viernes, 24 de junio de 2016

ESTE JUEVES...................................."MIEDOS INFANTILES"



   Este jueves soy yo la encargada de llevar la convocatoria así que me la he llevado a mi terreno. Leyendo un relato de David Jasso, uno de mis escritores de terror favoritos, me vino la inspiración sobre el tema de este jueves. Mi relato está inspirado en una experiencia personal y en la lectura del relato mencionado que se titula "La mentira al final del pasillo"
  Si queréis leer todos los relatos participantes podéis hacerlo pinchando AQUÍ



   Quería pagarle con su propia  medicina. Sí. Quería vengarme de todas las noches que me había aterrorizado cuando yo era más pequeño. El día anterior había sido mi cumpleaños y había cumplido diez. Mamá dijo que ya era un hombre así que quería resolver el tema yo solo. Esta vez yo  quería  ser el monstruo, jajaja...solo pensaba en lo que me iba a reír cuando pegara un grito y se meara encima.  Le iba a pagar con su misma moneda, como aquella vez cuando papá y mamá se fueron y me dejaron solo con ella y  no quiso acompañarme al baño. La muy cerda  me apagó la luz justo cuando yo estaba a la mitad del pasillo, aquel pasillo tan largo que tenía la casa vieja...No solo me apagó la luz sino que además gritó con una voz de ultratumba que daba miedo: " sooooyyyy Jeniffeeeeerrr y voy a por ti Seeeerrrrrgiiiiioooooo".
   Jennifer era una mujer fantasmal, una muerta viviente que había visto en una revista de Creepy, de las que le gustaban a mi hermana y que mi madre no me dejaba ver a mí. Mi  hermana me la había enseñado solo para darme miedo. Yo no podía quitarme aquella imagen de la cabeza...tenía un ojo colgando con la cuenca vacía llena de un líquido viscoso, los gusanos salían de su boca y la lengua era algo largo y negro....Cuando oí aquella voz que me llamaba me quedé paralizado y me hice pis encima. Papá me castigó cuando llegó, y mi hermana se reía cuando él no miraba.
   Mi plan era perfecto. Papá y mamá no estaban.  Puse la almohada como si fuera yo y la tapé del todo con las mantas. Yo siempre me tapo hasta la cabeza así que no se extrañaría. Sabía que no encendería la luz de la habitación porque ella nunca tiene miedo. Me metí debajo de la cama. Lloré y le dije  que me dolía  mucho la tripa...ya sé fingir mejor que cuando era más pequeño. Tardó un poco en venir pero cuando estuvo justo al lado...¡zas! ....saqué las manos y la agarraré por los tobillos. Gritó. Yo me empecé a partir de la risa...
   No pensaba tirar tan fuerte...ni que ella cayera hacia atrás y se diera en la nuca con la esquina de la mesa, ni que empezara a formarse un charco de sangre a su alrededor, ni que dejara de respirar, ni de moverse...

    ¿O sí lo pensaba?....

15 comentarios:

  1. Sabía que esa hermana mayor iba a terminar mal, si es que ella no reaccionaba con algo peor. Pero este desenlace se veía venir. Como que la venganza se saliera de control.
    Bien contado, y lograste un efecto de terror. Bien hecho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pedazo de relato...muy bien. Está claro que es tu género...por no decir la maestría con la que narras en voz de niño...Una maravilla...me ha encantado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Pedazo de relato...muy bien. Está claro que es tu género...por no decir la maestría con la que narras en voz de niño...Una maravilla...me ha encantado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Esperaba un final terrorífico, pero no tanto, ¡caramba!
    Muy bien, Charo, matrícula de honor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Que final por Dios!!!! me nudo relato si que da miedo!!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Un relato terrorífico, con un final francamente impactante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Buenísimo. Me encantó la narración y el final magnífico.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Pavoroso final para una broma que se pasó de la raya. Muy buen relato llevado con ingenio y manifiesto talento.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Ay! Qué final! Es impactante este relato, como siempre me has dejado sin aire.
    Muy bueno, Charo, qué gusto es leerte.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  10. No se juega con los miedos de los niños,no se les asusta ni se les menosprecia...La venganza puede ser terrible!!
    Muy bueno
    Nauthiz

    ResponderEliminar
  11. Madre mía!! que terror de niño! Fantástico relato con todos los ingredientes para mantenernos en vilo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Madre mía!! que terror de niño! Fantástico relato con todos los ingredientes para mantenernos en vilo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. ¡Madre mía! qué final más tremendo, al final ella le volvió a dar el susto a su hermano, y este era un gran susto.

    ResponderEliminar
  14. Pobre crío. Ese final terrorífico que no era el esperado ¿o si?, seguro que le estará pasando factura toda su vida. Magnífico relato de terror, muy en tu linea.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar