martes, 18 de junio de 2013

ESTE JUEVES...CARTAS AL DIRECTOR


                                         

                                          LA PENÚLTIMA PARADA DE VUELTA
   Le escribo esta carta con la esperanza de encontrar entre sus lectores la respuesta a mis preguntas.
  Vivo en una ciudad pequeña y aunque no suelo utilizar el transporte público soy una persona observadora. Hace unos cuatro meses, al pasar con mi coche por una avenida larga y recta, observé que estaban poniendo una moderna marquesina para esperar el autobús en la penúltima parada del recorrido de vuelta. Me extrañó porque donde verdaderamente hay siempre gente esperando es en el otro lado de la avenida, que corresponde a la segunda parada de la ruta de ida. Ingenua de mí, pensé que quizá habría alguna razón para empezar por la penúltima y no por la segunda, aunque no acertaba a comprenderla. Pasaron los días y terminaron la marquesina; quedó preciosa, con sus paredes de cristal, su techo rojo, su zona para minusválidos, sus asientos de diseño, pero sin gente que esperara allí.
   Cada día que pasaba con mi coche, esperaba ansiosa que hubieran comenzado las obras de la marquesina de la segunda parada de ida donde la gente sufría el viento, el frío o la lluvia, pero ese día nunca llegaba. Por fin una mañana vi como un par de obreros empezaban a ensanchar la acera de la segunda parada de ida. Ya está, pensé, esa era la razón, primero tenían que ensanchar la acera y después pondrían mi ansiada marquesina. Pero no, mi estupefacción llegó al máximo cuando los obreros terminaron el ensanche y pasaron los días, las semanas y los meses y mi esperada marquesina no llegaba. Ahora que ha llegado el verano, la marquesina de la penúltima parada de vuelta permanece en la acera, majestuosa pero triste porque nadie espera en sus asientos a salvo del sol, mientras del otro lado de la avenida, la gente se apiña de pie bajo la pequeña sombra de un arbolito esperando  el autobús de ida.

  ¿Es que nadie se ha dado cuenta del desaguisado? ¿Es que ningún usuario de esta parada se ha quejado de esta chapuza? ¿Es que los obreros se equivocaron de acera? ¿Es que soy yo la torpe y hay una razón obvia que se me escapa?
                                         



Más cartas al director en el periódico BRISA DE VENUS 

21 comentarios:

  1. Es tremendo, que la suerte acompañe a la pobre marquesina. Bs.

    ResponderEliminar
  2. Tienes mucha razón amiga Charo, es evidente que debe haber habido un descuido.....¡muchos saludos!

    ResponderEliminar
  3. Pero que bien trabajamos y decidimos en este país!
    Lo lamentable es que YA estamos acostumbrados a estos desaguisados...
    Bien hecho

    ResponderEliminar
  4. Parece un asunto de Expediente X. A no ser que el ingeniero de obra sea un filósofo frustrado y haya pensado en el trayecto del bus como un trayecto vital: al principio los usuarios son jóvenes y los jóvenes lo aguantan todo, al final son viejos y los viejos necesitan asientos y guarecerse de los rigores de la lluvia y el sol.

    Aunque es sólo una hipótesis, jajajaja...

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Muy buena carta, parece que algunas ideas "geniales" son algo mundial.

    ResponderEliminar
  6. He aquí un ejemplo de las "mentes brillantes" que diseñan el urbanismo en nuestras ciudades. En fin, sin comentarios.

    Bss,

    ResponderEliminar
  7. Esas cosas ocurren cuando las decisiones se toman mirando un plano y no la realidad!
    =(

    ResponderEliminar
  8. Estoy segura de que quien pensó en esa marquesina y en esa parada, no toma nunca un autobús, porque si no a ver que explicación da cuando lean tu carta jajaja,!que cositas pasan!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Tenemos un montón de ineptos en los ayuntamientos, eso para empezar, luego te digo que no tienen ni idea de las necesidades de los ciudadanos porque no admiten la participación, porque solo se acercan a nosotros para pedir los votos y porque los presupuestos para mejorar el urbanismo se gastan sin ton ni son, haciendo cosas innecesarias, como esa marquesina, o mal hechas que no sirven para el fin con que se hicieron, como el carril bici de mi ciudad.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. No, si ... Seguro que a nadie le importa si se usa o no; me da que las administraciones entienden las marquesinas como elementos decorativos, para hacerse publicidad institucional y sacar unos euros con la que contraten las empresas. Será por eso que las ponen donde quedan más bonitas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Es terrible, pero equivocaciones o "malasgestiones" peores que esta las ha habido, las hay y las habrá desgraciadamente.

    ResponderEliminar
  12. Hola Charo, está muy bien tu carta al Director. A la empresa que ha puesto la marquesina se la trae bastante al fresco si será útil o no, con cobrar su instalación a tiempo ya se podrá dar con un canto en los dientes. En cuanto el ayuntamiento pague verás como también se pone la otra. Es muy sencillo, nadie trabaja gratis, aunque algunos alcaldes se crean que si. Bueno, que soy Alberto.

    ResponderEliminar
  13. Son muchas preguntas, pero a lo mejor puedes indagar en la central de los autobuses. Confía en que habrá una respuesta. Mientras tanto recibe este beso, en su sitio.

    ResponderEliminar
  14. ¡Cuantas marquesinas equivocadas se seguirán colocando en este bendito pais, sin que haya responsables que respondan de tales desaguisados... Saludos desde Jaén.

    ResponderEliminar
  15. El caso es que nuestros gobernantes siguen estando lejos de la realidad que les envuelve. Esa marquesina equivocada seguirá en pie hasta que alguien denuncie lo que pasa, porque sino todo quedará igual.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Así va todo... con una lógica aplastante!!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. ¿¿¿Te imaginas que van y la ponen en su sitio y comienzan todos a darse cuenta de la cantidad de cosas que están fuera de lugar y comienzan las quejas y quejas, cartas y cartas, porque saben que les van a hacer caso??? Se trata de eso: "La pongo donde me da la gana, no la pienso cambiar porque mando, porque ahí lo diseñó el primo de la suegra del cuñado del secretario del alcalde y a ese ni me lo toquen..."

    Beso, Charo. Buen finde.

    ResponderEliminar
  19. Y porque me da a mi que esto es un error, porque de todos es sabido que hay quien tiene la derecha en la izquierda y al contrario... Espero que se arregle...

    Un beso

    ResponderEliminar
  20. un pueblo de zamora, disatnte del mío unos 10 kilómetros. habitantes: 60. y soy generoso. en ...hace como unos 6 años me llamó el ayntamiento de dicho pueblo, villardondiego, para tarbajar para él. una de las cosas que hice, como peón, fue la de hacer una parada para el bus de línea. ladrillo caravista. bien, con el tiempo, se ha puesto otra más de cristal.
    toma ya. si quieres una de las dos, te la regalo.
    medio beso.

    ResponderEliminar
  21. La respuesta es muy sencilla, El concejal de urbanismo, junto con su familia viven frente a la parada penúltima. Te imaginas que un día deciden coger el Autobús y está lloviendo, que tragedia...
    Tan real y descriptivo que podría extrapolarse a el resto de las paradas penúltimas de toda España. (que tengan autobuses, claro)

    ResponderEliminar