miércoles, 29 de mayo de 2013

ESTE JUEVES....CIUDADES UTÓPICAS




                                            HOY ME TOCA A MÍ
   Leire se despierta a las 8 como cada día solo que hoy es diferente. ¡Hoy me toca a mí!, piensa entusiasmada nada más abrir los ojos, ¡por fin! Mientras se despereza aprieta el botón y sube la persiana. Está lloviendo, pero no le importa, una amplia sonrisa ilumina su cara. Lo tiene preparado encima de la mesilla, lo enciende y se lo coloca en la muñeca izquierda. Es un poco incómodo, pero no importa. En la pequeña pantalla selecciona un sol espléndido y una temperatura de 24 grados. Después de ducharse y desayunar marca el itinerario hasta su trabajo. Qué pena que no le haya tocado en su día libre, piensa, lo aprovecharía más, pero si deja pasar la vez, no volverá a tocarle hasta dentro de dos meses. Continúa marcando el itinerario hasta su trabajo: coloca un amplio paseo central en la calle con rosales blancos y rojos a ambos lados.  Soplará una ligera brisa con olor a mar que se mezclará con el aroma de las rosas. No pondrá insectos ni perros, pues le producen asco y miedo. En el camino se encontrará con Peter que le dedicará su mejor sonrisa y le lanzará un beso. Solo se cruzará con chicos y chicas jóvenes, guapos y bien vestidos. La gente vieja no le gusta, así que  la elimina. Los edificios serán casas de dos pisos con amplios jardines con  almendros y cerezos  en flor. Quita los  autobuses, las furgonetas y  por supuesto los  camiones, solo pasará cada minuto un coche deportivo de color rojo. El camino de ida está listo. Recoge sus cosas y sale a la calle.
   El “utopizador” funciona perfectamente, es una maravilla piensa, lástima que sean tan escasos que tengamos que compartirlos. Camina feliz durante cinco minutos cuando se da cuenta de que algo falla. Las casas empiezan a difuminarse, siente cómo la lluvia la va empapando y el sol desaparece. La calle está llena de escombros y un camión destartalado pasa a su lado con un ruido infernal.
   Desesperada, mueve su muñeca hacia arriba y hacia abajo, observa la pantalla del “utopizador” que se desvanece y comienza a darle golpecitos pero no responde. Grandes lagrimones corren por su cara mientras observa un perro escuálido dirigirse hacia ella y un aroma de podredumbre y destrucción inunda sus fosas nasales.



Más ciudades utópicas en http://julianoelapostata56.wordpress.com/

25 comentarios:

  1. Me ha encantado tu maravilloso escrito

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias, no sabes la ilusión que me hace tu comentario pues hace poquito que lo tengo y me ha costado mucho hacerlo.

      Eliminar
  3. Gran historia, con una ambiguedad entre la celebración del utopizador y su crítica.
    ¿Como no se me ocurrió?

    ResponderEliminar

  4. Me sorprendió, por un momento me acorde de Truman Show (pues no se porque), otro de la ciudad de la nada. Digo, será que así terminaremos eligiendo y desapareciendo… en la era de la tecnología.


    Abrazo :)

    ResponderEliminar
  5. Un disfrute de historia y muy originalmente aplicada al tema de este jueves. Bss.

    ResponderEliminar
  6. jajajaja, si es que de los "paratos" no se debe uno fiar, la utopía es tan frágil!!!

    ResponderEliminar
  7. Rediez, has planteado un Matriz con pinceladas de humor y cierta desazón. Te has lucido tirando de imaginación, genial!!!

    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. No dominar la técnica utopizadora tiene esos riesgos, se aterriza de morros en lo que hay, tal cual, habrá que hacer otro cursillo. Besito contento por tu estupenda creatividad.

