jueves, 27 de febrero de 2014

ESTE JUEVES...EL TREN











Subió en San Cristóbal de los Ángeles. Parecía desorientado y confundido. Se sentó a mi lado.
-¿Cuándo lo hiciste?, le pregunté.
-Ayer
-¿Por qué?
-Iba fumado. En un flash de lucidez me tiré a la vía. ¿Y tú?
-Hace seis meses. Fue por desamor. Mi novia me engañó, la maté y luego me tumbé en la vía a esperar al tren.
-¿Sabes qué hay que hacer ahora?
-Deambular por los vagones ayudando a la gente hasta que veamos el túnel.
-¿El de Guadarrama?
-No, el de la luz.
En la siguiente parada subieron dos personas que se sentaron encima de ellos, traspasándolos.



Más relatos sobre trenes en el blog de SUSANA

13 comentarios:

  1. ¡Que historia! Estuve tratando de imaginar una historia fantasmal y no me salió. O tal vez sí, segun el comentario de Neogeminis.
    Escribiste una breve pero lograda historia. Y además, te permitiste una humorada, con la confusión de un fantasma, sobre el tunel. Efectivo y tiene sentido, un fantasma puede ser un ser confuso.

    ResponderEliminar
  2. Podía haberse tirado a la vía antes de matar a la novia. Espero que encima se le sentase alguien bien gordo.

    Un abrazo, Charo, y tu cafelito.

    ResponderEliminar
  3. Es una manera romántica de suicidarse, siempre ha habido gente que lo ha hechoy lo hará.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. A pesar de esa situación que puso a los personajes bajo las ruedas del tren, la historia tiene cierto encanto fantasmagórico... un recorrido hacia el más allá movido por sus desventuras con la vida.
    Mantienes ese estilo que te distingue, y eso me gusta mucho Charo!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  5. He sentido un escalofrío recorrer mi cuerpo al leer tu relato Charo. Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  6. Uf me dio escalofríos tu relato, es magnífico, duro y potente.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Una original historia de desamores y desencuentros...pero todo tiene redención si uno se arrepiente!
    =)

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno Charo, sobre todo lo de "el túnel de la luz". Te felicito por haber conseguido un buen microrrelato. Parece que el asesino se arrepiente después de muerto y quiere redimir su pecado haciendo el bien.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  9. Al fin y al cabo uno se tira a la vía para seguir en este mundo... tendrán que purgar sus pecados en el vagón del tren, no hay más.
    Muy bueno, Charo
    Besos!!

    ResponderEliminar
  10. Recordaba este relato con cariño. Me deja siempre la duda de si, cuando me siento en ese cercanías lo estaré haciendo sobre alguno de ellos. Bueno, eso no parece malo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Son muchos los asesinos que primero matan y luego se quitan la vida. ¿No podrían hacerlo al revés?. Yo lo tendría toda la eternidad en labores de ayuda humanitaria y aún así tal vez no compensara el daño hecho.
    Un muy buena historia, Charo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar