Novela Negra de la biblioteca de Aranjuez, ciudad en la que vivo, por lo que en esta ocasión y en todas las novelas que reseñe en esta nueva sección (Club de Novela Negra), no solo expresaré mi opinión sobre lo que he leído sino que influirán también las opiniones de los demás miembros del club y de la conductora del mismo. Aprovecho para decir que estoy encantada con esta nueva actividad que me resulta muy interesante y  enriquecedora.
     Creo que lo primero que debo decir es que aunque la novela esté encuadrada dentro del Club de Novela Negra, no puede considerarse una novela negra al uso, pues no dedica demasiado tiempo a exponernos el curso de la investigación sino que se centra principalmente en mostrarnos los sentimientos de cada personaje, incluido el asesino. Sin embargo,  sí tiene un componente de crítica social y política que caracteriza al género negro, teniendo en cuenta la época en que se desarrolla la novela, entre los años 92 y 95, en los que  el terrorismo en España estaba en pleno apogeo.    
    Así, la vida del inspector encargado del caso, del que nunca llegamos a saber  su nombre, se encuentra especialmente marcada por su pasado en el País Vasco, amenazado en todo momento por la banda terrorista E.T.A., y a la que hace mención en continuos flashback que va mezclando con el presente,  en el que ahora es él el que busca al asesino ("...Ahora iba por la calle no temiendo que lo buscaran y que lo siguieran, sino buscando él..."). El presente y el pasado del inspector se muestran también en la figura del padre Orduña, un jesuita fundador del internado en el que estudió de pequeño, al que vuelve a visitar meses después de llegar a la ciudad, con el que seguirá manteniendo relación y por el que siente una gran ternura, aunque no quiera recordar su niñez por los remordimientos que le provoca. El inspector es un hombre solo, con un oscuro pasado que iremos descubriendo poco a poco, con un gran sentimiento de culpa y de responsabilidad hacia su mujer, internada en un sanatorio mental, a la que visita solo por lástima y por rutina al que, sin embargo, la vida le ofrece otra oportunidad al conocer a Susana, la maestra de la niña asesinada.
    Susana es otro personaje solitario, marcado  por un doloroso pasado sentimental, por la infidelidad y el  abandono de su marido y la incomunicación con su hijo adolescente, gastada por el trabajo con los niños y desalentada de la educación, pero dispuesta a aprovechar la oportunidad de resarcirse.
    El asesino, del que tampoco nos dice el nombre, es otro ser marcado, en este caso por un complejo de inferioridad, reprimido sexualmente, obsesivo, insomne, misógino, que odia y desprecia a sus padres por su vejez, envidioso de la vida y de los trabajos de los demás, que se excita  solo cuando siente su superioridad con las víctimas  y con el peligro de ser descubierto por la policía.
    En cuanto a la estructura de la novela, fue bastante novedosa en su época, no es lineal sino que va saltando de un capítulo a otro con diferentes protagonistas, enlazándolos entre sí pero no siguiéndolos. El narrador es omnisciente, se mete dentro de cada personaje y nos lo cuenta todo desde su punto de vista, lo que hace que nos impliquemos más con cada uno de ellos, llegando a  empatizar no solo con las víctimas sino en algunos momentos incluso con el asesino, lo que nos produce cierta sensación de malestar,  y del que sabemos absolutamente todo lo que piensa en cada momento.
       La acción transcurre muy lentamente, los párrafos son largos y llenos de información y la escasa presencia de diálogos puede producir en algunos lectores una sensación opresiva, de angustia, de no poder respirar, por lo que puede resultar difícil de leer si te gustan las novelas más dinámicas. Es una novela que requiere mucha concentración para leer, que no ofrece ningún momento distendido, en la que todos los personajes son densos y todos principales, con cambios temporales continuos, en la que el desarrollo de la investigación no es lo principal, porque desde el principio sabemos quien es el asesino, que transmite mucha tristeza, sufrimiento, odio, desesperación, aunque no está exenta de algunos momentos  de  ternura.
       En resumen, para mí es una novela que habla sobre todo de los sentimientos de los personajes, de acción lenta, pero que sabe mantener la tensión narrativa, con un final abierto y muy cinematográfico,  que no deja ningún cabo suelto y maravillosamente escrita.
           En una puntuación del 1 al 5, yo le daría un 4'5.




   

4 comentarios:

  1. Hola Charo , muy buena reseña y me gusta verte en esta faceta , pues es una gran ocasión para saber de novelas que salen al mercado ,te diré que no soy de leer novela negra pero el argumento me gusta , y soy de la opinión que hay que leer de todo , quizás lo que pensamos que no nos puede interesar como genero luego resulta que nos engancha.
    Hay que darle una oportunidad , se tendrá en cuenta y bueno esa nueva actividad tuya.
    Que tengas una feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compratir tus experiencias literarias. A ver si encuentro este libro en la biblioteca; después de leer a Marguerite Yourcenar, veo difícil que naufrague entre los párrafos de Antonio Muñoz Molina.

    Un abrazo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. He leído poco de Muñoz Molina, apenas un par de novelas. Una de ellas, "Los misterios de Madrid", me hizo mucha gracia en su momento. Me alegra que hayas iniciado un Club de Novela Negra. Debe ser coincidencia: yo he empezado un taller de escritura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, en este caso, aunque soy fan de la novela negra, dada mi actual falta de tiempo, creo que no puede atreverme con esta. Pero la dejaré señalada para cuando vuelvan los días felices de tener tiempo para todo

    ResponderEliminar