martes, 10 de enero de 2017

YO MATÉ A NIÑO FUNKY Y OTROS RELATOS.............JAVIER SARABIA





TÍTULO: YO MATÉ A NIÑO FUNKY Y OTROS RELATOS
AUTOR: JAVIER SARABIA
EDITORIAL: YAGRUMA
AÑO DE PUBLICACIÓN: 2015
GÉNERO: RELATOS


SOBRE EL AUTOR:
   Javier Sarabia (Murcia, 1975) es licenciado en Derecho, fundador y colaborador de la revista universitaria Jambo  (Murcia, 1995-1998). Colaborador de la revista La Pozanca  (Mota del Cuervo, Cuenca, 2010). Ganador de numerosos premios en certámenes literarios. Este es su primer libro publicado. También pública con asiduidad en su blog DIARIO DEL ÚLTIMO BUFÓN participando en los relatos "Jueveros"

RESUMEN:
   “Y ese espacio que Sarabia otorga al lector en sus relatos...tiene mucho de erosionar normas y usos, de romper de un modo explícito lo que podría tener una forma propia y, en este sentido, perfecta. Tiene mucho de achantar el poder. Y ahí juega y opera el arte: el arte es el único ámbito en el que la obra tiene la capacidad de anticiparse y escapar de los usos o fines con los que fue concebida, es capaz de romper sus propias normas y dejar a otros, a quienes la leemos o contemplamos, su significado ( es decir, su utilidad, el bien o no que nos hace, y entendamos por ese bien, simplemente —no nos liemos demasiado—, la capacidad de ensanchar nuestros márgenes vitales).Eso es lo primero que hemos experimentado al leer estos relatos..."
                                           (Del prólogo de Carmen Sabalete)


