jueves, 19 de marzo de 2015

ESTE JUEVES..................A TRAVÉS DE LA VENTANA

FOTO DE SEBASTIAÖ SALGADO



       Esta semana nos conduce Gaby, del blog MIS LETRAS INSOMNES,que nos propone asomarnos a la ventana y contar qué vemos. Esto es lo que yo he visto.

      Mientras comemos, el gato mantiene el equilibrio sobre el filo de la ventana de enfrente. Mi hijo lo mira extasiado sin comprender cómo es posible que no se caiga. De pronto su expresión cambia a la vez que escuchamos en el patio una voz mimosa de mujer. ¡Tesoroooooo! ¡Cositaaaaaa! ¡Ya estoy aquí mi amoooor! Cuando ella introduce la llave en la cerradura del portal, el gato salta de la ventana hacia el interior de la casa. No sabemos su nombre. Mi hijo lo llama Alfredo.
   Tras los visillos blancos, mi hijo y yo vemos cómo la mujer y el hombre se besan apasionadamente.
   Todos los días Alfredo espera dormitando sobre el filo hasta que llega su dueña, mientras las estaciones se suceden en los árboles del patio.
    Pero ayer no lo vimos, ni antes de ayer, ni el día anterior... Le digo a mi hijo, cuando me pregunta, que es posible que esté enfermo y su dueño no le deje salir a la calle porque hace frío pero creo que no lo volveremos a ver. He oído discutir a la pareja a altas horas de la noche y hace mucho tiempo que ya no los veíamos besarse tras los visillos. Veo al hombre desde mi cocina asomarse a la ventana a fumar un cigarrillo tras otro.
    Hoy me he despertado en medio de la noche y el seguía allí, fumando y bebiendo, asomado a la ventana. Amparada por la oscuridad, lo observo durante un rato. Está triste, demacrado, con la mirada perdida, y parece que habla solo. Intenta sentarse sobre el filo, como hacía el gato, pero no consigue o no quiere mantener el equilibrio, y antes de que yo pueda siquiera reaccionar, se precipita hacia el patio donde su cuerpo queda destrozado.

       Gracias por este regalo Gaby, con su gatito y todo!!!!

   

26 comentarios:

  1. Ay, Charo, te seguí tan confiada y de pronto todo se va a pique, el gato, el amor y una vida. Muy buen relato, amiga, un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Algo tierno que luego deja de pasar, para terminar en algo trágico.
    Terminó un amor y trágicamente una vida.
    Bien contado.

    ResponderEliminar
  3. Ni los gatos, ni el amor tienen siete vidas... los desenamorados, tampoco.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Seguramente querría ser amado como lo era el gato, al que por celos mató.
    ¡Ea!, ya te he hecho yo otra historia, esa es la grandeza de nuestros jueves.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Buenas trades, Charo:
    Un relato excelente, en el que creas hábilmente una trama abierta a múltiples subtramas. Optas por contarnos la del destino del marido mientras permites que nuestra imaginación fantasee posibles trasuntos para los otros personajes.
    Gracias, Charo.

    ResponderEliminar
  6. Avasallador relato con un tragico final. Una creacion magnifica, Charo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. También algo así puede suceder tras la ventana. No siempre todo es belleza, hay tragedias también.

    Da mucho juego para imaginar mil cosas, que sería de la mujer, que le pasó al gato...

    Me ha encantado, muy bueno.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  8. Uff qué final! Una historia que comienza tiernamente pero cambia radicalmente sobre su desenlace.
    Me encantó y sorprendió. Es perfecta.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  9. Menuda la señora, o el señor, o el gatito, que regusto más amargo Charo, Bravo por este inquietante relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Nos podemos imaginar lo que pasa en otros mundos, otras casas; pero nunca lo sabremos. En este caso fue algo terrible, y la protagonista seguro que nunca pensó que podría pasar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Muy interesante tu relato. Cuántas vidas hay tras las ventanas!!!

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Muy interesante tu relato. Cuántas vidas hay tras las ventanas!!!

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Es el espejo de como al cambiar una pequeña variable puede cambiar el rumbo del mundo, sin que apenas nos demos cuenta. Y este relato de fe de lo poco que sabemos de la gente que vive a nuestro alrededo y lo triste que es eso en el fondo.

    ResponderEliminar
  14. Las ventanas, esos enmarcados mundos sugeridos donde el salir o el entrar, el traspasar o el imaginar están muy unidos al universo interior de nuestros conflictos y deseos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Toda una historia que transcurre prácticamente, a través de la mirada de quien observa por la ventana.
    El gato Alfredo, su dueña, el hombre... todo va dando sus señales para convertirse en un gran relato y una triste historia de amor.
    El abandono, a muchos le sienta muy mal y la no superación de la pérdida los lleva a decisiones trágicas.
    Como siempre te has lucido! Muchas gracias Charo por estar, por compartir y acompañarme en esta convocatoria, en cuanto termine la lectura de todos los participantes, hago el cierre y dejo la posta en tus manos.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  16. El comienzo del relato nunca hace sospechar el trágico final. Lo has llevado de una manera tan genial que es imposible sosphecharlo hasta que sucede y nos quedamos con el vello de punta; y eso se merece una enhorabuena.
    Las vidas que vemos a través de las ventanas, como simples espectadores del mundo, no son siempre lo que parecen.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Qué trágico final!! Un relato muy a tu estilo. La tristeza y el desamor a veces lleva a la locura, y la locura a desenlaces fatales.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  18. Ese gato era un "ligón" mira que conquistar a la apasionada visitante y abandonar a su suerte a su dueño. ¡Ingrato! ¡Desleal! ¡Traidor!
    Toda una historia con la ventana de escenario para un fatal desenlace. Me gustó.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Y... se acabó. Cuanta tristeza hay tras el final del amor.
    Me gustó... tal vez no esperaba este fin y eso me ha llevado a la sorpresa.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  20. Hola; el final tiene su punto de tremendismo. Tenía que pasar, algo me lo decía, pero las palabras fueron las que nos transmitió la caída, desde que el hombre sustituye al gato. Me suena a Poe, a todas estas... Saludos. Pablo.

    ResponderEliminar
  21. Ais Charo, que hasta he escuchado el crujir de los huesos del hombre al dar contra el suelo, es que estaba embobada leyendo la historia, esperando que apareciera de nuevo el gato que al caerse o tirarse él me ha pillado de sorpresa. ¿El amor se fue con el gato, o era el gato el amor disfrazado de felino? Ya has disparado mi imaginación, a ver ahora quien la frena, jajaja, miles de besosssssssssss

    ResponderEliminar
  22. Este relato da para más extensión, aunque dice mucho en las pocas letras que lleva...no olvidemos que una ventana es un ojo al mundo...pero también una salida...me ha encantado lo paralelo de las vidas de gato y niño y pareja...
    Toda historia son dos historias...¿eh?
    Besos mil

    ResponderEliminar
  23. Los gatos se mueven a su antojo, la ventanas casi estáticas, pero tienen un punto en común de libertad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Como siempre un final de vértigo!!
    Muy bueno
    Nauthiz

    ResponderEliminar