viernes, 4 de noviembre de 2016

REFLEJOS EN EL CRISTAL COTIDIANO DE JORGE DAVID ALONSO CURIEL



TÍTULO: REFLEJOS EN EL CRISTAL COTIDIANO
AUTOR: JORGE DAVID ALONSO CURIEL
EDITORIAL: PLAYA DE ÁKABA
AÑO DE PUBLICACIÓN: 2016
GÉNERO: POESÍA



SOBRE EL AUTOR:

   Jorge David Alonso Curiel (Valladolid 1975),  es licenciado en Filología Hispánica, escritor, crítico cinematográfico y articulista en diferentes periódicos. Ha publicado numerosas obras de diferentes géneros: la novela breve Las guerras han terminado, el libro de relatos eróticos Tu mejor pecado y los libros de relatos cortos Yo conocí  un hombre satisfecho y Saber Moverse (ver reseña), además de numerosos relatos en diversas antologías.

RESUMEN:

  “Estos poemas tratan de las grandes cuestiones del ser humano desde la emoción y la profundidad. Su poesía quiere ser una caricia, pero también una llamada de atención. Así, concibe la literatura como un arma cargada de sentimientos e ideas. Y todo para recordar que la poesía tiene unos brazos muy largos y muy cálidos que nos sirven para ser resguardados de nuestros miedos y de nuestros pesares. El arte, para ser mejor persona, nos quiere decir Alonso Curiel. La literatura, para entrar de lleno en la vida. Para ser definitivamente humanos. La literatura como espejo que nos refleja y que refleje lo que queremos ser.”(Tomado de la contraportada del libro).


OPINIÓN PERSONAL:

   No suelo leer poesía. No es que no me guste, pero me gustan más las novelas o los relatos cortos. No tengo una mirada poética, aunque, por supuesto,  eso no quiere decir que no tenga sensibilidad o que no sepa apreciarla. Tal vez no lea a menudo poesía porque me cueste entender lo que quiere decir exactamente el autor, porque no me guste demasiado elucubrar qué ha tratado de expresar con tal o cual metáfora u otro tipo de recurso poético. En el caso de Reflejos en el cristal cotidiano no me ha sucedido eso, la poesía de Jorge David a veces no parece poesía sino un relato corto o una sencilla reflexión sobre cualquier tema. Los motivos de sus poemas son muy variados, y como expresa el título, se pueden considerar de todos los días. No hay sesudas reflexiones existencialistas, solo hay momentos como los que podamos vivir cualquiera de nosotros, más tristes o más alegres, pero que, a poco que nos guste pensar, podemos darle alguna vuelta
   El autor nos habla sobre la literatura, el cine, el frío, los amigos, los  momentos favoritos, la adolescencia, el amor, el verano, la violencia, las rupturas, las personas solas…estampas o sentimientos que todos, sin excepción vemos o sentimos alguna vez.
   La foto de la portada, es un hombre sentado en una galería donde se exponen fotografías o pinturas, pero a mí me ha recordado también a las ventanillas de un tren, y fue justo en un tren donde me leí de un tirón los treinta poemas que tiene el libro. Tardé lo que se tarda en llegar en cercanías desde Aranjuez a Madrid (Sol), y me acompañó, metidito en mi bolso, porque es pequeñito y pesa poco, durante todo el día.

   Os preguntaréis por qué he leído el libro si no suelo leer poesía… ¿no? Pues… Jorge David tuvo la gentileza de enviármelo sin esperar nada a cambio ya  que yo le advertí  que no hacía reseñas de poesía, pero, dado que el libro me ha gustado mucho, no me queda más remedio que recomendarlo, tanto a los amantes del género como a los que no lo son.



2 comentarios:

  1. Felicidades al autor. Al menos ha conseguido que te acercases a la poesía. Dada tu sensibilidad, no dudo que terminarás por amarla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Juan por comentar. Tú y otros "jueveros" que soléis escribir a veces poesía habéis contribuido también a que me guste más y os admire por ello.
    Un beso

    ResponderEliminar