martes, 6 de agosto de 2013

ESTE JUEVES....NOS VAMOS DE VIAJE


                                                          EL VIAJE DE L.E.L.O.
   Después de la amarga experiencia de encontrarse a su mujer en la cama con otro, L.E.L.O. (Luis Ernesto León Otero) optó por separarse de ella y alquilar un piso en el centro de Móstoles. El piso estaba muy cerca de la comisaría a la que había pedido el traslado y podría ir andando y ahorrarse el transporte. Tenía una sola habitación, cocina americana, salón y un baño, pero lo que más le gustaba era el inmenso armario empotrado de su habitación; era tan grande que se podría considerar casi otra habitación pequeña.
     Es la primera noche que duerme  en su casa. De madrugada se despierta  sintiendo un impulso irrefrenable de entrar en el armario. Una vez dentro observa  al fondo una pequeña puertecita en la que no había reparado  cuando realizó la primera inspección. Vestido con su pijama de rayas azules abre  la puerta y sube unas escaleras tan estrechas que casi tiene que ponerse de lado. Al final de las escaleras percibe una luz grisácea y plomiza. Sale  al exterior y una fina llovizna empieza a caerle encima. Nota algo pesado en la cabeza que al tocarse resulta ser un casco alto y redondeado, lleva también un chubasquero verde fosforito con bandas reflectantes que lo protege de la lluvia. Frente a él, como si lo conociera de toda la vida,  se encuentra un policía inglés (un bobby) que lo saluda amigablemente. Se da cuenta, sorprendido, de que le está hablando en inglés y que él le contesta en el mismo idioma, a pesar de que toda su vida ha estudiado francés. Asombrado, observa a su alrededor. Hay una pequeña zona ajardinada  y al fondo un edificio que ha visto multitud de veces en las noticias de la tele, el Parlamento Británico con la gran torre del Big Ben al lado. Una marea humana se cruza en ambas direcciones delante de la puerta enrejada. Algunos quieren hacerse fotos con ellos para llevarse de recuerdo a su país. Si tuviera una cámara, también se haría una foto pues él nunca ha estado en Londres, que es sin duda el lugar donde se encuentra. Haría fotos a los numerosos autobuses de dos pisos  y taxis decorados con diferentes colores que se mezclan con las motos y las bicicletas en el tráfico caótico en una de las zonas más transitadas de la ciudad. También le haría fotos a la hermosa catedral que tiene enfrente y que según le acaba de decir a un turista que le ha preguntado es la catedral de Westminster.

   Tras varias horas de moverse bajo la lluvia de un lado a otro delante de la puerta enrejada, otros dos bobbies vienen a hacerle el relevo. L.E.L.O. pasa a la garita para firmar el cambio de guardia cuando ve las escaleras que descienden. Sin mirar atrás las baja corriendo hasta llegar a la puerta de su armario empotrado, que cruza a una velocidad de vértigo. Sale del armario y se mira en el espejo. Está vestido con su pijama de rayas azules que está completamente empapado. Mira el reloj, le quedan dos horas para empezar su turno en la comisaría. Se cambia de pijama y se mete en la cama hasta que suene el despertador. 



     Más viajes en THE DAILY PLANET´S

18 comentarios:

  1. Muchas gracias por sumarte a la propuesta. Es un placer compartir tu viaje.
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Un viaje alucinante. Me recordó a Narnia y sus crónicas. Recién estrenadito el encuentro me voy a ver si tengo un piyamas a rayas azules... ;)
    La historia me encantó!!!

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Parece que me leyeras el pensamiento, algo que podría preocuparme, porque tengo ese tipo de sueños.

    ResponderEliminar
  4. Interesante, muy bien explicado y has sabido llevar el suspense hasta el momento final.
    Un placer leerte, amiga Casss.

    ResponderEliminar
  5. Hoal Charo: Disculpa que te he confundido con nuestra amiga Casss. Asi que el comentario es para tí enterito. Gracais111

    ResponderEliminar
  6. Bonito el cuento y la forma de viajar de L.E.L.O.. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Me recuerda a algo la historia del armario. En este caso se cansó de lo lindo el pobre, no le dio tiempo a ver mucho de Londres.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Este L.E.L.O. ya me va resultando de la familia. Y mira que menuda "salida del armario". Bien por mi querido L.E.L.O., que se hace internacional. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Seguro que está deseando que vuelva la noche para hacer otro alucinante viaje, si sabes dónde se venden, me pides uno de esos armarios jejeje. Besote

    ResponderEliminar
  10. Un mundo paralelo tras el ropero, por cualquier cosa no me voy a meter dentro del mío.
    Me gustó tu historia es original y divertida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Pues ya me gustaria a mi un armario de esos, pero creo que en IKEA no los tienen. !Que le vamos a hacer!
    Me gusto este viaje, escalera arriba, escalera abajo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Yo siempre me aseguro de que las puertas del armario estén bien cerradas antes de acostarme... Quizá pruebe esta noche a dejarlas encajadas, a ver si hay algún postigo secreto por algún lado...

    Un placer leerte. Creo que todos hemos acompañado a L.E.L.O. en su paseo nocturno... Todo es posible en los sueños...

    ResponderEliminar
  13. Alucinante paseo nocturno. nada menos que a Londres, tendré que encontrar un armario con puerta secreta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. qué tan original aventura onírica, Charo!
    la he vuelto a leer y ne ha encantado!

    saludos

    ResponderEliminar
  15. Siempre pensé que fue un sueño, pero ahora con la certeza de que también le pasara a LELO, me tranquiliza pensar que no lo fue y que efectivamente fue tal cual.
    Todo, la torre, el Bobby, la catedral, incluso algo de lluvia, han dado realidad a aquel imaginario viaje.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Hola Charo, parece que va como la seda esa serie de aventuras de L.E.L.O. Espero que sigamos disfrutándolas durante mucho tiempo. La metáfora de la escalera que sube a Londres y después le baja a la realidad me ha gustado mucho. De algún modo, parece que "vuela por Londres". Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Hay quienes prefieren que las puertas de ese tipo de mobiliario sigan siempre cerradas.
    =)

    ResponderEliminar