 OPINIÓN PERSONAL:
      Conocí a Javier en el taller de cuento de la Universidad Popular de Aranjuez en el que fuimos compañeros durante varios años. Actualmente el taller ya no se realiza, pero seguimos manteniendo el contacto. Recuerdo perfectamente el primer relato que leyó en clase. Yo ya llevaba un par de años antes de que él llegara, y también recuerdo perfectamente que mi crítica fue un poco dura (tal vez no estuve muy acertada ese día)  porque en mi opinión se extendió demasiado en una escena. Aquel relato no está incluido en el libro por lo que  no he podido volver a leerlo,  así que ignoro si mi opinión seguiría siendo la misma.  De lo que sí estoy segura es de lo que pienso ahora, y es que Javier es un GRAN ESCRITOR (al que admiro mucho), así, con mayúsculas.
     Todos los relatos (24) incluidos en este libro, están impecablemente escritos, porque Javier domina a la perfección un vocabulario extenso, encontrando siempre la palabra perfecta para cada momento, utilizando, en su caso,  localismos o expresiones que llaman la atención, dominando el lenguaje en toda su extensión, la puntuación, el ritmo, el tiempo.  Parece que conociera todos los lugares del mundo en los que localiza sus historias, porque nos muestra, con multitud de detalles la cultura de cada uno de ellos y sus costumbres.
   Nos lleva así a París, con  "Blop”, donde una historia de amor entre Jorge y Delphine (una nadadora parisina) se rompe con una llamada de teléfono. "ESMA" nos sitúa en Buenos Aires en la época del golpe de estado contra María Estela Martínez de Perón. "Cera" transcurre en Japón y nos cuenta la vida de un hombre que se dedica a recolectar miel y cera con la que hace máscaras mortuorias. En algún país islámico en guerra  está ambientado "El espejo" que nos muestra a tres mujeres de diferentes generaciones y sus diferentes formas de pensar en un mundo de hombres fanáticos de la religión.  Entre Alemania y Madrid se desarrolla " Föhn" la historia sentimental de una mujer que cambia como el viento que da título al relato y que está presente, en su multitud de variantes, en casi todos los relatos. En Dublín descubren un ejemplar del Ulises de Joyce escrito en gaélico en " El íncubo de lo imposible". Nos vamos hasta Vietnam para recrearnos en la sensualidad y el erotismo que transmite "Essences" y volvemos a Alemania con " La primavera tras los escombros" donde Eva Braun y Winston Churchill mantienen  una conversación sobre Hitler. En Portugal, entre fados nostálgicos, la música de un piano y Pessoa se desarrolla "Tudo bem, tudo bom".
   Pero no solo parece ser conocedor del mundo sino también del pueblo más pequeñito y perdido que nos podamos imaginar, que no tiene que estar necesariamente muy lejos, sino que puede ser uno de esos pueblos de nuestra península ibérica, eso sí, casi todos se llaman M. como en “ Amarillo árido”, un pueblo fantasma en el que solo quedan viejos porque todos los jóvenes se van, en busca de algo mejor. O en “Rezagado” donde Genaro se infiltra en M. durante la Guerra Civil para recabar toda la información que pueda del bando enemigo. También “El tiempo de las brujas” transcurre en M., un pueblecito en el que un niño, entre la superstición y las habladurías, observa, “en esa hora de la tarde en la que no pasa nada”, que en su casa sí pasan cosas y cosas muy extrañas.  En “Caer el cielo” son tres los pueblos que no están dispuestos a consentir que su medio de vida y su prestigio caigan en picado por culpa de un crítico gastronómico. “Yo maté a Niño Funky” es un relato muy visual que transcurre en un barrio del extrarradio que podría ser cualquiera de cualquier ciudad.
   Los temas que toca Javier son muy variados, pero hablan sobre todo de sentimientos, de emociones, que sabe transmitir muy bien, sobre todo los sentimientos femeninos, porque sabe ponerse en el lugar de la mujer, meterse en sus pensamientos y hacérnoslos sentir, como en “Föhn”” que es uno de mis relatos favoritos, o en “El espejo”, o en “Primer día de colegio” donde las protagonistas son dos mujeres lesbianas y su hija. En “Mostaza por compasión” toca el tema, en tono de humor, de la ayuda a morir y en “Oro azul” se atreve también con la ciencia ficción distópica.
   Tiene relatos muy divertidos como “Un plan casi perfecto”, una apresurada e hilarante historia sobre la liberación de una oca de cartón piedra, o  “Gulf Stream” un jocoso monólogo sobre una tuba o “Takifugu (los miércoles no son buen día para morir)” un genial relato en tono de humor sobre un pez globo y el amor de una pareja.
    Muy pocas veces el final es categórico y cerrado, por el contrario los finales son suaves, abiertos, insinuantes, dejando que el lector ponga de su parte. Lo que más me gusta de Javier es su estilo, su forma de contar las cosas, ese deslizarse fluido a lo largo de las páginas, esa delicadeza en mostrar los hechos, los pensamientos, en sugerir más que mostrar explícitamente, esa fina ironía que impregna algunos de sus relatos.
   No quisiera acabar sin destacar la cuidada edición del libro y las magníficas fotografías de Pedro Sabalete que acompañan cada relato.
   Es un libro que recomiendo sobre todo a los amantes de los relatos y de la buena literatura en general. Estoy segura de que oiremos hablar de Javier Sarabia, a pesar de que no sea el relato un género demasiado demandado, y quién sabe…tal vez pronto se anime con alguna novela. 
    


7 comentarios:

  1. Pues fíjate tú que me quedo sin palabras ante esta maravillosa reseña. Muchas gracias otra vez...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier! Volver a leerte ha sido un verdadero placer que me gustaría poder transmitir.
      Un beso

      Eliminar
  2. Estoy leyendolo. Saboreandolo. Y de verdad que voy sintiendo lo que vas diciendo. Gran amigo, gran escritor, qué rica somos teniendolo cerca. Muchas gracias a tí, por tan acertada y clara referencia a este buen libro, que disfruto autografiado en vivo por su autor!!! besos para los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Vivian! La verdad es que "saborear" es una palabra muy acertada para describir la sensación de leer a Javier, es para releer y disfrutar siempre.
      Un abrazo amiga!

      Eliminar
  3. Los relatos cortos son mis preferidos, y la forma en que has armado esta reseña me despierta tanto las ganas de leerlos como la admiración por el manejo que, según cuentas, tiene de los distintos escenarios. Ya pasaré a felicitarlo. un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias Mónica por tu comentario. Javier es un gran escritor, los relatos con los que participa a veces en "los jueves" son solo una pequeña muestra y aunque domina todos los relatos, creo que los que son un poco más largos me gustan más, como el de "Föhn", que es mi favorito.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Pues claro que lo voy a leer. Con poco tiempo los relatos es lo que más me llama...
    Nauthiz

    ResponderEliminar