    ResponderEliminar
  9. Me ha sorprendido gratamente tu relato. El final me ha cogido desprevenida. Enhorabuena!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. ANTES DE LEERTE, PEDIR DISCULPAS POR NO HABERTE PUESTO EN LISTA. TE ASEGURO QUE SE ME PASÓ...
    AHORA , SÍ, AHORA PASO A LEERTE.
    joderse con charo, ha echado mano casi de la serie de pelis del enterpaise o como se escriba...no, es que me has recordado a cómo viajan en esa serie de pelis que ahora no me sale cómo se llama.
    por otra parte, si de imaginación hablamos...este relato le debe de gustar al demiurgo: futurista relato.
    digamos que ...sabes, creía que al final también desaparecería la protagonista leire...más la moraleja o el final por el que has optado es la realidad matadora de sueños...es decir, la realidad misma.
    medio beso charo.

    ResponderEliminar
  11. No hay que fiarse mucho de lo que funciona con pilas, menos aún si es un utipizador. Caso de utilizarse se aconseja el de manivela.

    El utipizador quizás sea tan necesario hoy como siempre. Pero ahora no funciona en soledad. Hay que comprarlo entre dos y compartirlo.

    La garantía no cubre el mal uso.

    Un beso, Charo.

    ResponderEliminar
  12. visto lo visto, creo que nos hará muchas falta un utipizador. ¿porqué cómo haremos entonces, para describir las ventajas y los inconvenientes de una ciudad utópica? pero ¿me podrías indicar donde lo despachan?

    Original tu relato. Me ha gustado leerte.
    aludos

    ResponderEliminar
  13. Ese es el riesgo de vivir de ilusiones -dicho esto en el sentido menos idilico de la palabra- Nada con sustento nace si no es la realidad la que se modifica en funcióndel bien común y con la participación comprometida de todos los implicados!...entiendo que ese "utopizador" sería un artilugio muy propio de surgir en un mundo donde la agresión, la contaminación y la desigualdad sigan siendo preponderantes a la hora de edificar los sitios que habitamos.
    Me ha gustado tu relato y me ha dejado un regusto amargo al final...me trajo cierta evocación de un cuento de Bradbury, en el que, en un planeta constantemente nublado y con lluvia, donde tan solo una vez cada setenta y cinco años se producía el milagro de un día soleado, justamente el día que se produce ese hecho tan ansiado, al niño protagonista, sus compañeros lo dejan encerrado en un placard, sin que nadie se acuerde de él mientras todos salen al aire libre para salir a jugar y disfrutar de ese sol casi desconocido.

    Un abrazo juevero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy leyendo ahora " el hombre ilustrado" de Bradbury y creo que es ahí donde está ese cuento, aunque no lo he leído todavía supongo que será "la lluvia"...lo leeré.Un beso

      Eliminar
    2. El cuento se llama Todo el verano en un día y está en Remedios para meláncolicos. A quien dejan en placard es a la protagonista infantil, llamada Margot.

      Eliminar
    3. Gracias Demiurgo, hoy mismo leí "la lluvia" y me di cuenta de que no era ese el que decía Neogéminis aunque también es buenísimo. Intentaré buscarlo.

      Eliminar
  14. Unas pena; pero la realidad a nuestro pesar se acaba imponiendo; aunque la intentemos maquillar con la mejor de nuestras sonrisas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Le está bien empleado por no gustarle los viejos. Ninguna ciudad puede ser perfecta si no puede ser compartida.
    Muy original y muy bien escrito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. No se puede eliminar a nadie de un lugar por su edad, o por su físico, ese aparato no me gusta si funciona así, su dueña debería darle un mejor uso. Buen y original relato. Besote

    ResponderEliminar
  17. Original relato y muy bien llevado. Lo sigues con curiosidad y expectación y me imagino el final tan surrealista y cinematográfico.
    Me ha gustado.
    besos

    ResponderEliminar
  18. Muy buen relato, me encantó Charo, aunque sea con un final triste, al menos por unos instantes todo fue mágico.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Ah, esa es la cruda realidad, maloliente... Ves? hasta el protagonista de tu relato desea eliminar lo vivido (podría querer revivir). Bueno, lo mío es una opinión más :)))

    Beso y cafelito.

    ResponderEliminar