miércoles, 1 de octubre de 2014

ESTE JUEVES...IDIOMAS




   Juan Carlos Celorio nos convoca este jueves en su blog ¿Y QUÉ TE CUENTO? para que hablemos de los idiomas, aquí va mi relato.

   Empezó en verano. A mí me habían cambiado al turno de tarde sustituyendo a una compañera de baja por maternidad. Cuando yo me iba él no había llegado todavía y cuando volvía ya estaba durmiendo porque madrugaba muchísimo. Los dos trabajábamos algunos sábados, aunque nunca eran los mismos. Nos comunicábamos a través de pos-it en la nevera, los míos de color rosa y los suyos naranja:
"Te he dejado pollo en la nevera”. Te quiero.
"Cómprame espuma de afeitar". Yo también.
   Un domingo de cada tres yo iba a comer a casa de mi madre y él a casa de la suya pero casi nunca era el mismo pues él tenía que coincidir con su hermana que trabajaba a turnos. Los sábados por la noche cada uno salía con sus amigos por separado, no conviene mezclar, decíamos.
    Cuando mi compañera se reincorporó a su puesto, no quise volver a mi antiguo turno y le dije a él que la habían despedido.
    El primer domingo, después de muchos, que coincidimos a la hora del desayuno, unos extraños sonidos guturales escaparon de mi boca cuando dije: buenos días cariño. Él me miro con cara sorprendida. Carraspeé y lo intenté de nuevo: buenos días cariño, ¿qué tal has dormido?, es lo que pensaba decir, pero otra vez sonidos ininteligibles, posiciones extrañas de la lengua, aspiraciones, movimientos de labios diferentes...
-¿Qué dices, me estás vacilando?

   Pero no le estaba vacilando, fui el primer caso de xenoglosia espontánea documentado en España. Estaba hablando en arameo, pero puedo hablar también en acadio, gótico, nórdico antiguo, egipcio....aunque...es curioso que solo sea capaz de hacerlo cuando una relación está llegando a su fin.

20 comentarios:

  1. ePselemte!!!!

    un relato ágil, entretenido, y puede ser tan real, como la vida misma.

    Un placer leerte, fresquita este "jueves" tan clarita para entenderte en todos los idiomas, porque esta relación, claro ni lejos de terminar, jajaj

    besos

    ResponderEliminar
  2. Que buena historia. Me sorprendió eso de que la protagonista hable en otros idiomas, cuyo conocimiento no es común. Y que sea en esas circunstancias. Que buena idea como te sumaste.

    ResponderEliminar
  3. Buenísimo Charo, me ha encantado. He tenido que aclarar en casa que la cara que llevaba al terminar de leerlo no es que me estuviera riendo de nadie, sino del relato de Charo.
    Besos y gracias por explicarnos esa facilidad para los idiomas.

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja, curioso relato totalmente creíble. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  5. Buenísimo el final! me levanto y aplaudo energicamente! cualquier idioma menos el común! ais, en la realidad cuando las relaciones se acaban es cierto que se habla el mismo idioma pero como si se hablase arameo, jajaja, me ha encantado! miles de besossssssssssssss

    ResponderEliminar
  6. Channn!!! Qué momento! Y qué oportuno, que alguno de esos idiomas se le trepen a la lengua justo cuando hay que decir: no va más! Jajaja! Habrá que explicárselo de otro modo, aunque entre tantas ausencias y desencuentros, seguro ya se habrá dado cuenta de que algo no estaba yendo muy bien. A veces las palabras sobran. Me encantó! Original y ameno! Siempre un gusto leerte Charo!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  7. No es de extrañar ese fenómeno, después de la falta de comunicación, todo lo cotidiano se vuelve raro. Muy buen relato Charo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Lógico, no podía durar mucho sin verse nunca, y al final acabas hablando un idioma diferente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Es realmente lógico que ya no hablaban en idioma, estaban totalmente alejados el uno del otro

    ResponderEliminar
  10. !Muy ingenioso tu relato!
    Cuando la magia del amor termina es muy dificil comunicarse en el mismo idioma. La situación se torna complicada.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Buenísimo! Un relato genial con ese final que lo cierra a la perfección!
    Qué cosas extrañas pueden pasarle a una persona, y uno que ni lo sepa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Anunciado fin para una relación pospuesta en función del ritmo del trabajo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Me parece que hablaban un idioma diferente ya desde el principio..
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Es cierta la metáfora. Cuando un amor se rompe, las palabras no convergen, como los turnos.¡ Qué pena !

    ResponderEliminar
  15. El arameo final, es consecuencia de la falta de comunicación anterior. Da igual en qué idioma se exprese, no encontrará entendimiento porque hace ya mucho tiempo que entre ambos lo hicieron imposible.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Charo el relato es realmente genial! Me encanta ver cómo tu nivel se supera con cada relato. La metáfora es ideal para hacernos ver cómo, cuando una relación está totalmente muerta, ya no hablamos ni el mismo idioma.

    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Perfecto, lo has bordado. Cuando se acaba el amor se acaba la comunicación.

    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Interesante relato, un tema curioso, cuyas causas nos tenemos que hacer ver mas de uno.
    Muy ameno y reflexivo.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Es cierto Charo, muchas veces se convive como dos extraños y se inventa un extraño de simbolismos, como dejar algo arriba de la mesa indicando algo o lo que sea. Y de pronto cuando se encuentran, metafóricamente claro, descubren que están hablando diferente idioma. Al menos a tu historia la sentí e interpretado de esta manera. De todos modos tu historia me ha gustado Charo..... muchos saludos......

    ResponderEliminar
  20. Lo leí hace una semana y me pareció fantásticamente escrito y muy real...porque la gente termina hablando dos idiomas totalmente distintos...da para un café y dos e ir comentándolo...

    ResponderEliminar