jueves, 6 de noviembre de 2014

ESTE JUEVES...EL A B C DE LA DIMENSIÓN DESCONOCIDA



                                                                     EL SEÑOR F.

      Como cada mañana de sábado, el señor F. sale a pasear con Bowie, su dálmata de cuatro años. Son las nueve en punto de la mañana. Bowie menea la cola excitado mientras esperan el ascensor. Cuando entran, un olor rancio, como a bolas de naftalina de las que su abuela ponía en los armarios para ahuyentar a las polillas, impregna el ambiente. Bowie olisquea frenético la esquina derecha de donde surge una pequeña nube de vapor que se va agrandando por momentos. Un fuerte tirón hace soltar la correa al señor F. que observa atónito cómo  su perro es engullido por la húmeda blancura. Apenas consigue reaccionar, se da cuenta de que ya deberían haber llegado a la planta baja y sin embargo el ascensor no ha parado. Inquieto, aprieta una y otra vez el botón de parada sin que se produzca el efecto deseado. Se agacha y mira a través de la nube que poco a poco se va haciendo más pequeña. Instintivamente, antes de que la nubecilla desaparezca, empuja con los pies la esquina del ascensor que no opone ninguna resistencia. Nota cómo las piernas cuelgan al otro lado y siente miedo. Por un momento piensa en sacarlas y olvidarse del asunto, pero no puede dejar a Bowie a merced de lo que quiera que sea lo que se lo ha llevado. Con un ligero empuje, introduce el resto del cuerpo entre las paredes. Sus pies se apoyan en algo duro y respira aliviado. Al menos hay suelo, piensa. Aparece en una especie de jardín en el que no hay flores de colores porque todo es en blanco y negro, sin embargo hay muchos olores: olor a tierra, a pino, a madera, a sudor, a la lluvia que caerá en breves momentos, a una hembra en celo...son tantos que su nariz no está preparada para recibirlos y siente un ligero mareo pero ni siquiera se tambalea porque se da cuenta estupefacto de que está a cuatro patas. Escucha su nombre una y otra vez en una voz que le resulta extraña: ¡Félix, Félix! ¿Dónde estás? ¡Félix, Félix!

   Quiere contestar, pero solo un ladrido sale de su garganta.




                               
                                        Gracias por tu regalo Yessy!

Más historias sobre la Dimensión Desconocida en el blog de Jessy Kan MANIFIESTO DE AMOR

20 comentarios:

  1. Y lo mejor a Bowie le pasó lo mismo, en algún momento.
    Me recuerda a un capitulo de La Dimensión desconocida de los 80's, con una historia de un amor imposible, donde los protagonistas trasladan sus almas a una pareja de lobos, que nunca serán separados y serán libres en la naturaleza.

    ResponderEliminar
  2. Que chulo. Pero veo mi acuario lleno de peces y..... me da yuyu. No quiero ser pequeñito y de ojos saltones. Me ha gustado. Mucha imaginacion y super bien contado. Para releerlo. Y si vuelves a mi blog respondo a tus dudas sobre mi relato. Un beso y gracias por visitar mis Sueños

    ResponderEliminar
  3. Original y divertido tu relato !
    Lleno de agilidad y bien contado.
    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  4. Hola, he vuelto. Sin saber cómo me he encontrado al cabo de unos minutos, no se cuántos en la misma situación anterior. He salido disparado del ascensor, he hablado al perro y me ha salido la voz normal, buff qué alivio. Bowie me miraba como siempre con cara de panoli, no lo he hecho ladrar pero me he dado cuenta que es el mismo perro que antes de que se lo tragara la nube. Estaba haciendo todo esto con la puerta del ascensor abierta y he visto luz abajo, en el cuarto de máquinas. He bajado para ver si conseguía una explicación a este fenómeno que me tiene el corazón a cien por hora y una tremenda angustia en las entrañas. Ahí estaba el ascensorista, con un terminal informático y cara de alivio. En cuanto me vio me dijo, casi me lo disparó: "osti tú, no se dónde he dado, pero de pronto se ha liado aquí una de humo, bueno era más bien como una niebla, he intentado pararlo pero no sabía cómo, al rato he dado 'deshacer' y ha parado la nube. La que había liado macho"

    ResponderEliminar
  5. Un relato con muchas aristas para explorar. Muy bueno.
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. p.d
      Me encantaría que te sumes!
      http://neogeminis.blogspot.com.ar/2014/11/tarjeta-navidena-2014.html

      Eliminar
  6. Vaya final inesperado, covertido en su propio perro. Ha estado muy bien.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Grande, Charo...
    Magnífico. Sencillamente...me ha encantado. No se puede decir más: genial...muy tuyo.

    ResponderEliminar
  8. Pánico me da esa dimensión que nos descubres, tan bien descrita y escrita que desde aquí oigo los ladridos.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  9. Ahh pero que completo! Con testimonio y todo (en los comentarios) jeje...
    Muy bueno tu relato y sorprendente el desenlace.
    Tal vez Bowie se convierta en humano y cante "Life on Mars" jaja!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Que buenooooooo!!!! Me encantó ese final sorpresivo y desopilante! A lo mejor como perro tiene una vida mejor, o será que al pasar a esta dimensión los perros se vuelven humanos? Lo que sea el relato es genial Charo!
    Beso enorme!

    ResponderEliminar
  11. Hay hechos bastante misteriosos, de esos que no se pueden explicar. Tu relato nos pone frente a uno.
    Nos vas llevando a una situación inesperada, donde el señor F, empezó caminando en dos pies y terminó moviendo el rabo y andando en cuatro patas. Al leerte me convenzo, de que todo es posible!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  12. ¡un muy buen relato con gran final incluido Charo!!

    ResponderEliminar
  13. !Yay! con el miedo que le tengo a los elevadores. Pero que relato tan escalofriante, con una trama muy bien lograda y un final de impactó, que solo puede suceder en dimensiones desconocidas.
    Besos y gracias por acompañarme.

    ResponderEliminar
  14. Un final de 10 para un angustiante paso a la dimensión desconocida en tiempo espacio y forma. Me gustó mucho. Un beso

    ResponderEliminar
  15. Estupendo el relato, una pesadilla digna de las historias de la Dimensión Desconocida, bien contado, con el suspense necesario y con un final sorprendente y sobrecogedor .
    “Abramos esta puerta con la llave de la imaginación. Tras ella encontraremos otra dimensión...". Así empezaba "The Twilight Zone", igualmente podría comenzar así tu relato.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Magnífico relato, Charo, imaginativo y muy bien contado. Pasar a esa dimensión desconocida cambiando de espacio y de forma. Es inquietante pensar que esa circunstancia pudiera ser factible.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Y si fuera posible la transformación de la materia como se intuye en tu relato? Y si existieran agujeros que tragasen y transformasen de esa forma?
    También me viene a la cabeza la película de " La mosca"
    Muy buen relato!!
    Las musas siguen contigo
    Nauthiz

    ResponderEliminar
  18. Ese intercambio puede ser muy bueno si fuera a voluntad... Genial, muchacha.

    Muy buen argumento, Charo. Me gustó el camuflaje del nombre, bravo.

    Un abrazo y tu cafelito.

    ResponderEliminar
  19. Menos mal que lo he leído, porque es un relato buenísimo,. Me parece magistral.
    Besos.

    ResponderEliminar