miércoles, 30 de marzo de 2016

ESTE JUEVES...................."MALDITA PRIMAVERA"



   Este jueves nuestra conductora es Lucía que nos anima a escribir en su blog "Sintiendo en la piel" sobre los efectos de la primavera. Si quieres leer todos los relatos participantes puedes pinchar AQUÍ


    Aquella fue la última primavera. Ahora, que con cada bocanada que inhalaba, su garganta se quemaba un poco más con el aire caliente, daría su vida por padecer de nuevo los molestos síntomas que siempre la habían puesto de mal humor: los constantes estornudos encadenados, la tos seca que apenas la dejaba dormir por las noches, los ojos lagrimeantes a todas horas, la nariz casi despellejada por el constante hilillo de agua que destilaba, la sensación de ahogo, el cansancio extremo que casi no le permitía levantarse  del sofá…
   Todo se había agostado aquel verano que se había intensificado hasta convertir medio mundo en un secarral con temperaturas superiores a los cincuenta grados. Los incendios, imposibles de controlar, habían transformado el paisaje en inmensos campos de cenizas. Los árboles no volvieron a brotar, ni los insectos volvieron  a revolotear por las flores porque estas tampoco habían vuelto a nacer, ni el polen había vuelto a flotar en el aire. El verano se había instalado para siempre.  La mitad del mundo se había quedado con la escasa agua potable o la tecnología necesaria para desalar la del mar, mientras la otra mitad se moría de sed intentando traspasar las fronteras levantadas entre el desierto y los escasos  oasis aún existentes en el norte del planeta.
     Antes de morir por el disparo del soldado situado en la torre del muro, Elisa imaginó que un chaparrón intempestivo del mes de abril, limpiaba con su frescor el polvo y las cenizas acumuladas en su deshidratado cuerpo.

    

22 comentarios:

  1. Una historia apocaliptica en que la violencia se suma a un desastre ambiental.
    Brillante.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Un relato duro, como muchas trazas de realidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. A veces pensamos que nunca llegaremos a desear algo de lo que hemos protestado hasta la saciedad. Pues sí, se puede desear.

    ResponderEliminar
  4. Una visión del futuro que no escapa de la posibilidad de ser real..llegará el día en que el petroleo pasará a ser algo obsoleto, y sea el agua la principal energía y entonces, los que ahora son dueños del mundo, desearan haber mantenido en buen estado sus áreas verdes...sus lagos y ríos...desearán haber disfrutado mas de sus primaveras y menos de sus lujos....
    Una historia que hace reflexionar...bss

    ResponderEliminar
  5. Ese es el escondido quinto jinete del apocalipsis. Ya enjaezado y con las herraduras dispuestas, por la cerrazón y las ansias de aquellos que se ciscan cada día en la naturaleza y solo atienden los imperativos de su faltriquera.
    Muy buen relato. Para pensar... y actuar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Un relato visionario de ficción que nos lleva a reflexionar sobre el tema apocalíptico. Lo horroroso que deberá ser el no poder disfrutar más nunca - aunque para algunos sea molestosa - de bellas primaveras.
    Beso

    ResponderEliminar
  9. Desde luego prefiero la primavera que no esto; aunque tal como vamos, nunca se sabe.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Enhorabuena ! Tu relato es más real de lo que pensamos,poco a poco nos vamos convirtiendo en seres a los que solo les hace felices la pasta y el poder.
    El agua, a la que no le damos el sitio que merece, un día se unirá a la maltratada y yerma Naturaleza. Quizá entonces sea tarde para darnos cuenta del mal que llevamos haciendole a nuestro planeta.
    Pensando en tus palabras me voy a visitar a otro juevero, para seguir aprendiendo entre vosotros.
    Abrazos querida amiga.

    ResponderEliminar
  11. Una imagen muy real llevada a un entorno ficticio. Buen y duro relato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Terrible apocalipsis futurista desarrollado en lo que debía ser la más bonita estación del año.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Tan real que provoca escalofrío, excelente relato, Charo
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Desde luego es un relato desgarrador y lo peor de todo que puede ser real.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Supongo que muchas veces somos incorformistas, quejicosos y malcriados. Como dice un proverbio oriental, "no se le puede escupir al cielo", y si lo intentas, y lo consigues, prepárate para asumir las consecuencias.

    Un abrazo y gracias por esta perspectiva; conviene no olvidar.

    ResponderEliminar
  16. Nos quejamos de vicio que digo yo. Todo nos parece bien mientras lo tenemos sin preocuparnos de más. Y cuando no se tiene, nos lamentamos... Pero. ¿hicimos algo pro conservarlo?

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  17. Futuro triste, desolador...
    ...posible
    Nauthiz

    ResponderEliminar
  18. Es un hecho constatado que los desiertos avanzan en la misma medida que las fértiles tierras desaparecen. Por tanto, nos has dibujado un panorama apocalíptico que se me antoja premonitorio de lo que está por venir.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Parece que el futuro ambiental no pinta muy bien. Se me ocurre que todos plantemos árboles, velemos por la protección de la diversidad biológica, ahorremos agua, nos hagamos socios de alguna ong... Y tal vez evitemos algo. Buena premonición Charo.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Vaya sensación de desazón y de sed que me has dejado en el alma. Ya se que es una posibilidad no muy remota, que cada vez se van perdiendo mas las cazacteristicas estacionales. Yo odiaba el invierno hasta que un año vivi en un pais masdel tropico y recuerdo que se me saltaban las lagrimas cuando pensaba en la nieve. Algo así como tu protagonista aunque es mucho mas aterrador el futuro que describes. Abrazos.

    ResponderEliminar
  21. Cómo espero que estas visiones catastróficas del futuro sean equivocadas!!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Un futuro desolador, sobre todo porque primavera es sinónimo de alergias. Pero yo prefiero quedarme con las alegrías.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar